Se necesita un mural grande y colorido para capturar todo el orgullo del West Side de St. Paul

Los artistas Ernesto Ybarra y Xilam Balam están poniendo una nueva cara al viejo barrio de Ybarra, en realidad, docenas de caras.

 

Por: HIBAH ANSARI y JAIDA GREY EAGLE-Sahan Journal

 

Ernesto Ybarra creció explorando el puente cerca del apartamento de su familia en el West Side de St. Paul mientras iba en su triciclo. Ahora como muralista, Ybarra se ha unido a Xilam Balam para renovar un mural que ha cubierto el puente por más de dos décadas.

 

El Puente Peatonal del West Side corre a lo largo de la calle Delos, donde cruza la bulliciosa calle Robert en St. Paul. El mural completo se presentó el 14 de septiembre, en un evento organizado por la Organización Comunitaria del Lado Oeste, que encargó el mural. 

 

Durante los últimos días, Ybarra y Balam han estado dando los últimos toques al mural, que presenta rostros de colores brillantes, las palabras “West Side” en negrita, y motivos extraídos de las comunidades de inmigrantes del West Side.

 

Actualmente con base en Seattle, Ybarra regresó a su ciudad natal de St. Paul para completar el mural. Dijo que se había inspirado en la falta de reglas sobre el color en el arte mexicano. 

 

Balam es un artista visual, ceramista y músico y trabaja en una variedad de medios. Balam dijo que su identidad chicana está en el centro de todas sus formas de arte. Balam también forma parte del grupo local de hip-hop, Los Nativos.

 

Ybarra y Balam han trabajado juntos antes. De hecho, crecieron juntos: Los dos son primos. Sus enfoques del arte, sin embargo, son diferentes: Balam trabaja meticulosamente mientras que Ybarra salta alrededor del mural. Pero Ybarra dijo que no hay nadie más con quien quisiera trabajar en el mural.

 

Con la reciente inauguración, Ybarra y Balam ofrecen un recorrido por su creación. “Creo que el mural ya ha logrado un resurgimiento del orgullo del Lado Oeste, no es que faltara orgullo en esta comunidad”, dijo Ybarra. “Por eso queríamos hacerlo tan grande”.

 

“He explorado cada centímetro de este puente con mi ignorancia juvenil. Este es mi hogar”, dijo Ybarra. “Cuando surgió este proyecto, me quedó como un guante. Conozco este puente, conozco la comunidad, conozco el West Side.”

 

“Por eso hicimos el ‘West Side’ tan grande”, dijo Balam, que esbozó el título a mano. “Se podía ver desde un kilómetro y medio por la calle Robert e inmediatamente al doblar la esquina viniendo del centro de la ciudad.”

 

“Sólo quería que los niños de esta comunidad vinieran a ver el color, y a ver a alguien tan pigmentado como ellos”, dijo Ybarra. “Uso el color no sólo como el color, sino como una cosa que nos conecta.”

Los retratos no están basados en personas reales, pero los transeúntes a menudo bromean con Ybarra, diciendo: “Oye, ¿por qué no me pusiste en la pared?

Ybarra y Balam usaron pintura exterior, pinceles, rodillos, e incluso sus manos para pintar el mural.  “Nada de pulverizadores”, dijo Ybarra. “Queríamos mantenerlo realmente tradicional.”

 

Con sólo unos pocos días más, el mural sigue cobrando vida. “¿Ves cómo todos son como zombis? Vamos a darles pupilas y color de ojos”, dijo Ybarra. “Es uno de los últimos detalles que hago como artista. Algunos los hacen primero; yo los hago al final. Los despierta. Una vez que el ojo está completo, es como si todos los detalles estuvieran ahí.”

 

Este no será el primer mural en el Puente Peatonal Gateway. “A mucha gente le gusta el color, a mucha gente le gusta el nuevo estilo del puente”, dijo Balam. “Es realmente diferente de lo que había aquí, porque fue pintado antes. Tenía un mural que fue hecho hace 23 años y que nosotros cubrimos”, dijo Balam. “A mucha gente le gusta el nuevo estilo del puente”, dijo Balam. “Se ve mucho más brillante, mucho mejor que antes.”

 

Balam no vive en el West Side, pero creció visitando a su familia y pasando el tiempo con la próspera comunidad latina del West Side. “Esa es mi experiencia y mi magnetismo en el West Side, teniendo una historia de inmigrantes Latinx”, dijo Balam. Sus abuelos inmigraron primero a Texas desde México. Luego se mudaron a Minnesota para trabajar como granjeros. La familia de Balam ha estado aquí desde entonces.

 

“Muchas familias marginadas y poco representadas viven aquí. Esos fuimos nosotros cuando crecíamos. Recuerdo que no supe todo eso hasta que fui mucho mayor”, dijo Ybarra. “El West Side, si no hay nada, es increíblemente diverso, desde sus orígenes, y especialmente ahora. Está cambiando, pero esta comunidad latina del West Side siempre ha permanecido, donde generaciones se han quedado aquí, y han criado a sus familias aquí”.

 

“Todo se unirá”, dijo Ybarra sobre el mural en su totalidad, desde el puente hasta las barandillas peatonales. “El conjunto, como pueblo, dice más que sólo un individuo. De eso se trata el mural.”