Urgen en EUA pronta respuesta a situación de niños inmigrantes

“La crisis humanitaria en la frontera ha colocado a nuestro país en una encrucijada”

 WASHINGTON (NTX).- Agrupaciones civiles demandaron a la administración del presidente estadunidense Barack Obama y al Congreso responder a la emergencia de los menores inmigrantes que viajan solos, con acciones inmediatas y brindar alivio a su situación.“Los niños que llegan a nuestras fronteras buscando ayuda constituyen una prueba a nuestros valores e identidad.

La Casa Blanca y los republicanos deben mantener estos valores y pasar esa prueba”, indicó la Asociación de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO).

La agrupación que aglutina a más de seis mil funcionarios públicos urgió a ambas partes a tomar una rápida acción “de una manera consistente” con estos valores, aunque reconoció que la solución a esta emergencia humanitaria es compleja y requerirá varias pasos.

La NALEO consideró urgente que el Congreso apruebe los 3.7 millones de dólares en gasto suplementario de emergencia solicitados por Obama para responder a la situación, la mitad de esos fondos serían destinados al cuidado de estos menores y sus familias.

“Aunque es un buen primer paso, sabemos que esos fondos no solucionarán de manera total la situación”, apuntó la NALEO en un comunicado, tras insistir en la necesidad de que el Congreso apruebe estos fondos antes de su receso de agosto.

El Movimiento para una Reforma Migratoria Justa (FIRM) consideró por su parte que dada la crítica y desesperada situación que estos menores enfrentan en sus países de origen, lo que se requieren son respuestas prontas a la situación y no posturas políticas.

“La crisis humanitaria en la frontera ha colocado a nuestro país en una encrucijada”, señaló la directora de FIRM, Kica Marcos.

“Somos el símbolo de esperanza o progreso para el resto del mundo, o nuestro sistema político está tan entrampado que vamos a fallarle a los niños que huyen de la violencia de las pandilla”, cuestionó.

Marcos se pronunció a favor de la autorización de los fondos solicitados por Obama, pero en contra de la petición de la Casa Blanca para que el Congreso confiera al Departamento de Seguridad (DHS) mayor autoridad para poder deportar a estos menores con mayor celeridad.“Hacer lo correcto y colocar los recursos necesarios no debe darse a costa de las importantes protecciones para refugiados”, indicó.

La solicitud de la Casa Blanca implicaría cambios en la ley de 2008 que permite a estos menores permanecer en el país bajo la custodia de familiares o guardianes, hasta que sus casos sean revisados por las cortes de migración y se determine si procede o no su solicitud de asilo.

Marcos criticó la posición de los republicanos en el Congreso, acusándolo de tratar de “convertir esta delicada situación en una herramienta política en su esfuerzo por oponerse a cada paso que da el presidente sin importar la situación”, dijo.

 Legislador demócrata critica propuesta de ley sobre niños migrantes

El congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, calificó hoy como engañosa maniobra la iniciativa que dos legisladores de Texas presentarán en el Congreso para acelerar la deportación de menores migrantes que viajan solos

“Esta no es una iniciativa de terreno medio, es una agenda a favor sólo de las deportaciones, cubierta con ´ropas de cordero´”, dijo el legislador.

Gutiérrez, uno de los principales y más reconocidos promotores de la reforma migratoria en el Congreso calificó de “vergonzante” la propuesta del congresista demócrata Henry Cuéllar y el senador republicano John Cornyn.

“El carácter y compromiso justiciero de la más fuerte y generosa nación en el mundo tiembla ante la presencia de 50 mil menores, y responder a ello arrebatando cualquier derecho legal de niños indefensos, es una vergüenza”, enfatizó.

Gutiérrez, quien no ha tenido empacho en criticar la actuación de la administración Obama en el tema migratorio, tuvo palabras duras para Cornyn, quien -recordó- se ha opuesto a cualquier propuesta sensata en este frente.

“El senador Cornyn ha encabezado la oposición a cada propuesta de reforma migratoria que ha visto y ahora está buscando explotar (la tragedia de) los niños, cubriéndose con una compasión simulada”, acusó.

Cuéllar y Cornyn anunciaron que este martes presentarán en el Senado y en la Cámara de Representantes de manera respectiva la iniciativa denominada “Ayudando a Menores no Acompañados y Aliviando la Emergencia Nacional” (HUMANE, por sus siglas en inglés).

Cornyn dijo que la propuesta mejorará la Ley de Prevención de Víctimas de Tráfico de Personas (TVPA), aprobada en 2008, y “dará igual tratamiento a todos los menores no acompañados y asegurará el debido proceso bajo la ley de una manera justa a tiempo”.

En este caso, los menores de Centroamérica son enviados a albergues una vez procesados por la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) y después puestos bajo custodia de familiares y guardianes legales en Estados Unidos en espera de su audiencia de deportación.

Sin embargo, debido a la falta de jueces de migración y a la constante llegada de estos menores, hecho que se disparó desde enero pasado, este último proceso puede tomar hasta dos años antes de que comparezcan ante una corte de migración.

La propuesta permitiría que los niños que pidan quedarse legalmente en Estados Unidos, hagan el pedido ante un juez de inmigración en los siguientes siete días a la finalización de su procesamiento y clasificación por parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos, la agencia a cargo de su cuidado.

El cambio pretende acortar de manera considerable tanto los plazos para que estos menores hagan esta solicitudcomo el desahogo de sus casos ante las cortes.

La iniciativa establece medidas para asegurar el albergue seguro de los menores mientras se ventilan sus casos ante esas cortes, requiriendo verificar los antecedentes de cualquier persona que tome custodia de un menor migrante no acompañado.

 Desechan plan para abrir en Maryland albergue para menores inmigrantes

La administración del presidente Barack Obama desechó su plan para instalar en Maryland un albergue para menores inmigrantes que viajan solos tras la oposición expresada por funcionarios locales y al menos un legislador republicano.

Fue la propia oficina del congresista republicano Andy Harris la que dio a conocer este domingo la decisión del Departamento de Salud (DHS) de descartar de estos planes un inmueble que sirvió como barracas para reservistas del ejército, ubicado en la comunidad de Westminster.

Un vocero del legislador dijo este domingo al canal de televisión local WJZ de la cadena CBS que la dependencia les comunicó su decisión la noche del sábado.

Harris, quien manifestó su oposición a los planes tan pronto estos fueron revelados por funcionarios del condado, ubicado al norte de Baltimore, se dijo satisfecho de que el Departamento de Salud haya escuchado sus objeciones.

El mes pasado la misma dependencia abandonó los planes para acomodar a cientos de estos menores en las instalaciones de una abandonada escuela privada en la comunidad rural de Lawrenceville, Virginia, ante la oposición a esa medida.

Días atrás el DHS anunció la apertura de un nuevo albergue para inmigrantes adultos con niños provenientes de Centroamérica en la comunidad de Artesia, Nuevo México, en adición a otros que ha abierto para menores en tres bases militares en Texas, California y Oklahoma.

La semana pasada el presidente Barack Obama presentó una solicitud al Congreso de un presupuesto suplementario de emergencia por tres mil 700 millones de dólares, de los cuales mil 800 millones se destinarán al cuidado de estos inmigrantes y la apertura y operación de estos albergues, entre otras tareas.

El gobierno ha enfrentado resistencia para enviar a estos menores y adultos a centros de procesamiento y albergues fuera de Texas, punto focal de esta crisis que ha polarizado nuevamente el debate sobre la reforma migratoria.

Dos semanas atrás decenas de personas en la comunidad de Murrieta, California, bloquearon el paso a varios autobuses del gobierno que transportaban a inmigrantes a un centro de procesamiento en esa localidad, obligando a las autoridades a modificar esta contingencia.