Perspectiva del Congreso de Estados Unidos de la relación bilateral una visión alentadora para México

Por Luis Manuel DE LA TEJA

El gobierno del presidente Peña Nieto es visto desde Estados Unidos con cierto optimismo, sobre todo por las reformas estructurales que el Congreso mexicano ha aprobado.

El potencial para una cooperación energética, más fuerte con México ha emergido como una nueva área de interés, mientras que los temas del agua en la región del Rio Grande han re-emergido como un tema de disputa.

Algunos asuntos bilaterales son de corto plazo y otros de largo, ejemplo migración y seguridad en la frontera dependerá de que se promulgue la Ley de Migración. Se necesita también acción del Congreso para que el Acuerdo Transfronterizo de Hidrocarburos entre Estados Unidos y México, sobre el manejo de los recursos en el Golfo de México, firmado en febrero de 2012 entre en vigencia.

La migración es un tema central de la relación y cualquier política en ese sentido es de total interés de ambos. Estados Unidos ha tomado multitud de medidas para estrechar la seguridad y reforzar las leyes, a la par que ha legalizado a más de 3 millones de mexicanos desde 1986 y se espera que al destrabarse las impugnaciones de las medidas administrativas migratorias se regularice el estatus de 5 millones de connacionales de los 11 millones de indocumentados.

México, ha contribuido mucho a frenar la migración transfronteriza y ha prometido aplicar la Ley en migración legal, reforzar la seguridad de ambas fronteras y crear oportunidades para los trabajadores mexicanos. Hoy día el tema central es la propuesta del Presidente Obama  de una Reforma Migratoria Integral.

Una parte de este debate es si México debía tener un tratamiento como “caso especial” por el volumen de su migración, como se hizo con la Ley Simpson Rodino y lo que tendría que comprometer México, es como debería ser la cooperación y como mejorarla.

En materia de seguridad, la iniciativa Mérida se sostiene en 4 pilares: 1) Desestabilizar al crimen organizado; 2) Institucionalizar el Estado de Derecho; Construir la Frontera del Siglo XXl; y 4) Construir comunidades fuertes y resistentes.

Derechos humanos y Reforma Judicial. El Congreso está preocupado porque la lucha contra el narcotráfico se haga con pleno respeto a los Derechos Humanos y de hecho se ha condicionado la ayuda al cumplimiento de este objetivo. La ayuda estadounidense se ha enfocado a apoyar los esfuerzos del sistema judicial que se considera ineficiente, como una forma de hacer los esfuerzos anticrimen más efectivos y reforzar el Estado de Derecho en México. El Congreso de Estados Unidos ha puesto dinero para apoyar la transición de un sistema inquisitorial a uno oral y acusatorio.

2) El comercio es importante por la proximidad. El mecanismo es el TLCAN vigente desde 1994. La mayor parte de los estudios muestran que los efectos económicos netos del TLCAN en ambas economías han sido pequeños pero significativos. Este es un tema que el Congreso Norteamericano le presta atención continua; aunque no es un tema percibido negativamente por la opinión pública norteamericana que estima que es un instrumento que beneficia más a México que ha EU que percibe que la Unión Americana pierde empleos por este instrumento, siendo que cuatro empleos en EU son creados por el TLCAN.

El tema se ha movido ahora al Dialogo de Alto Nivel en donde la competitividad y el comercio son las puntas centrales, como dijera el Vicepresidente Biden encaminado a “promover el crecimiento económico mutuo, la creación de empleo y la competitividad. Igualmente se participa en otras negociaciones comerciales como el TPP siempre en concordancia con los lineamientos de Washington, además de ser México parte de la Alianza del Pacífico. El Congreso 113 sigue monitoreando las instituciones del TLCAN como la COCEF y Banco de Norteamérica (NADBANK).

En 2011, el mandato del Banco fue ampliado más allá de promover y financiar proyectos de protección medioambiental a lo largo de la frontera, para incluir proyectos encaminados a desarrollar energías alternativas. Algunos tomadores de decisión oficiales apoyan esta medida pero debe pasar por ambos gobiernos.

Expertos han propuesto desarrollar un Fondo de Inversión de Norteamérica para ayudar a cerrar la brecha de ingreso entre México y sus vecinos del Norte, un poco como la Unión Europea con un arancel externo común para facilitar el comercio y ahondar en la integración; desarrollar una aproximación de cooperación y promover la convergencia regulatoria.