Senador Rubio reitera rechazo a propuesta migratoria de Obama

Rubio rompería con Cuba y eliminaría DAPA si llega a la Casa Blanca

 Nueva York (Notimex).- El aspirante presidencial del Partido Republicano, Marco Rubio, reiteró hoy su rechazo a la propuesta migratoria del presidente Barack Obama, y expresó que de llegar a la presidencia casarán las órdenes ejecutivas que favorecen a inmigrantes.

En entrevistas concedidas este domingo, Rubio indicó que la reforma migratoria no puede avanzar de manera integral en el Congreso como la propuso Obama, sino como legislaciones individuales, algunas de las cuales tengan como objetivo limitar la entrada de inmigrantes al país.

Explicó que antes de otorgar a los inmigrantes una vía para legalizar su estancia en Estados Unidos, es preciso asegurar la frontera, dificultar la contratación de empleados indocumentados y evitar la permanencia de personas cuya visa de ingreso haya expirado.

El senador por el estado de Florida afirmó no obstante que apoyaría un sistema para que los inmigrantes con más de una década en el país solicitaran permisos de trabajo antes de obtener la residencia legal.

“Sería un proceso largo, aunque razonable. Comenzaría con un serio cumplimiento de las leyes”, aseveró Rubio en una entrevista transmitida por el canal CBS.

Rubio modificó su postura respecto a 2013, cuando apoyaba una reforma migratoria integral. En una entrevista en español transmitida este domingo por el canal Univisión, Rubio puntualizó que no apoya una reforma integral por la falta de apoyo que tiene entre legisladores.

Destacó sin embargo que si llegara a la presidencia tendría que aprobarse en algún momento una reforma migratoria, aunque con ciertas condiciones.

“Tenemos que lidiar con los 12 millones de seres humanos que ya están aquí, y nadie está abogando para deportarlos”, puntualizó.

Rubio resaltó, sin embargo, que en algún momento deberá terminar el programa de acción diferida (DACA), que da permisos de trabajo a inmigrantes que fueron traídos a Estados Unidos cuando niños.

“DACA no se puede cancelar de un momento a otro, porque hay personas que se están beneficiando”, aclaró, pero dijo que este programa no puede convertirse en una política permanente de Estados Unidos.

Aseveró en cambio que el programa que beneficiaría a los padres de los niños que fueron traídos al país desde niños, conocido como DAPA, sí terminaría de inmediato, si él llegara a la presidencia.

Por su parte, la senadora demócrata Claire McCaskill, del estado de Misuri, expresó en una entrevista transmitida por el canal ABC que luego de apoyar la reforma migratoria, Rubio “recapituló como una escopeta barata” por las críticas de la derecha de Estados Unidos.

“Eso es hacer política de la manera antigua. No es lo que necesitamos ahora. Es el truco más rancio en el libro. Es encogerte en tus principios sólo por las necesidades políticas de tu partido”, fustigó McCaskill.

El aspirante republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Marco Rubio, dijo que de llegar a la Casa Blanca rompería relaciones con Cuba y eliminaría las medidas ejecutivas para inmigrantes DAPA Y DACA.

El senador por Florida dijo en entrevista al programa “Al Punto” de la cadena hispana Univisión que la única manera de no romper relaciones diplomáticas con Cuba sería que ese país “sea democrático o (que) empiece a hacer pasos concretos hacia la democracia”.

“Quisiera tener relaciones con una Cuba libre, democrática, o un país que está haciendo progreso hacia eso. Eso no existe. El pueblo cubano es el único pueblo de América Latina que no ha tenido elecciones libres en más de 50 años”, apuntó el legislador de origen cubano.

Señaló que Cuba “sigue siendo un gobierno que apoya el terrorismo. En esta semana hemos visto noticias de que las FARC de nuevo han secuestrado y asesinado a diez personas en Colombia. Ese es un grupo que recibe apoyo y ayuda y albergue de parte del gobierno cubano”.

En cuanto al tema migratorio, el legislador cuyos padres son inmigrantes cubanos, dijo que el programa DACA de Acción Diferida para Soñadores va a tener que terminar en algún momento determinado.

“Yo no lo terminaría inmediatamente porque hay personas que tienen ese permiso, que están trabajando y están estudiando (…) Pero sí creo que va a tener que terminar. Y si Dios quiere va a terminar porque va a pasar una reforma migratoria”, apuntó.

Sobre DAPA, el programa para adultos con hijos residentes legales o ciudadanos, dijo que “todavía no está en vigor, y pienso que ha impedido el progreso en lo que es la reforma migratoria. Y como ese programa no está en vigor ese sí lo cancelaría”.

Rubio, senador desde 2001, fue uno de los impulsores de la reforma migratoria bipartidista que aprobó el Senado (entonces en manos demócratas) en el verano de 2013, pero que no avanzó en la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos.

Los grupos que defienden a los inmigrantes le reprochan que después de trabajar por la reforma en el Senado, diera marcha atrás y cambiara de opinión en varias ocasiones para contentar al sector más conservador de los republicanos, al que pertenece.

Al respecto señaló que si llega a la Casa Blanca va a ser posible lograr “una reforma migratoria nueva, aunque no va a poder ser integral, es decir, no va a poder ser todo en un proyecto masivo”.

Indicó que en la actualidad no existe el apoyo político para ello. “Políticamente no existe el apoyo ni los votos en el Congreso hasta que primero le comprobemos a esos congresistas y al pueblo norteamericano que las leyes de inmigración se van a aplicar”, dijo.

Apuntó que tendrá que ser un proceso parecido a lo que abogó en la ley que patrocinó. “Presentar un chequeo de antecedentes, pagar una multa, empezar a pagar impuestos, recibir un permiso de trabajo y después de 10 años pueden solicitar su residencia”, explicó.

Pese a su juventud, con 43 años, y considerarse el candidato del “futuro”, el senador dijo que si bien se opone al matrimonio entre parejas del mismo sexo, respeta la democracia.

“Yo entiendo que sí ha cambiado la actitud en este país, pues existe un proceso democrático a través del cual pueden hacer ese cambio. Lo que yo no apoyo es que una corte determine ese asunto. Yo creo que eso le corresponde al ramo político de cada estado”, concluyó.