Quinto Festival de Cine Cubano: Película “Retrato de Teresa”

Retrato de Teresa, una invitación a la mujer a que sea más mujer, Jueves 6 de Marzo, 7pm,  Teatro St. Anthony Main en Minneapolis

Minnesota Cuba Committee, junto con Film Society of Minneapolis/St. Paul, y el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica(ICAIC)se complacen en presentar el Quinto Festival de Cine Cubano, a realizarse los jueves, desde el 20 de febrero hasta el 27 marzo, a las 7 de la noche en el teatro St. Anthony Main, en Minneapolis. El tema de este festival es “Mujeres y afrocubanos en el cine”, para destacar la labor de realizadoras afrocubanas que han contribuido al crecimiento de la cinematografía en Cuba.

Sin lugar a dudas Retrato de Teresa (1979) fue la película que despertó más polémica en el cine cubano. La razón de esta polémica fue su contenido: una crítica del machismo y la doble moral para mujeres y hombres. Ramón, el esposo de Teresa se queja del mucho tiempo que ella dedica a su trabajo y a sus actividades políticas y culturales, acusándola de descuidar sus deberes en el hogar. A pesar de que ambos trabajan a jornada completa, Teresa tiene la doble responsabilidad, tan común entre las mujeres, de hacer las tareas del hogar antes y después de su turno en una fábrica textil. Sus esfuerzos de involucrarse en algunas de las actividades culturales ofrecidas por la Revolución causan que Ramón haga una defensa intransigente de sus privilegios como hombre, y deciden separarse. 

Retrato de Teresa es una invitación a la mujer para que sea más mujer. Es un digno gesto de cuestionamiento sobre una inequidad que padecemos y que sigue siendo una traba para la felicidad de los latinos. Porque no se cae en cuenta de que, el que somete también es infeliz, el que cela también es desgraciado, y el que aisla sentirá como suyo el insosiego que mantiene su pareja.

La película de Pastor Vega, clama para que la mujer luche contra lo “imposible” hasta que le sea reconocido su justo lugar en la familia y en la sociedad.

El impacto de Retrato de Teresa tiene varias causas, pero tal vez la primera de ellas sea el uso eficaz que hace de un modelo de representación donde la sencillez expositiva provoca que el conflicto sea fácilmente reconocible. Este modo de exponer la anécdota, si bien para nada novedoso en la historia de la narrativa fílmica, sí resultaba toda una sorpresa dentro del cine cubano revolucionario de entonces, tan empeñado en conseguir obras de autor, caracterizadas casi siempre por rupturas, negaciones y sobresaltos que terminaron por convertir al cine convencional en una suerte de enemigo, cuando no una rareza. Retrato de Teresa ha quedado, con toda justicia, como uno de los magnos hitos del cine cubano. Ha sido acaso la única vez en que el debate de un filme nacional trasciende los marcos de la estética, para convertirse en objeto de discusión de toda la sociedad. La película fue premiada en los festivales de Moscú y de Cartagena, porque fue, y sigue siendo, una obra muy representativa del nuevo cine latinoamericano. Es una historia contada con sencillez, con un lenguaje casi cotidiano y que nos pone a mirarnos en un espejo donde, quizás, nos veamos plenamente reflejados.

La película se exhibirá el jueves 6 de marzo a las 7 de la noche en el teatro St.Anthony Main, en Minneapolis, como parte del Quinto Festival de Cine Cubano

 

Leave a Reply