Reforma Política en México

Se discutió, aunque no se aprobó, la segunda vuelta presidencial y eliminación del fuero presidencial
El pasado 22 de enero, el Congreso de la Unión y los congresos locales aprobaron la reforma política, que se enmarca en los acuerdos del Pacto por México. La pluralidad política del país es una realidad innegable, derivada de un proceso de transición democrática. La Reforma Política busca que todas las fuerzas políticas se corresponsabilicen de la conducción del país y de sus problemas, así como hacer más funcional el régimen político para darle gobernabilidad al país, ampliar y  mejorar su sistema democrático.

 

¿Por qué se hizo una reforma política?
Nuestro país ha consolidado, a lo largo de su historia, un cambio significativo en la composición de las estructuras de gobierno. Hoy, en México se vive una democracia más activa, más participativa; una democracia que exige nuevas formas de interrelación entre las distintas fuerzas políticas. Esta realidad obliga a replantear un diseño constitucional que fomente la corresponsabilidad de los distintos poderes y órdenes de gobierno en la ejecución de las responsabilidades públicas, con independencia de su extracción política.
¿Por qué se hicieron cambios a la legislación electoral?
Los partidos políticos requieren de un marco jurídico que genere mayor certidumbre, transparencia y estabilidad al sistema político en su conjunto. De igual forma, los procesos electorales tienen que ser más baratos y más transparentes.
¿Por qué impulsar gobiernos de coalición?
En México, desde 1997 ninguna fuerza política ha alcanzado una mayoría que le permita ejercer acciones de gobierno en forma independiente a las demás. Esta situación, lejos de debilitar a la democracia, constituye su característica más importante, pues en la democracia caben todas las formas de pensamiento y de ideología.
La estrecha colaboración entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, con sus diversas fuerzas políticas, es necesaria para alcanzar plenamente los objetivos de cualquier política pública. Por estas razones, uno de los ejes de la reforma política es la construcción de mayorías a favor de la gobernabilidad democrática, que faciliten la cooperación y la formulación de políticas de largo alcance.

 

Puntos clave de la reforma

• Reelección legislativa. Reelección de diputados y senadores hasta por 12 años, a partir de 2015 y 2018 respectivamente. Los candidatos a reelección deben ser presentados por sus partidos. Sólo habrá reelección por el mismo partido, a menos que se renuncie a él antes de cumplir la mitad de la gestión.
• Reelección para diputados locales y alcaldes. Los congresos locales introducirán esta figura en sus leyes estatales.
• Creación de Fiscalía General. A partir de 2018, habrá dos fiscalías especializadas en lugar de la PGR: en delitos electorales y en combate a la corrupción. El titular será nombrado por 2/3 partes del Senado y podrá ser removido por el presidente, con el aval de 2/3 del Senado.
• Creación del Instituto Nacional Electoral.  Sustituirá al IFE. El número de consejeros subirá de nueve a once. La Cámara de Diputados seguirá eligiéndolos por 2/3 partes del pleno. El INE se encargará de las elecciones federales y podrá organizar locales a petición de las entidades o atraerlas cuando considere que pueda haber inequidad.
• Se retira el control de los congresos sobre los institutos electorales estatales. El INE nombrará los consejeros locales.
• Nulidad de elecciones. Ante rebase de gastos de campaña y  cuando este factor pudo haber generado que entre el primero y segundo lugar haya una diferencia menor al 5% de los votos.
• Más votos para mantener un partido político. Aumento del 2% al 3% el porcentaje de votos que un partido conserve el registro.
• Menor tiempo entre la elección y la toma de protesta. Se adelanta la toma de posesión del presidente del 1 de diciembre al 1 de octubre. También se adelanta la instalación del Congreso en años de cambio de gobierno, del 1 de septiembre al 1 de agosto.
• Paridad entre hombres y mujeres en el Congreso. Las candidaturas a la Cámara de Diputados y al Senado deberán ser 50% para hombres y mujeres por igual.
• Gobiernos de coalición. Se establece la posibilidad de que el presidente forme un gobierno de coalición. En su caso, el Senado deberá ratificar al gabinete, salvo a los secretarios de Defensa y Marina.
• Ratificación del gabinete. Si no hay gobierno de coalición, la Cámara de Diputados tendrá que ratificar al secretario de Hacienda y el Senado al canciller.
• Rendición de cuentas en seguridad. El Senado ratificará la estrategia nacional de seguridad del presidente y éste tendrá que informar anualmente de los resultados.
• Autonomía al Coneval. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social dejará de depender del Poder Ejecutivo a partir de 2018.

Leave a Reply