Reformas apremian a Peña Nieto a concitar y concertar compromisos con mexicanos en el Exterior

 Por: Luis DE LA TEJA
El estilo personal del Presidente de México, Enrique Peña Nieto, durante su primer año de gobierno, es de orden en la Agenda de Gobierno, que en el marco del “México incluyente como actor con responsabilidad global, al Ejecutivo le apremia, concitar y concertar con la diáspora traducir el lema de su sexenio “Democracia de resultados”, en acciones que den cumplimiento a los compromisos suscritos en la “Carta Abierta”, que formulo Peña Nieto cuando era candidato a la presidencia que dirigió al maestro Armando Vázquez Ramos, uno de los 70 activistas, académicos e intelectuales que en mayo del 2012 exigieron fijar su política en el tema  y cuya respuesta  transcribo íntegramente.
Resaltar que Peña Nieto elevo a Vice coordinación Nacional de Atención a Mexicanos en el Exterior y signo en hoja membretada ocho compromisos, de los cuales el numeral 4 de atención a migrantes deportados fue considerado dentro del Plan Nacional de Desarrollo, y el resto quedo englobado en reconocer que el tema migratorio trasciende una política gubernamental, para instalarse en una Política del Estado Mexicano, para lo cual también signo compromisos con integrantes de la CONOFAM que son las Oficinas Estatales de Atención a Migrantes.
Con el reciente nombramiento de Ernesto de Lucas Hopkins, ex director de Promexico como nuevo director general del Instituto de los Mexicanos en el Exterior en sustitución de Arnulfo Valdivia, quién este martes presentará credenciales de Embajador de México en Colombia, será imperativo concitar, concertar e involucrar a tomadores de decisión y actores estratégicos a traducir en resultados la ambiciosa Agenda de Atención a Mexicanos en el Extranjero que consiste en:
1.- Asegurar la creación de un Instituto Nacional de Políticas Públicas de Atención a Mexicanos en el Extranjero que desaparecería el Instituto de Mexicanos en el Exterior (IME) y el Centro de Estudios Migratorios para agrupar a los 61 programas de migración dispersos en 28 dependencias de gobierno.
2.- Garantizar financiamiento para un proyecto piloto que buscará a “talentos migrantes” que ayuden a crear políticas públicas, programas gubernamentales y proyectos educativos, científicos, culturales y artísticos que mejoren comunidades de mediana y alta migración en el que adicionalmente, se direccionarán fondos y créditos de distintas dependencias, a comunidades de mediana y alta migración, a fin de fomentar la inversión y el empleo.
3.- Pleno acceso a los derechos políticos, sociales y económicos que se otorgan en México, entre ellos créditos para la apertura de empresas y financiamiento de proyectos productivos. Adicionalmente, se propondrá una reorientación del Programa 3X1, para que, con la colaboración de universidades, se impulse el desarrollo económico local de sus comunidades de origen, tomando en cuenta sus vocaciones productivas y las capacidades locales.
4.- Atender los problemas que enfrentan los migrantes a su regreso, en especial de los niños, por lo que se implementará un programa que brinde una repatriación integral para los mexicanos que de manera voluntaria o involuntaria retornen al país, brindándoles desde la frontera y a su ingreso al territorio mexicano, seguridad, atención psicológica, servicios de salud, opciones de empleo, y seguridad social y acceso a escuelas para sus hijos, para que tengan acompañamiento y seguimiento hasta su llegada a su comunidad de origen.
5.- Reformar la Ley de Migración. considerando los vacíos que tiene dicha ley, por lo que se propondrá al Congreso de la Unión las reformas que sugieren como otras que se consideren pertinentes, con una visión integral, considerando que México es país de llegada, tránsito, retorno y salida de migrantes, tanto nacionales como internacionales. De igual modo, habremos de proponer que el reglamento a la Ley de Migración se enriquezca, incluyendo la visión de los migrantes, para darle una operación real a la misma, con respuestas a sus problemas y necesidades desde su perspectiva.
6.- Enviar una propuesta consensuada al Congreso de la Unión, por lo que se requeriría de la aportación de los migrantes mexicanos.
7.- Representación política en el Congreso de la Unión, al igual que las propuestas quinta y sexta, ésta tendrá que pasar por un proceso de aprobación por parte del Congreso, que no depende única y exclusivamente de la voluntad del Presidente de la República. Así mismo, dicha propuesta habrá de encauzarse con base en las preferencias ideológicas de los propios migrantes y que los partidos políticos generen estructuras reales de participación para ellos.
8.- Incluir a los migrantes en los libros de texto gratuitos. Se haría de manera inmediata la propuesta a la Secretaría de Educación, para que en el próximo ciclo educativo se incorpore en dichos libros a los migrantes, con la visión de ser agentes de desarrollo desde el exterior para beneficio de México y, quitar el enfoque racista y discriminatorio.
Finalmente, ante la CONOFAM precisó,  se requiere incluir la corresponsabilidad en la Agenda del Estado Mexicano, la perspectiva migratoria regional y local con prospectiva global de legalidad y ordenamiento de fronteras para proteger a los migrantes de origen, transito, internación y destino que articulen la concurrencia de autoridades locales y gobiernos involucrados en la gestión migratoria a efecto de instrumentar un enfoque novedoso que identifique al migrante como un actor trasnacional de desarrollo para generar políticas públicas que capitalicen los aportes de este actor clave y reduzcan la vulnerabilidad de los migrantes.
La obra editada por la UNAM y la SRE, elaborada magistralmente por cuatro investigadores Marcela Terrazas, Gerardo Gurza, Paolo Riguzzi y Patricia de los Rios, plantean en una obra de dos volúmenes a decir del analista político Leonardo Curzio en su columna del Universal  “Una nueva mirada a la relación bilateral”. La publicación versa sobre las relaciones México- Estados Unidos desde 1756 a 2010, revela  que aún siendo históricamente tensa, permeada por la desconfianza la relación bilateral depende de la época y del cristal con que se miren; empero a México le vendría bien reconocer que el  problema de percepción negativa de la migración es más endógeno que exógeno y que no es válido enteramente culpabilizar al vecino del norte , y declararse ”víctima”, cuando en México no se ha generado la suficiente investigación de literatura especializada que aborde de manera sistemática la relación bilateral considerando que el 10% de nuestra estirpe y 25 % de nuestra fuerza laboral reside en la Unión Americana.

Leave a Reply