Obama anuncia alivio migratorio para cinco millones de indocumentados

Washington (NTX).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció hoy un plan de alivio migratorio que frena la deportación y legaliza la presencia de hasta cinco millones de indocumentados por lo menos tres años.

En un mensaje a la nación desde la Casa Blanca, Obama dejó en claro que sus acciones no otorgan el derecho a la ciudadanía estadunidense o a permanecer en el país de manera indefinida, ya que esos beneficios sólo pueden ser conferidos por el Congreso.

“Todo lo que estamos diciendo es que no vamos a deportarte”, subrayó.

Obama, quien sostuvo que tiene la autoridad legal para hacer los cambios de manera ejecutiva, explicó que sus acciones buscarán fortalecer la seguridad fronteriza, cambiar las prioridades de deportación y dar alivio a padres de ciudadanos o residentes.

“Sé que algunos de los críticos de esta acción la llaman amnistía. No lo es. Amnistía es el sistema migratorio que tenemos hoy, millones de personas que viven aquí sin pagar sus impuestos o jugar bajo las reglas”, aseveró el mandatario.

Las acciones de Obama incluyen la creación de un nuevo programa de acción diferida para frenar las deportaciones de personas que son padres de ciudadanos estadunidenses o residentes permanentes legales y han vivido en Estados Unidos por cinco años.

Se estima que el nuevo programa podría beneficiar a unos 4.1 millones de los 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

Las personas podrán solicitar la cancelación temporal de órdenes de deportación y la obtención de permisos de trabajo con vigencia de tres años si proporcionan toda su información, presentan datos biométricos, se confirma que no tienen antecedentes penales y pagan sus impuestos.

Su plan contempla asimismo la ampliación del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) para que cubra a más inmigrantes que vinieron a Estados Unidos siendo pequeños, incluidos aquellos que entraron a Estados Unidos antes de 2010.

Se estima que beneficiará a 270 mil personas adicionales a los 600 mil jóvenes que obtuvieron la protección de DACA desde 2012.

Estas acciones surgen en momentos que una mayoría de los estadunidenses apoya una legalización de los indocumentados, pero está dividido sobre la conveniencia de hacerlo sin el apoyo del Congreso.

Obama ha dejado claro que se vio forzado a actuar ante la inacción del Congreso, donde los republicanos evitaron someter a votación la iniciativa de ley migratoria aprobada en junio del año pasado por el Senado, controlado por los demócratas.

En su mensaje, el presidente estadunidense sostuvo que si los republicanos hubieran permitido el voto de la propuesta senatorial, hubiera sido aprobada y promulgada.

“Pero durante un año y medio, los líderes republicanos en la Cámara de Representantes han rechazado permitir ese voto simple”, deploró.

Obama lamentó que el actual sistema obligue a los inmigrantes indocumentados a vivir “en las sombras” o arriesgar la división de su familia.

“Así ha sido durante décadas. Y durante décadas no hemos hecho nada al respecto”, señaló.

Aunque los republicanos han amenazado con demandar a Obama por el uso de sus facultades ejecutivas y volver retirar los fondos para la implementación de sus acciones en migración, algunos de sus legisladores reconocieron que sus opciones son limitadas.

El liderazgo republicano se ha rehusado, por su parte, a seguir las propuestas de los sectores conservadores más radicales que demandan el cierre del gobierno federal para presionar a Obama a retirar sus acciones en materia de migración.