Trump revira en Alemania contra el TLCAN

Por Luis Manuel De La Teja

El discurso proteccionista que Donald Trump recetó en Alemania al G20 es una piedra más al muro de proteccionismo y aislamiento que el presidente norteamericano ha construido y con el cual quiere renegociar el TLC. En realidad, lo más probable es que Trump no quiera renegociar el Tratado, sino destruirlo y poner entre Estados Unidos y México el verdadero muro, el de la negativa a comerciar bajo unas reglas y procedimientos claros como los del TLC.

Los dirigentes de los 20 países con las economías más grandes del mundo sufrieron a un Trump proteccionista y aislacionista que obligó a la primer ministro alemana a endurecer su discurso a favor del libre comercio y empujo a Japón y Alemania a firmar un tratado de libre comercio que significa casi 20% del comercio mundial.

En este contexto, resulta ilógico pensar que la renegociación del Tratado de Libre Comercio será exitosa; es más lógico suponer que toda la filosofía proteccionista de Trump aparecerá en las renegociaciones y arruinará el mejor tratado comercial del mundo.

Trump podría usar al TLC y a México como la prueba de que su proteccionismo comercial va en serio. Escuchar a Trump en Alemania decir “millones y millones de coches alemanes que se venden en Estados Unidos en perjuicio de nuestra producción nacional… y vamos a parar eso”. O tuitear que “millones y millones de carros alemanes circulan en Estados Unidos y eso lo vamos a parar”. Hace evidente que al Presidente gringo no le interesa el libre comercio y, como dijo uno de los analistas alemanes de la industria automotriz, “Trump decide su política comercial con base en los automóviles que ve circulando por las calles de su ciudad, sin saber, por ejemplo, que los vehículos alemanes representan menos del 2% de todos, mientras que los automóviles americanos son 14% del total en Alemania”.

Esta ausencia de un pensamiento objetivo del mandatario estadounidense, técnicamente resulta casi imposible desarmar el TLC dada la profundidad de las relaciones comercial que ha construido entre Estados Unidos y México.

Pero los discursos de Trump indican lo contrario: quiere y puede desarmar el Tratado sin importarle las consecuencias, porque en verdad decide sin suficiente información y sólo con lo que le dicta su filosofía proteccionista y aislacionista.

El peligro que corre el TLC toma a México en el peor momento, a punto de entrar a una muy difícil elección, amenazada por un AMLO que es la representación nórdica del chavismo venezolano.

Los empresarios y los inversionistas que son altamente sensibles y muy prudentes han manifestado su temor al fracaso de las renegociaciones y por eso la inversión extranjera y la inversión fija están cayendo.

El gobierno debe tener una estrategia clara para que el país se enfrente a un fracaso de la renegociación del Tratado; debemos saber cuáles serían las consecuencias económicas y qué medidas deberá tomar el gobierno para enfrentar esa crisis.

México tiene enfrente una profunda crisis económica si las renegociaciones del TLC fracasan y no hay mucho margen de acción para hacerle frente.