#YADHIRAHEROINA

Por: Juan Mojarra

 

La muerte siempre es triste y yo considero que nunca nos vamos a poder acostumbrar a perder a un ser querido, ya sea desde un aborto hasta una muerte natural después de los 90 años, pero es más doloroso para los familiares y la comunidad a la que pertenecemos, cuando a los 19 años es asesinada una persona que decidió venir a trabajar a Minneapolis dejando a sus padres en su tierra de origen, tratando de buscar una mejor vida para ella y sus seres queridos. Éste es el caso de Yadhira Romero Martínez.

 

Todavía no sabemos las causas que motivaron al presunto asesino José Daniel Cuenca Zúñiga de 23 años, el cual se encuentra detenido por las autoridades del Estado de Ohio y a quien se le fijó una fianza de 1 millón de dólares, ya las autoridades del Condado de Hennepin están tramitando su extradición a este Estado para que enfrente los cargos con que se le acusan.

 

El pasado 29 de abril se realizó una marcha de apoyo para la víctima y a la vez reclamar justicia a las autoridades policiacas, en algunas de las pancartas se pedía “cadena perpetua para el asesino” “asesinato en primer grado” “justicia para Yadhira”, a lo que añadiría unas preguntas:

 

A diferencia del asesinato de George Floyd, ¿que tuvo que ver la policía en este caso? ¿Qué diferencia hay entre primero, segundo o tercer grado? ¿Qué clase de justicia estamos demandando? Al perderse la vida de Yadhira, ¿qué tanto se está perdiendo otra vida? ¿No crees que el presunto asesino estará marcado durante el resto de su existencia con esta muerte? Si el presunto criminal fuera tu amigo, tu conocido o peor si fuera tu familiar, ¿pedirías las mismas demandas para él?

 

¿Es difícil contestar estas preguntas, pero son reales, a los que yo te preguntaría de nuevo, que estás haciendo tu cómo hijo o hija, como hermano o hermana, como padre o madre con tu familia? ¿No crees que es tiempo de reflexionar para evitar estas desgracias y actuar desde las raíces de los problemas?

Casos como éste cimbran a la comunidad y a uno mismo también, pero es hora de actuar, las estadísticas de feminicidios son muy altas aquí y en casi todo el mundo, tenemos que reflexionar qué es en donde estamos fallando como seres humanos, como sociedad e inclusive en qué le estamos fallando a Dios.

 

Actualmente con los avances tecnológicos se está haciendo más y más difícil la interacción familiar, cada uno enfocado en nuestras propias preocupaciones, no nos estamos dando cuenta que estamos perdiendo a lo más valioso que tenemos “nuestras familias “.

 

Tenemos que con el ejemplo demostrar amor, interés, sabiduría para que podamos conducir a nuestros hijos. Te preocupas de que es lo que ven en Internet, en la televisión, ¿los famosos narcocorridos que incitan a la violencia y al éxito material los oyes tú y tu familia? En fin, te invito a que reflexiones de una manera autocrítica para ver en qué posición estás con tu familia y contigo mismo y si en algún momento consideras que estás excepto de estar envuelto en una situación como estas, por parte de Yadhira o de José Daniel.