Padre dice que su hijo pudo haber buscado una confrontación policial mortal

Brandt Williams y Tim Nelson-MPR

Los documentos judiciales presentados en relación con un tiroteo fatal de la policía de Richfield indican que la familia del hombre muerto cree que se sentía abatido y pudo haber buscado un enfrentamiento fatal.

Christofer beck, un investigador de la Oficina del Sheriff del Condado de Hennepin, presentó una orden judicial en busca de información en Facebook sobre el tiroteo del 8 de septiembre de Brian Quiñones.

Quiñones, de 30 años, había transmitido en vivo el incidente en Facebook desde un teléfono montado en el salpicadero de su coche mientras la policía lo seguía y finalmente le disparó y lo mató.

La solicitud de orden de registro, aprobada por un juez de distrito del condado de Hennepin, dice que William Santiago, un recluso de 55 años que cumple una sentencia de robo en la prisión estatal de Stillwater, dijo a los funcionarios del Departamento de Correcciones e investigadores del condado de Hennepin que Brian Quiñones era su hijo y había estado sufriendo por problemas personales en las últimas semanas.

“El Sr. Santiago declaró que Quiñones-Rosario acuyó a varios miembros de la familia antes de su muerte y ‘agradeció’ a cada uno de ellos…”, dice la declaración jurada de la orden. “El Sr. Santiago declaró “sí” a los miembros del personal del MN DOC cuando preguntaron al Sr. Santiago si las acciones de Quinones-Rosario esa noche tenían el propósito de ‘suicidio a manos de policía'”.

En la declaración jurada no estaba claro cómo el Sr. Santiago se enteró de las acciones de su hijo desde Stillwater.

La orden dice que Santiago habló más tarde con Nybeck en persona. En la entrevista, Santiago dijo que Quiñones le había dicho a sus familiares que no tenía amigos y que su relación con su hijo de 12 años había sido tensa.

La orden de registro pide específicamente acceso a los mensajes privados de Facebook de Quiñones, diciendo que pueden tener pistas de las intenciones de Quiñones antes del tiroteo, y que pueden reflejar su “estado de ánimo” antes del encuentro con la policía de Edina y Richfield.

“Los registros vienen próximamente”, dice un recibo adjunto a la orden.

Dos agentes de policía de Edina y tres policías de Richfield fueron identificados como los policías involucrados en el incidente. Ninguno llevaba cámaras corporales. Los cinco fueron puestos en licencia administrativa pagada después del tiroteo.

https://www.mprnews.org/story/2019/09/23/father-says-son-may-have-sought