Sin filtro

Si llevas leyéndome un tiempito quizás recuerdas la vez que por poco me tiro del carro cuando mi hija menor me hizo esta pregunta: ¿Mamá, ¿qué se siente ser tú? Es una pregunta de esas que parece sencilla de entrada pero que es muy complicada (o quizás la complicada soy yo).

Recientemente, como parte del proceso de ingreso a un nuevo empleo, tuve que contestar algunas preguntas tal vez, “poco tradicionales”. Preguntas para las cuales no hay contestaciones correctas o incorrectas. De hecho, ya me habían reclutado, no obstante, lo que parecían preguntas sencillas me tomaron un par de horas en contestar. ¿Soy indecisa? ¿Sobre analizo las cosas? Muy probable. Lo que descubrí es que el proceso de contestar me enseñó tanto de mí misma o más que las respuestas mismas. Según iba respondiendo era inevitable pensar en qué pensarían las personas que iban a leer las respuestas sobre mí. ¿Qué impresión se llevarán? ¿Serían distintas mis respuestas si supiera que nadie las iba a leer? Puedo ser 100% honesta y mostrarme tal cual? ¿Serían distintas mis respuestas si las fuera a compartir con un grupo de amistades cercano? No quiere decir que no haya sido honesta al responder, pero bueno, a veces usamos algunos filtros para mostrarnos tal cual se nos espera en determinada situación o momento. En parte porque tememos que nos vayan a juzgar por nuestras palabras o acciones. ¿Qué pensaría de mí el CEO de la compañía si respondo que para recargar voy todos los sábados al mismo restaurante mexicano y me tomo de 2 a 3 margaritas? Es probable que lo comparta algún día, por ahora esto es lo que deben saber de mi (respuestas actuales):

¿De qué ciudad eres? San Juan, Puerto Rico

¿Qué súper poder te gustaría tener? Curación (y teletransportación para que pueda ir a lugares y curar a las personas realmente rápido, también ir a Italia para el almuerzo y volver sería increíble).

Si gobernaras el mundo, ¿qué cambiarías desde el primer día? Quitaría a Trump de la Presidencia, eso ciertamente solucionaría muchos problemas a la vez.

¿Cómo te recargas? Corro, comiendo deliciosas comidas, estando con la naturaleza, comiendo un poco más.

¿Con qué película o personaje de novela te identificas más? Es casi imposible elegir uno, pero iré con The Little Match Girl ya que recientemente releí la historia.

¿En qué momentos eres más feliz? Cuando estoy rodeada de las personas que amo.

Si iniciaras una empresa desde cero, ¿Bajo qué valores la construirías? Honestidad, colaboración, creatividad, respeto, responsabilidad.

¿Qué es lo que más lamentarías no haber hecho al final de tu vida? No haber sido fiel a mí misma.

¿Qué nos puedes contar sobre ti? Además de lo que llamo mis “actividades del lado izquierdo del cerebro” diarias, también soy corredora y estoy bajo entrenamiento para mi tercer medio maratón, pinto rocas, hago joyas y facilito círculos de mujeres.

Lo más difícil fue tener que escoger solo una cosa en las preguntas como: cuál superpoder te gustaría tener o que es lo primero que harías si gobernaras el mundo. Se me hace muy difícil definirme como una sola cosa o característica. ¿Y tú te animas a responder? Te invito a que hagas el ejercicio y respondas a estas preguntas y si quieres las puedes compartir conmigo o con algunas personas que te conozcan a ver cuál sería su reacción. ¿Crees que se sorprenderían por tus respuestas? ¡Sobre todo, intenta contestar sin filtro!

Recuerda, si te gustó este artículo y quieres recibir más información sobre el tema o continuar la

conversación con Lola, regístrate en http://bit.ly/cafeconlola