¿Puede Minnesota al menos estar de acuerdo en que el horario de verano apesta?

Por: Hannah Jones – City Pages

Somos un país cada vez más dividido.

Demócratas contra republicanos, Boomers contra Milenios, gecs contra gente que no sabe lo que son los gecs y nunca lo sabrán.

Pero tal vez, sólo tal vez, todos podemos estar de acuerdo en que el horario de verano es terrible y debería morir.

Eso es lo que el representante Mike Freiberg (DFL-Golden Valley) espera, de todos modos. Es uno de los varios legisladores que tratan de reintroducir un proyecto de ley para hacer el cambio de horario permanente y durante todo el año. Dice que la inspiración es bastante… personal.

“Tengo hijos de siete y diez años, pero el entrenamiento de sueño fue una gran producción para ellos”, dice Freiberg. Después de hacer que se acomodaran a una rutina y durmieran toda la noche, bum, por “ninguna razón”, los relojes tenían que cambiar y tenían que empezar de nuevo.

No fue sino hasta después de que Freiberg se involucró en este proyecto de ley que se enteró de que varios estudios han demostrado que interrumpir el horario de sueño de esta manera puede ser malo para el corazón, el cerebro y cualquier cosa que se planee hacer con las próximas 14 horas de vigilia. Algunos incluso han relacionado el comienzo del horario de ahorro de luz diurna en la primavera con un breve pico en los accidentes de coche, probablemente debido a que los conductores no descansan adecuadamente.

“No parece servir para nada en la sociedad moderna”, dice Freiberg, excepto para arruinar nuestras vidas rutinariamente. De hecho, hubo dos semanas extrañas en 1965 cuando Minneapolis estaba literalmente a una hora detrás de St. Paul gracias a una peculiaridad del horario de verano. Algunos negocios se negaron a adelantar sus relojes, nadie sabía quién llegaba tarde y quién temprano, y casi todos lo odiaban hasta que el Congreso aprobó la Ley de Tiempo Uniforme y los puso de nuevo en la misma página.

La propuesta de Freiberg tiene un apoyo bipartidista, y podría ser uno de esos temas que trasciende la política y la lealtad al partido. Aun así, no tuvo mucha fuerza el año pasado, posiblemente debido a los esfuerzos más urgentes para aprobar el presupuesto estatal. Sin un presupuesto del que preocuparse este año, él y sus camaradas esperan que el proyecto de ley tenga una mejor oportunidad.

Hasta ahora, todo bien.

“El proyecto de ley se está moviendo”, dice la patrocinadora del Senado Melisa Franzen (D-Edina). Puede ser llevada a la Cámara de Representantes en cualquier momento, el Senado (controlado por los republicanos) no está muy lejos, y ni Freiberg ni Franzen han encontrado mucha resistencia a la idea.

“He recibido correos electrónicos [de] gente preocupada por la oscuridad de la mañana, pero creo que, en Minnesota, tenemos bastante familiaridad con menos luz durante ciertas épocas del año”, dice Franzen.

Freiberg escucha principalmente a personas que tienen opiniones diferentes sobre si debiéramos cambiar al horario diurno y tener esa hora extra por la tarde, u optar por la hora estándar y tener mañanas más claras y luminosas.

“He escuchado de algunos madrugadores, pero parecen ser una minoría”, dice.

Espera que, con un poco de suerte, su proyecto de ley llegue al pleno de la Cámara justo en el momento en que adelantamos nuestros relojes – el 8 de marzo de este año – y nos preguntemos colectivamente una vez más por qué demonios hacemos esto.

http://www.citypages.com/news/can-minnesota-at-least-agree-daylight-saving-time-sucks/568256131