Nuevas restricciones en Minnesota para bares, restaurantes y gimnasios por el alza en casos de COVID-19

Por MPR News y Star Tribune

 

Nota: A la hora de imprimir esta publicación, los detalles de las nuevas órdenes no se habían compartido. Los detalles se pueden encontrar en mn.gov/covid19/

 

El gobernador Tim Walz anunció nuevas restricciones el miércoles 18 de noviembre, para disminuir la propagación de COVID-19.

 

Los bares y restaurantes estarán limitaros a solo ofrecer servicios de comida para llevar durante las próximas 4 semanas, según una fuente que conoce las restricciones. Las nuevas restricciones también incluirán una pausa temporal en las actividades deportivas juveniles.

 

Las nuevas restricciones entrarán en vigor el viernes 20 de febrero.

 

Las restricciones llegan días después de que el gobernador implementara un toque de queda a las 10 p.m. para bares y restaurantes y pusiera restricciones a los asientos de los bares y a los juegos.

 

Los investigadores de salud del estado han identificado bares, restaurantes, gimnasios, deportes juveniles y reuniones sociales como fuentes de transmisión de COVID-19 en el brote actual.

 

“La propagación en la comunidad está rampante ahora en Minnesota”, dijo el Gobernador Tim Walz en una rueda de prensa el martes. “La idea que podemos seguir como hasta ahora no está apoyado por los hechos”.

 

Las cifras de COVID-19 de Minnesota – sus recuentos diarios y acumulativos de infecciones, pruebas, hospitalizaciones y muertes – son alarmantes y están empeorando.

 

Aun estando a mitad de mes, el estado se acerca rápidamente a los 100.000 casos nuevos en noviembre solamente. Esta es casi la mitad del total de casos del estado – 236.949 – desde marzo.

 

Casi 500 personas han muerto por COVID-19 en Minnesota este mes, y es probable que el estado haya perdido un total de 3.000 personas por la enfermedad desde el comienzo de la pandemia hacia finales de la semana.

 

Más de 1.600 personas están ingresados en los hospitales de Minnesota debido a COVID-19, y más de 300 necesitan cuidados intensivos. Los hospitales del estado, escasos de personal y capacidad, se están preparando para lo que esperan que sea una ola de nuevos pacientes, nuevos casos, nuevos ingresos en la UCI (unidad de cuidados intensivos) en las próximas semanas, a medida que las personas enfermas que se han contagiado durante la reciente oleada se ponen más graves.

 

Y mientras que las pruebas a nivel estatal se han expandido dramáticamente, la tasa de pruebas no se acerca a la tasa de crecimiento de nuevos casos.

 

Toda la semana, los funcionarios estatales han estado suplicando a los minesotanos que no se reúnan con nadie fuera de su hogar inmediato para el Día de Acción de Gracias. También pidieron a los estudiantes universitarios que consideren no ir a casa por las fiestas.

 

Se esperan más restricciones en el anuncio de Walz. Los funcionarios de salud pública, por ejemplo, han identificado recientemente que los deportes juveniles son una fuente creciente de transmisión de COVID-19. Han dicho que los estudiantes atletas se están infectando en el campo y fuera de él, y que llevan el coronavirus con ellos a los edificios escolares y otros entornos – aumentando los riesgos de contagiar a otros.

 

Los bares y restaurantes, que ya han estado operando bajo varias restricciones, también son muy parecidos, y han sido vinculados a brotes  través de todo el estado.

 

En la primavera, Walz impuso restricciones que limitaban los bares y restaurantes a solo comida para llevar, durante los esfuerzos iniciales del estado por aplanar la curva del coronavirus, y luego fue aflojando gradualmente las restricciones a medida que pasaba el verano.

 

Pero en la primavera, los trabajadores cuyos empleos fueron eliminados o suspendidos pudieron recibir $600 de alivio de la ley federal CARES, el proyecto de ley de estímulo económico promulgado en marzo. Desde entonces, ese alivio ha expirado, y esta vez, los impactos en la industria de la hospitalidad podrían ser más dolorosos financieramente.