Una niña herida de bala en Minneapolis, tercera víctima juvenil en las últimas semanas

Por: MPR

 

Una niña se encuentra en estado crítico después de que el coche en el que viajaba fuera aparentemente atrapado en un tiroteo en el norte de Minneapolis el lunes por la noche.

 

El activista K.G. Wilson identificó a la niña como su nieta, Aniya Allen, hija de 6 años de su hijo. La familia de Wilson le dijo que habían parado en un McDonald’s de camino a casa, cerca de las avenidas 36 y Penn, cuando el coche quedó atrapado en el fuego cruzado de un tiroteo alrededor de las 11 de la noche.

 

“Supongo que, de alguna manera, condujeron justo por él, o lo que sea. Y hubo más de 30 disparos, y una de las balas alcanzó a mi nieta en la cabeza”, dijo Wilson.

 

Aniya fue trasladada a Hennepin Healthcare, donde familiares y simpatizantes se reunieron el martes.

 

Wilson -quien ha trabajado durante años por sofocar la violencia de las bandas en Minneapolis- ha pedido a la persona que está detrás de los disparos que dé un paso al frente y asuma su responsabilidad. Dijo que estaba destrozado por el incidente y pidió una acción rápida para frenar la violencia armada en Minneapolis. Y Wilson dijo que ya estaba harto.

 

“Estoy enviando mis oraciones a todos los otros niños que han sido impactados de bala, y a sus familias, y estoy rezando para que haya justicia para ellos”, dijo Wilson. “Pero les digo personalmente que esta vez le han disparado a la niña equivocada. Vamos a por ti. Me dirijo directamente a ustedes. Cualquiera que sepa algo o conozca algo sobre esto, también vamos a por ti”.

 

“Tenemos que sacar a esta gente violenta de las calles. La gente que tiene este comportamiento criminal y los tiradores de la calle. Mientras sigan aquí, el hijo de alguien más. Este es el tercero. Los tres están ahora en los hospitales”, dijo Wilson.

 

Anrtice Sease, la madre de Aniya, dijo que su hija fue herida en un día que era, hasta ese instante, alegre.

 

“¿Sabes lo que hice ayer con mi bebé? La llevé al lago”, dijo Sease. “Iba a hacerla feliz. Eso es lo que hacen los padres. La llevé de compras. Le compré un McDonald’s de camino a casa. Al pasar por el callejón, nos dispararon sin motivo”.

 

Amanda Davis, tía de Aniya, luchó por contener las lágrimas y dijo que la violencia que ha afectado a Aniya y a otros dos niños tiene que parar. Dijo que Aniya es una niña inocente.

 

“No conoce las bandas. No conoce las armas”, dijo Davis. “Eso no es lo que le enseña su mamá, eso no es lo que le enseña su familia. Así que cuando se dice: ‘No hay chivatazos’, es una tontería, porque esta niña es inocente. ¿Qué pasa con su vida? Su vida importa”.

 

Una cadena de violencia reciente

Las familias han identificado a los otros dos niños tiroteados recientemente en Minneapolis como Ladavionne Garrett, Jr. de 10 años, que recibió un disparo en la cabeza el 30 de abril cuando iba en coche con sus padres, y Trinity Ottoson-Smith, una niña de 9 años a la que dispararon el sábado, cuando saltaba en una cama elástica en una casa. Trinity se encuentra en estado estable, según su padre.

 

Los tres siguen hospitalizados, y la policía no ha informado de ninguna detención en ninguno de los tres casos hasta ahora. Cada uno de los casos sigue siendo objeto de investigación.

 

En una rueda de prensa celebrada el martes por la tarde, los miembros de la comunidad instaron a los concejales a actuar de inmediato.

 

“Ahora mismo estamos en un estado de emergencia”, dijo el pastor y líder de los derechos civiles Jerry McAfee en la conferencia. “Llevo diciéndolo desde hace más de un año. No vamos a entrar en el pasado. Entra en esa habitación con el alcalde. Tráenos algo de vuelta. Me importa un bledo lo que sea, pero queremos todas las cabezas juntas, en el mismo escenario”.

 

McAfee también anunció un nuevo programa de grupos de vigilancia basados en la iglesia y la comunidad que entrarán en acción tan pronto como el miércoles. Compartirá más detalles en una vigilia en el North Memorial Medical Center por Ladavionne.

 

Respuesta del alcalde y del consejo municipal

El tiroteo se produjo apenas unas horas después de que el jefe de policía Medaria Arradondo y el alcalde Jacob Frey anunciaran nuevas iniciativas de seguridad pública para frenar la violencia que ha provocado 27 homicidios en la ciudad en lo que va de 2021. Los funcionarios de la ciudad siguen divididos sobre cómo proceder tras la muerte de George Floyd y el creciente número de muertos y heridos.

 

El plan de Frey y Arradondo incluye la adición de agentes a la fuerza policial de la ciudad, la asistencia de las fuerzas del orden federales y la asignación de fondos del Plan de Rescate Americano a la prevención de la violencia. Arradondo dice que actualmente las filas se han reducido en un tercio.

 

Varios miembros del Consejo de la Ciudad se opusieron el martes a las propuestas de Frey, incluyendo a Phillipe Cunningham, quien dijo que el consejo elaboró un plan de prevención de la violencia con armas de fuego el pasado noviembre -incluyendo la divulgación y la intervención de la violencia en grupo- pero que la policía es en realidad parte del problema.

 

“Para que podamos hacer que esto funcione, tenemos que contar con la inteligencia de la comunidad y de las fuerzas del orden para identificar quiénes son los miembros más activos de las bandas, y quiénes son sus familias, quiénes son sus redes, de modo que seamos capaces de rodearlos de recursos”, dijo Cunningham.

 

Cunningham y el concejal Jeremiah Ellison, ambos representantes de los distritos del norte de Minneapolis, dicen que les gustan algunas partes del plan de Frey, pero reconocen que existe una brecha en el liderazgo de la ciudad.