Tengo 18 años y voté porque mi hermano no puede

Por: Alphonse Muñoz-Minnesota Reformer

 

Este año no ha resultado como esperaba. Este fue un año con muchos hitos para mí. Cumplí 18 años, me gradué de la secundaria, empecé la universidad y voté por primera vez.

 

COVID-19 ha afectado cada uno de esos hitos. Me gradué de la escuela secundaria en una ceremonia virtual, en lugar de la gran ceremonia de graduación en persona en el campo de fútbol de mi escuela secundaria en Brooklyn Center. Aunque fue diferente de lo que esperaba, una de las cosas que permaneció fue el apoyo que recibí de mi hermano mayor, José Alonso, o simplemente Alonso, como yo lo llamo.

 

Mi hermano Alonso ha sido la constante a través de todos mis hitos este año. Me ayudó a estar al tanto de la finalización de todas mis solicitudes de ingreso a la universidad y se mantuvo informado mientras yo decidía mis planes para este otoño. Sinceramente, fue un pesado, pero supongo que así son los hermanos mayores.

 

Mi hermano Alonso fue la primera persona de mi familia en ir a la universidad. Sé que era importante para él ayudarme a navegar la universidad, ya que nunca tuvo a nadie que le ayudara. También fue mucho más difícil para él ir a la universidad. Mi hermano es un beneficiario de DACA. Es la Acción Diferida para los llegados en la Infancia, un programa iniciado por el presidente Barack Obama que protege a algunos jóvenes inmigrantes de ser deportados y les permite un permiso de trabajo.

 

El presidente Donald Trump ha tratado de poner fin a las protecciones de la DACA, e incluso después de perder en la Corte Suprema, sigue luchando para ponerle fin y deportar a gente como mi hermano. Aunque no es ciudadano, mi hermano ha vivido en los Estados Unidos desde que era un bebé, y desde que mi madre se convirtió en residente permanente el mes pasado – ahora es titular de una tarjeta verde – mi hermano mayor es la única persona de mi familia que es indocumentada.

 

Poco después de mi graduación de la escuela secundaria di positivo en la prueba de COVID-19. Tuve que quedarme en casa por unas semanas, pero afortunadamente al principio sólo experimenté síntomas mínimos y no tuve que ir al hospital. Sin embargo, una semana antes de empezar la universidad, terminé en una clínica con dolor de cabeza y problemas de respiración. Me enteré de que era un síntoma residual de COVID-19. Esto es preocupante para mi salud. Pero también me preocupa porque si Trump logra desmantelar la Ley de Atención Asequible (Affordable Care Act), las personas con un diagnóstico de COVID-19 como yo -una afección preexistente- tendrán más dificultades para obtener un seguro médico.

 

Alonso me llamó y habló conmigo mientras estaba en la clínica, asegurándose de que tuviera forma de llegar a casa, y diciéndome qué preguntas hacer al médico. Intentó ocultarlo, pero me di cuenta de que estaba preocupado. Mi hermano es 12 años mayor, así que siempre se ha sentido como un padre más.

 

Esta elección es muy importante para mí y para mi hermano. Si Trump es reelegido, mi hermano, que ha vivido en los EE. UU. más tiempo que yo, podría ser deportado, junto con cientos de miles de otros inmigrantes indocumentados como él.

 

Confío mucho en mi hermano. A pesar de tener tantos familiares que son ciudadanos o residentes permanentes de los Estados Unidos, el sistema de inmigración no tiene un camino hacia la ciudadanía para muchas personas como él. He visto lo arduo que fue el proceso para que mi madre obtuviera su tarjeta de residencia, incluso con mi abuela y otro hermano -un ciudadano estadounidense- patrocinándola.

 

Es la primera vez que voto, y toda la información y la desinformación que hay puede ser abrumadora. Diablos, mi hermano tuvo que ayudarme a registrarme para votar y encontrar mi lugar de votación. Durante los últimos meses de la secundaria tuve muchos amigos que ni siquiera sabían que podían votar en las primarias, y me sorprendió lo poco que hablaban de la votación los profesores y la facultad.

 

Muchos de mis amigos no tienen a alguien como mi hermano que les ayude a navegar por el proceso, lo cual es otra de mis motivaciones para votar, porque tengo a alguien como él que quiere asegurarse de que mi voz como joven latino sea escuchada.

 

Así que, con su ayuda, me aseguré de que mi voz fuera escuchada con mi voto este año.

 

Trump quiere deportar a mi hermano y a otros indocumentados como él.

 

Mi hermano no pudo votar en esta elección. Pero usted y yo sí podemos.