Tres líderes afroamericanos de la justicia racial responden al esfuerzo de Starbucks para finalizar el prejuicio racial en su empresa

NUEVA YORK, NY – (HISPANICIZE WIRE) – Bryan Stevenson, fundador y director ejecutivo de la Equal Justice Initiative (Iniciativa de Igualdad de Justicia) ; Sherrilyn Ifill, presidenta y directora consejera del Fondo de Defensa Legal y Educación de la NAACP; y Heather McGhee, presidenta de Demos, dieron a conocer hoy una declaración sobre su participación en el Comité Asesor de Starbucks, que aborda los esfuerzos de la compañía para prevenir la discriminación en sus tiendas.

Dos hombres negros, Rashon Nelson y Donte Robinson, fueron arrestados por la policía en un establecimiento de Starbucks mientras esperaban reunirse con un socio comercial. La gerente de Starbucks llamó a la policía porque ella dijo que los hombres, que solo habían estado en la tienda durante un breve período, aún no habían hecho ninguna compra.

Los líderes de la justicia racial emitieron la siguiente declaración:

“El arresto de los dos jóvenes en Starbucks es un claro ejemplo de la lucha continua de los afroamericanos por una ciudadanía plena y la dignidad en la vida estadounidense. Desde la semana pasada, varios otros incidentes de gran repercusión, que involucraron discriminación contra afroamericanos, demuestran la grandeza y la vergonzosa persistencia de este problema.

“Nos sentimos animados por las declaraciones claras e inequívocas de los líderes de Starbucks, que expresaron su deseo e intención de tratar directamente con el tema del racismo. Este es un fenómeno que raramente sucede en las empresas estadounidenses. Nos hemos esforzado y seguiremos trabajando para garantizar que este momento tan visible — para los 175,000 empleados de Starbucks, las otras grandes corporaciones que miran a Starbucks y el país — salga bien. Desde el comienzo, hemos sido claros en que la empresa debe construir un marco para una capacitación anti-prejuicios que se extienda más allá de la capacitación planificada para el 29 de mayo y, que esta se convierta en parte de la cultura de la compañía. Además de la necesidad de un currículo antidiscriminatorio – que consistirá en una educación continua para todos los empleados, con medidas reales de evaluación y monitoreo – dejamos en claro que se necesita una revisión exhaustiva de las políticas de la compañía, así como una consulta con los representantes locales, no solo con los líderes nacionales, es necesaria a medida que se avanza.

“Incluso con estas advertencias e inquietudes -imaginamos que habrá más a medida que se desarrolle este proceso – nos damos cuenta del extraordinario paso que está dando Starbucks para mejorar en un tema que afecta todos los lugares de trabajo. Starbucks existe en 8,000 comunidades en nuestro país. Vemos este esfuerzo como una oportunidad para que Starbucks demuestre liderazgo en el avance de un compromiso de igualdad de trato y la oportunidad de una verdadera asociación con las comunidades a las que sirve. Esperamos emitir un informe para Starbucks, con recomendaciones sobre las políticas de la empresa, un marco de capacitación con múltiples fases y el trabajo continuo que deberán llevar a cabo para realmente poner en marcha la iniciativa.

“Sabemos que el problema de los prejuicios contra los negros y otras formas de discriminación no es solo problema de Starbucks; es un problema profundamente estadounidense, con consecuencias, a menudo letales, por la fuerza agravada de una actuación policial discriminatoria e impune. Una cuestión más importante aquí es la criminalización masiva de nuestra gente, y cada uno le hemos aclarado a Starbucks que tienen el privilegio y la responsabilidad de influir no solo en las prácticas de los empleados, sino también en las prácticas policiales en Filadelfia y en todo el país. Continuaremos abogando en ese frente, tanto con Starbucks como con la policía, y daremos la bienvenida a sus ideas sobre cómo podemos lograr el mayor impacto “.