Sindicatos de EUA advierten a presidenciables sobre tema migratorio

“Los candidatos deben estar preparados. No nos van a engañar. Si pasa la primera vez es culpa de ellos, si pasa una segunda es culpa de nosotros, pero eso no va a pasar en el 2016”

 

Washington (Notimex).- La Federación Estadunidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) advirtió que pasará la factura política a aquellos aspirantes presidenciales que ignoren el compromiso con la aprobación de una amplia reforma migratoria con una ruta a la ciudadanía.

El aviso fue lanzado en la víspera de lo que sería el inicio de la implementación de la Acción Diferida para Padres de Ciudadanos Estadunidenses y de Residentes Permanentes Legales o DAPA, detenida por un juez en Texas tras la demanda presentada en febrero pasado por 27 estados, encabezados por el gobernador texano Greg Abbot.

“Los candidatos deben estar preparados. No nos van a engañar. Si pasa la primera vez es culpa de ellos, si pasa una segunda es culpa de nosotros, pero eso no va a pasar en el 2016”, advirtió aquí Esther López, vicepresidenta ejecutiva del Sindicato de Trabajadores Comerciales y de Alimentos (UFCW).

López dijo que para su central cualquiera de los aspirantes a la presidencia el próximo año deberá dejar en claro su respaldo a favor de una amplia reforma migratoria, la continuación de DAPA y DACA –el alivio migratorio a favor de jóvenes inmigrantes que fueron traídos al país cuando eran niños- y su rechazo a una política migratoria que se enfoque sólo en controles policíacos.

“Mañana debería ser un día importante para las comunidades migratorias del país, un día que muchos habían marcado en sus calendarios para obtener un poco de auxilio”, dijo López aludiendo lo que sería el inicio de la implementación de DACA, durante un evento organizado por la AFL-CIO para anunciar la intensificación de su campaña ¡Adelante!

López, cuyo sindicato es parte de esta central, dijo que el movimiento sindical no olvidará a quienes dijo, “han destruido a nuestras familias, nuestros trabajos y nuestras comunidades”.

“Aquí estamos para decirles que nosotros no nos olvidamos y no vamos a parar hasta que todo trabajador inmigrante tenga la dignidad y el respeto que merece”, dijo.

Tefere Gebre, vicepresidente ejecutivo de la AFL-CIO, dijo que si bien las iniciativas se encuentran detenidas como consecuencia de la batalla legal entre opositores y la Casa Blanca, el movimiento sindical mantendrá la presión sobre el Congreso para que actúe en el frente migratorio.

Indicó que en lugar de enfocar su atención en acuerdos comerciales como el acuerdo Alianza Transpacífico (TTP), o la autoridad de promoción comercial o ‘vía rápida’, “lo que debería hacer es aprobar una acción migratoria rápida”.

“Lejos de paralizarnos, la actual batalla legal sobre los programas de acción diferida ha puesto de relieve algo que en movimiento sindical sabemos bastante bien; que organizarnos es la única fuerza real para impulsar a nuestro país. Vamos a continuar trabajando juntos y no habrá corte que nos detenga”, dijo en su oportunidad.

Jim Boland, miembro del comité ejecutivo sobre migración de la AFL-CIO, dejó en claro que la central no cesará en su puja, tanto a favor de la implementación de las acciones de alivio migratorio como para la aprobación de una amplia reforma migratoria.

“Como un inmigrante y ahora ciudadano de Estados Unidos, me siento orgulloso de estar al lado de mis hermanos y hermanas sindicalistas y millones de inmigrantes trabajadores en está lucha para asegurar estatus legal para todos aquellos que califiquen bajo DACA y DAPA”, dijo.

 

Rechazan republicanos ingreso de indocumentados al Ejército de EUA

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó la Ley de gastos del Departamento de Defensa (NDAA) por 612 mil millones de dólares sin autorizar la sección para que el Pentágono permita el ingreso de indocumentados a las fuerzas armadas

 

Con una votación de 269 votos a favor y 151 en contra, la Cámara Baja controlada por los republicanos desafió una amenaza de veto del presidente Barack Obama, quien se opone a la iniciativa porque aumenta el gasto en unos 89 mil millones de dólares para un fondo de guerra.

A pesar del rechazo de la Casa Blanca, un total de 41 demócratas dieron la espalda al presidente y se sumaron a los republicanos en la aprobación del proyecto de ley que debe aún ser debatido en el Senado.

La versión aprobada excluyó la enmienda del legislador demócrata por Arizona, Rubén Gallego, para abrir la posibilidad del servicio militar a unos 600 mil “Dreamers”, en su mayoría jóvenes indocumentados mexicanos que se beneficiaron del Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA).

Con 221 votos en contra y 202 a favor, una mayoría de los republicanos de la Cámara de Representantes aprobó la noche del jueves una enmienda del conservador por Alabama, Mo Brooks, para eliminar la sección de la ley para que el Pentágono considerara permitir el ingreso de inmigrantes indocumentados a las fuerzas armadas.

“Muchos ‘dreamers’ y sus aliados, estadunidenses y latinos vieron los verdaderos colores del Partido Republicano (…) por lo que a mi respecta, estoy muy decepcionado, nos hubiera gustado lograr esto para la comunidad de ‘dreamers’”, dijo Gallego este viernes en teleconferencia de prensa.

Gallego, de 36 años y un veterano de guerra que sirvió como infante de marina del 2000 al 2006, señaló, sin embargo que este asunto no está enterrado.

“La pelea continúa. Hemos estado involucrados en esto durante muchos años y continuaré haciéndolo cada año que pueda”, ofreció.

De ser haber sido aprobada la propuesta de Gallego, el secretario de Defensa debería haber revisado el Código de los Estados Unidos para determinar la posibilidad de permitir a los beneficiarios de DACA ingresar a las fuerzas armadas, por primera vez en la historia de este país.

La propuesta fue sólo una de 135 enmiendas a la masiva Ley de Gastos del Pentágono por 612 mil millones de dólares para el año fiscal 2016, pero su inclusión detonó una ofensiva de legisladores conservadores para evitar que fuera objeto de voto en el pleno de la Cámara de Representantes.

En la actualidad más de 600 mil jóvenes indocumentados, la mayoría mexicanos, se han beneficiado del DACA, lanzada por el presidente Obama en 2012.

La versión ampliada de DACA, que beneficiaria a otros 300 mil indocumentados, así como su variante para adultos DAPA, forman parte de las acciones ejecutivas de la Casa Blanca que se encuentran en el centro de una disputa legal en la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito.

Los partidarios de la reforma migratoria, como el senador demócrata por Illinois, Dick Durbin, han impulsado sin éxito durante años que los “dreamers” que se enlisten en el ejército estadunidense tengan acceso a las fuerzas armadas, como una ruta alterna a la legalización migratoria.

El ejército estadunidense sólo permite por el momento la inscripción de ciudadanos o residentes permanentes, aunque han ocurrido casos de indocumentados que se ha enrolado con documentación migratoria apócrifa.