Republicanos niegan a Obama una reforma migratoria este año

Obama dijo que otros republicanos han argumentado que su rechazo a permitir el avance del tema migratorio es en respuesta a las acciones ejecutivas que él ha tomado no sólo en el ámbito migratorio, sino también en otros ámbit

WASHINGTON (NTX).- El presidente Barack Obama ordenó desplegar más agentes en la frontera sur en respuesta a la situación de los niños inmigrantes que viajan solos, luego que los republicanos afirmaron que no votarán este año por una reforma migratoria.

Obama dijo que su nueva acción ejecutiva, a la que se sumarán otras que podría anunciar a fines de este verano, responde no sólo a una situación seria, sino a la inactividad de los republicanos en la Cámara de Representantes.

El mandatario dio a conocer que la semana pasada el líder del Congreso, el republicano John Boehner, “me informó que los republicanos continuarán bloqueando la reforma migratoria al menos por lo que resta de este año”.

Hizo notar que la situación derivada del incremento en los flujos de estos menores está siendo utilizada ahora por algunos republicanos como una nueva excusa para no hacer nada en el frente migratorio, “y ésto no es más que política”.

Obama dijo que otros republicanos han argumentado que su rechazo a permitir el avance del tema migratorio es en respuesta a las acciones ejecutivas que él ha tomado no sólo en el ámbito migratorio, sino también en otros ámbitos.

“Yo tomo acciones ejecutivas sólo cuando tenemos un problema serio, y el Congreso escoge no hacer nada, y en esta situación la falla de los republicanos en la cámara baja de pasar una ley (migratoria), es mala para nuestra seguridad, para nuestra economía y para el futuro”, dijo.

Indicó que su nueva acción ejecutiva está orientada a “solucionar el sistema migratorio tanto como sea posible”.

“Como primer paso estoy instruyendo al secretario de Seguridad Interna y al procurador general a mover recursos (humanos) disponibles del interior a la frontera”, anunció, aunque sin precisar los alcances de la medida.

Obama dijo que ha pedido igualmente a ambos funcionarios identificar acciones adicionales “que mi administración pueda tomar por su cuenta, dentro de mi autoridad legal existente, para hacer lo que el congreso rehusa, y solucionar tanto como podamos de nuestro sistema migratorio”.

Confío que las recomendaciones serán presentadas a fines de este verano “e intento adoptar esas recomendaciones sin mayor demora”.

Poco antes el mandatario formalizó su petición de emergencia al Congreso para enfrentar la situación de los niños migrantes centroamericanos sin acompañante, y pidió facultades especiales para facilitar su repatriación.

Obama, quien detallará la próxima semana su solicitud de dos mil millones de dólares adicionales, cuando el Congreso reanude sesiones, señaló que los recursos permitirán aumentar la seguridad en la frontera, así como un aumento de jueces migratorios.

En una misiva dirigida a los líderes legislativos John Boehner, Harry Reid y Nancy Pelosi, Obama pidió a los legisladores trabajar conjuntamente para asegurarse que el Departamento de Seguridad Interna (DHS) cuente con la autoridad legal para enfrentar el problema.

Enfatizó la necesidad de que el DHS cuente con “autoridad adicional para ejercer discreción en la repatriación y devolución de menores sin acompañante de países como Guatemala, Honduras y el Salvador”.

Como parte de las acciones de la Casa Blanca, el secretario de Estado John Kerry se reunirá mañana con los líderes de El Salvador, Honduras y Guatemala durante la inauguración del presidente de Panamá, para dar seguimiento a los acuerdos de la visita del vicepresidente Joe Biden.

Por su parte el secretario del DHS, Jeh Johnson, y el jefe del Comando Sur, John Kelly, visitarán el 7 de julio próximo la frontera entre Guatemala y Estados Unidos, a raíz de la crisis de niños migrantes.

 

Cumple EUA un año sin completar trámite de reforma migratoria

La iniciativa de reforma migratoria S744 del Senado de Estados Unidos cumplió su primer aniversario, en medio de acusaciones de demócratas a republicanos de haber abandonado el proyecto de ley en un limbo legislativo

La S744, aprobada el 27 de junio del año pasado con 68 votos a favor y 32 en contra en el Senado -de mayoría demócrata-, abrió por primera vez desde 1986 una ruta especial a la ciudadanía para más de 11 millones de inmigrantes indocumentados.

Pero la mayoría republicana de la Cámara de Representantes, bajo presión por su ala radical del Partido del Té, rechazó buscar un consenso hacia una reforma migratoria y se limitó a considerar iniciativas aisladas sin permitir que fueran votadas por el pleno.

“Los republicanos afiliados con el Tea Party se han quedado con las manos cruzadas por 365 días, reusándose a arreglar nuestro sistema migratorio roto”, dijo la víspera desde la tribuna del Senado, el líder de la mayoría demócrata de esa cámara, Harry Reid.

“En los últimos 12 meses, los republicanos radicales de la Cámara se han negado a resolver los problemas con nuestro sistema migratorio, y se han obsesionado con la implementación de las políticas de deportación del presidente”, remató.

La aprobación de la reforma migratoria recibió asimismo un “balde de agua fría”, tras la derrota del líder de la mayoría republicana de la Cámara de Representantes, Eric Cantor, a manos de un personero del Partido del Té que lo acusó de defender una “amnistía migratoria”.

Aunque Cantor apoyó, en declaraciones, la Iniciativa de Ley Dream, que busca abrir una ruta a la naturalización para indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo menores de edad, nunca promovió su votación por el pleno camaral.

Al panorama se sumó la crisis humanitaria de los niños migrantes sin acompañantes, que ha enfocado la atención del Congreso a temas como la atención de los menores, su repatriación y una campaña para desalentar la llegada de más menores centroamericanos.

Luis Gutierrez, el representante demócrata por Illinois que se ha convertido en el principal impulsor de la reforma migratoria en la cámara baja, sugirió que en este contexto no hay posibilidades de concretarla con la actual mayoría republicana.

“Se terminó su oportunidad de jugar un papel de cómo deben concretarse las políticas de migración y deportación”, dijo Gutierrez en un discurso en el pleno de la Cámara de Representantes.

“Ahora el presidente (Barack Obama) no tiene otra alternativa que actuar de manera consistente con la legislación para asegurarse que nuestras políticas de deportaciones sean humanas”, señaló.

La Casa Blanca coincidió con las expresiones de Gutiérrez sobre la situación de la reforma migratoria.

“Estoy de acuerdo con la frustración que el congresista Gutiérrez ha expresado de que estamos a un paso de la solución a un problema bastante persistente y componer un sistema (…) que es disfuncional”, señaló el portavoz presidencial, Josh Ernest.

La Casa Blanca sostuvo que se requiere que el líder de la Cámara de Representantes, John Boehner, abandone sus esfuerzos de “obstrucción” y presente a voto la propuesta aprobada en el Senado que apoya la mayoría en la cámara baja.

El presidente Obama instruyó al secretario de Seguridad Interna, Jeh Johnson, a humanizar la política de deportación, pero aplazó por 60 días cualquier anuncio para dar espacio de acción en materia de migración a los republicanos de la Cámara de Representantes.

La decisión presidencial dividió a los partidarios de la reforma migratoria entre quienes apoyaron el retraso, como el Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU) y quienes se oponen, como el grupo de jóvenes indocumentados United We Dream.

Para conmemorar el primer aniversario de la S744, miembros de United We Dream organizó un acto de protesta fuera del Capitolio en busca al menos de la extensión del programa de deportaciones diferida a sus padres.