Tras un lento comienzo, los centros de atención a largo plazo de Minnesota reciben más vacunas

Por: MPR

 

El programa federal de vacunas COVID-19 para las personas más vulnerables de Minnesota está yendo más lento de lo esperado. Dos cadenas nacionales, Walgreens y CVS, forman parte de un programa para vacunar a los residentes y al personal de la mayoría de los centros de atención a largo plazo.

 

A finales de diciembre, cuando empezaron las vacunaciones en las residencias de ancianos de Minnesota, el estado dijo que las personas de más de 2.000 centros de atención a largo plazo deberían tener sus primeras dosis de vacunas a finales de enero.

 

Mientras que las residencias de ancianos de todo el estado han terminado en su mayoría con las primeras dosis y están pasando a las segundas, el programa para el grupo mucho más amplio de centros de asistencia sigue en marcha.

 

El ritmo del despliegue llevó al gobernador Tim Walz a anunciar la semana pasada que el estado retiraría las dosis de vacunas a los proveedores y las reasignaría a otros esfuerzos de vacunación si no dispensaban todas las dosis en una semana, con la mayoría utilizadas en 72 horas.

 

Según los datos de las dos empresas hasta el lunes, Walgreens ha suministrado las primeras dosis al 50% de los 779 centros que se le asignaron y CVS las ha suministrado a cerca del 90% de los 478 que se le asignaron. Ambos porcentajes aumentaron durante el fin de semana.

 

Un programa de asociación de farmacias con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades exigió a los estados, incluido Minnesota, que almacenaran las dosis necesarias para los centros de atención a largo plazo.

 

Kris Ehresmann, directora de la división de enfermedades infecciosas del Departamento de Salud de Minnesota, dijo que en lugar de utilizar la vacuna tal y como fue enviada, miles de dosis habían permanecido en las cámaras frigoríficas sin ser utilizadas.

 

“Este programa ha sido desafiante y frustrante, porque el número de dosis que se asignan, tanto las primeras como las segundas, ciertamente han pesado en nuestro promedio en términos de dosis administradas”, dijo.

 

En una entrevista con Axios, Walz dijo que, en retrospectiva, el estado podría haberse apartado del programa de colaboración federal. Dijo que creía que el expresidente Donald Trump hubiera castigado a los gobernadores que optaran por no participar en él.

 

Hay estados con un número similar de instalaciones en los que la primera ronda de dosis en centros de vivienda asistida está completa o casi completa. Ehresmann dijo que algunas regiones del país se desempeñaron mejor que otras.

 

“Esto se ha coordinado a nivel federal, pero hay equipos regionales que son responsables de, por ejemplo, un estado determinado”. Ehresmann añadió que la forma de operar de los equipos regionales puede afectar a los programas de vacunación.

 

Tanto Walgreens como CVS declinaron solicitudes de entrevistas.

 

Una tercera empresa, la cadena regional Thrifty White, también forma parte de la asociación federal.

 

Gayle Kvenvold, directora general de LeadingAge Minnesota, que representa a muchos centros de atención a largo plazo en todo el estado, dijo que el programa de vacunas está mejorando.

 

“Obviamente, estamos deseando que las clínicas de vacunación se realicen de la forma más eficiente y rápida posible para quienes viven y trabajan en nuestros centros. Y sentimos que ahora tenemos un progreso constante”, dijo Kvenvold.

 

Según los funcionarios estatales, Walgreens vacunará en 135 hogares esta semana, y CVS tiene 75 sitios en el mismo período de tiempo.

 

La base de datos de Minnesota que incluye la vivienda asistida también incluye una amplia variedad de instalaciones, incluyendo el tratamiento de drogas y la salud mental, por lo que la determinación de cuales califican como hogares para ancianos también demoró el proceso.

 

Ehresmann dijo que están tratando de balancear que las personas con más probabilidades de morir de COVID-19 sigan recibiendo sus vacunas, pero que el mayor número posible de personas tenga acceso. La vacunación de las personas en algunos centros de atención de larga duración demoró más, sobre todo cuando hubo que obtener el permiso de la familia.

 

“Tenemos que pensar en ser lo más eficientes posible, y también reconocer que los centros, las familias, los residentes y el personal deben tener algo de tiempo para planificar”, dijo Ehresmann.

 

La administración de Walz decidió recurrir a las reservas de CVS y Walgreens y darles lo que necesiten por semana. El exceso de dosis, alrededor de 19.000 esta semana, van a otros proveedores para vacunar a las personas de 65 años o más y a los educadores.