Quinto Festival de Cine Cubano en Minneapolis

Ciudad en rojo: La Reivindicación de los jóvenes de Santiago de Cuba

Domingo 30 de Marzo, 4pm,  Teatro St. Anthony Main en Minneapolis

Por: Gilberto Calderón Romo

Cineforever

“Ciudad en rojo” (ICAIC 2009) *plantea una reflexión sobre la violencia desde aquellos que no tienen vocación por la violencia, de quienes se ven empujados a ella. Cuando la violencia es impuesta, para recuperar la paz, a veces no queda otra opción que una respuesta también violenta, una violencia que pudiera considerarse legítima y de defensa pero que también es violencia y deja su huella en el ser humano. Esta reflexión no transcurre en abstracto sino que se desprende de una relectura de los personajes y la acción de la novela “Bertillón 166” y de la propia historia de Santiago de Cuba.

Tal vez por ser un producto tardío de la Revolución Cubana, la película Ciudad en Rojo (ICAIC, 2008) coproducida con Venezuela y bajos los auspicios del programa Ibermedia, dirigida por la santiaguera Rebeca Chávez, no es un canto apologético del movimiento que terminó en Cuba con el gobierno de Fulgencio Batista el 1 de enero de 1959, ni una loa  a los sempiternos dirigentes barbudos.

De talante discreto, Rebeca Chávez se ha pasado la vida colaborando a la sombra de grandes directores como el documentalista Santiago Álvarez, y ella misma se ha consagrado como una eficaz realizadora en la especialidad. Tal cosa se pone de manifiesto en ésta su primera gran incursión en el género de ficción, por el cuidado casi miniaturista con el que cuida los detalles y por la minuciosidad con la que consigue el armado completo de la obra.

Ciudad en Rojo, es una elaboración fílmica de la novela Bertillón 166 de José Soler Puig, que mereció amplios reconocimientos en los medios literarios insulares.

Se debe destacar la presencia de los consagrados Albertico Pujol (1960) y Patricio Wood (1961), rodeados esta vez, de un conglomerado de jóvenes frescos que además, dan perfectamente el tipo de los que existieron en los años 50 del siglo pasado, que es cuando la trama ocurre.

La ambientación del Santiago de Cuba de aquella época es notable, ya que se reconstruyó un fragmento de la zona comercial, se vistió a los personajes según la moda de la época y se utilizaron vehículos que en Cuba siguen  circulando, mientras en otros países son apreciadas piezas de museo.

El guión de la misma directora, es sobresaliente por su concisión y eficacia. Utiliza los modismos insulares y los ciñe estrictamente a la acción. La dirección de actores es pertinente y el desempeño de éstos, es puntual sin alardes melodramáticos ni exageraciones. Rebeca Chávez consigue que el hilo de tensión se mantenga del principio al final, con un suspenso al borde del abismo.

 

 

Leave a Reply