Seguimos en la Lucha– DAPA y DACA

Con un voto de 2 a 1, la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito de Nueva Orleans hoy rechazó invalidar la orden del juez Andrew Hanen que en febrero suspendió temporalmente la implementación de alivios migratorios ordenados por el Presidente Obama por medio de su acción ejecutiva.

Los jueces federales Jerry Edwin Smith y Jennifer Walker Elrod votaron para que el bloqueo siga en pie, mientras que el juez Stephen Andrew Higginson votó para que se levantara.

Eso significa que la expansión de DACA – la acción diferida para inmigrantes que llegaron en la infancia y DAPA – el nuevo programa de acción diferida para padres de ciudadanos o residentes permanentes estadounidenses, continuarán sin poder implementarse mientras se resuelve una demanda judicial presentada por 26 estados que argumenta que la implementación de estos programas sería una carga económica perjudicial.

Un mes después de escuchar los argumentos orales en el caso, la Corte de Apelaciones encontró que los 26 estados, liderados por Texas, tenían suficientes fundamentos jurídicos para seguir adelante con la demanda.

En la opinión de 70 páginas, dos jueces específicamente señalaron que Texas demostró que incurriría costos significativos para emitir licencias de conducir a aproximadamente 4 millones de inmigrantes indocumentados en el estado.

Como de los 26 estados sólo Texas pudo presentar evidencia que la implementación de los programas los perjudicaría económicamente, el gobierno federal pidió que el bloqueo se mantuviera a ese estado. Pero la Corte rechazó la petición, argumentando que solo era necesario que un estado presente evidencia para proseguir con la demanda.

La Corte también determinó que el Departamento de Justicia, que apeló el bloqueo, no demostró que un retraso en la implementación de DAPA y la expansión de DACA sería perjudicial para el Gobierno mientras prosigue la demanda en la Corte del Distrito Federal.

El fallo de hoy no significa que el caso está perdido. El Departamento de Justicia aún puede continuar el proceso de apelaciones, y es posible que el caso llegue hasta la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos.

Es probable que este proceso tome mucho tiempo, posiblemente hasta años antes que se resuelva. Mientras tanto, inmigrantes deben explorar otras opciones legales. Les recomiendo que consulten con un abogado de inmigración.