Pistolero de Virginia Beach había notificado a su jefe sus planes de renunciar

Associated Press – MPR News

El pistolero que atacó a sus colegas en un edificio de oficinas del gobierno de Virginia Beach renunció a su trabajo por correo electrónico antes del tiroteo, según informó un funcionario de la ciudad el domingo, mientras las autoridades buscaban un motivo por el ataque que mató a 12 personas.

Los funcionarios no dieron ninguna indicación de por qué DeWayne Craddock, de 40 años, había notificado a su superior de sus intenciones de dejar su trabajo como ingeniero civil en el Departamento de servicios públicos. Era un empleado “en buen estado” y mostraba desempeño de trabajo “satisfactorio”, dijo el Gerente de la ciudad, Dave Hansen.

El jefe de la policía James Cervera describió una escena caótica cuando los oficiales entraron en el edificio y persiguieron al asaltante atravesando un área de oficinas estrecha que el jefe lo comparó con un laberinto o un panal de abejas. Intercambiaron fuego en un tiroteo prolongado. Cervera no sabía cuántas rondas se dispararon, pero dijo que estaba “en las decenas.”

“En el mundo policial, si hay más de tres a cinco disparos es una larga batalla”, dijo.

En un momento, el sospechoso les disparó a los oficiales a través de una puerta y un muro he hirió a un oficial, a quien le salvó su chaleco antibalas. Luego se detuvo el fuego, y la policía se dio cuenta que el pistolero estaba atrapado en una oficina.

Cuando entraron en la oficina, se llevaron al asaltante herido bajo custodia y le dieron primeros auxilios, dijo Cervera. Lo sacaron de la escena en ambulancia 36 minutos después de que los oficiales llegaran y murió en un hospital. Un examinador médico determinará si fue herido por la bala de un oficial o por el suyo, dijo el jefe.

No había indicios de que buscara atacar a ninguna persona específicamente. Cervera dijo que los investigadores están relocalizando las actividades del pistolero el día del ataque, usando su tarjeta electrónica de acceso para rastrear sus movimientos a través de áreas seguras del edificio. También están revisando su vida personal y profesional tratando de encontrar un motivo.

“Ahora mismo no tenemos nada evidente”, dijo. “No hay nada obvio. Pero estamos trabajando en ello. “

Craddock parecía no haber tenido antecedentes criminales, por lo cual era elegible para comprar armas. Los investigadores del gobierno identificaron dos pistolas de calibre 45 usadas en el ataque, y todo indica que las compró legalmente en 2016 y 2018, dijo Ashan Benedict, el agente especial regional para la oficina de alcohol, tabaco y armas de fuego. El jefe de la policía dijo que al menos uno tenía un supresor de ruidos.

Los funcionarios de la ciudad pronunciaron el nombre del pistolero sólo una vez y dijeron que no lo mencionarían de nuevo.

Los oficiales encontraron víctimas por todo el edificio, entre tres pisos. Entre los muertos había otros cuatro ingenieros que trabajaban para mantener las calles y proteger los humedales y tres agentes de derecho de paso que revisaban las líneas de propiedad. Otros incluyeron un empleado de cuentas, un técnico, un asistente administrativo y un coordinador de proyectos especiales. Entre todos, habían servido a la ciudad de Virginia Beach por más de 150 años.

La 12ª fatalidad fue un contratista que estaba en el edificio buscando un permiso.

Al menos otras cuatro personas que resultaron heridas permanecieron hospitalizadas en estado crítico el domingo.

En la casa del sospechoso, se encuentra una nota escrita a mano departe de su familia expresando sus condolencias a las víctimas. Compañeros de trabajo lo describieron como tranquilo, agradable y educado, y los vecinos dijeron que le gustaban los coches y el fisiculturismo.

Dos trabajadores de la ciudad dijeron el domingo que tienen suerte de estar vivos después de venir cara a cara con el pistolero durante su ataque.

Terry Inman, un empleado de cuentas en el Departamento de servicios públicos de la ciudad, dijo que se dio la vuelta y vio a Craddock parado allí con un arma. Inman dijo que le dijo: “¡DeWayne, detente!”

“Se volvió y me miró directamente, pero no me vio. Me miró directamente a la cara, y no me vio ahí parado porque no levantó el arma. Ni siquiera dio indicación de que vio a alguien allí “, dijo Inman al Associated Press. “Para mí, ese fue el Espíritu Santo que causó algo en ese hombre hasta el punto en que no vio a Terry Inman parado allí.”

Un colega de Inman, Ned Carlstrom, cruzó caminos con el pistolero tres veces y se vieron a los ojos dos veces. Sólo puede adivinar que Craddock le perdonó porque estacionaban cerca uno del otro y a menudo tenían conversaciones amigables por la mañana mientras caminaban hasta la entrada del edificio.

“Tenía el arma a su lado. Estaba tan cerca de mí. Movió su brazo hacia afuera y casi me golpeó con el arma. Así de cerca estábamos “, dijo Carlstrom. “Pero nunca me levantó el arma. Solo me miró brevemente. “

Inman dijo que no sabía de ninguna agitación en la vida de Craddock.

“Siempre ha sido un tipo positivo, sólido como una roca. Siempre llevaba una sonrisa en la cara “, dijo Inman. “Nada en su carácter me haría pensar: ‘ este tipo va a venir y matar a 11 de mis colegas… 12 personas que trabajan en el mismo edificio. “

https://www.mprnews.org/story/2019/06/02/virginia-beach-shooting-update