Quinto Festival de Cine Cubano en Minneapolis: De cierta manera, primer largometraje de Sara Gómez

Jueves 20 de Marzo, 7pm,  Teatro St. Anthony Main en Minneapolis. 115 SE Main St, Minneapolis, MN 55414

Sara Gomez, una pionera de la cinematografía cubana, fue una de las primeras mujeres que trabajó bajo los auspicios de ICAIC,  el instituto cubano de cine de la Cuba posrevolucionaria.  “De cierta manera”,  fue su primer largometraje  y el primero para una mujer afrocubana como directora.  Sara Gómez murió a la edad de 31 años, sin ver terminada su obra. La película fue terminada por Tomás Gutiérrres Altea y otros colegas varios años después.

La razón de que “De cierta manera” merece atención especial, es que es único por su replantamiento dramático de la forma y propósito cinematográficos y es radical incluso dentro de los estándares contemporáneos cubanos. Para lograr su descripción compleja de las comunidades marginalizadas, ahora trabajando dentro de la Revolución, Gómez se desplaza entre una variedad de modalidades narrativas, atacando los problemas persistentes del proyecto revolucionario dentro de un análisis histórico, el documental  a nivel de la calle y en un relato ficticio de amor.  Es una crítica interna de la Revolución en marcha, exponiendo sus contradicciones internas, mostrando cómo las actitudes enraizadas sobre clase social, raza  y género en la cultura cubana amenaza el objetivo mayor de edificar una sociedad basada en una verdadera igualdad.

La película usa el distrito residencial de Miraflores, construido por  la Revolución para los habitantes de la zona marginal de La Habana, conocida como Las Yaguas, para presentar un análisis sociológico de la vida en comunidades marginales y sus manifestaciones en la conducta sicológica, moral y cultural de la gente que formó parte de este sector de la población en la Cuba prerevolucionaria.

La película revela la nueva realidad que la Revolución ha impuesto en todos esos sectores de la población, que en el pasado, vivían en “villas miserias”. Es una realidad que abarca desde el cambio radical en condiciones de vida al usufructo de los servicios sanitarios, educación y otros. Mostrando escenas de la demolición de edificios de apartamentos y la construcción de nuevos edificios de apartamentos, la película presenta el choque entre el sistema de valores condenado a desaparecer y el nuevo sistema de valores que comienza a afianzarse como parte de las aspiraciones de la nueva sociedad en el proceso de contrucción.

Este conflicto se expresa dramáticamente en la relación entre los tres protagonistas., cada uno de los cuales representa un nivel diferente de evolución dentro del entorno social en que viven. Yolanda es una mujer que se identifica totalmente con el proceso revolucionario, tratando de crear cambios en ese mundo, al cual está conectada por su trabajo y por sus lazos emocionales. Mario es un hombre atravesando un periodo de transición, dividido entre las percepciones y valores originarios del mundo en el que nació y los de de la nueva realidad, contribuyendo al mismo tiempo entusiásticamente a la contrucción de la nueva sociedad socialista. Humberto, a su vez, es el prototipo del individuo alienado que no puede adaptarse a las nuevas normas de una conducta social a no ser a través de coerción.

De cierta manera, ha sido un aporte importante a uno de los objetivos fundamentales de la cinematografía cubana, para abordar nuestros problemas de hoy en día desde un punto de vista crítico. La película lo logra debido al talento de Sara Gómez, su realizadora, cuya sensibilidad, inteligencia y capacidad creadora  se ven demostradas en forma convincente en este su único largometraje debido a su muerte prematura.

Leave a Reply