Niños migrantes narran su drama y claman ayuda a legisladores de EUA

“No quiero regresar a mi país, en los Estados Unidos me siento más seguro, y con mi mamá no tengo que tener miedo todo los días”

 

WASHINGTON (NTX).- Tres menores centroamericanos que llegaron solos a Estados Unidos para huir de la violencia y la pobreza en sus países, pidieron al Congreso estadunidense mantener la legislación que les otorga el derecho de asilo.

En una audiencia convocada por el grupo parlamentario progresista de la Cámara de Representantes, los menores presentaron su testimonio de las condiciones que los orillaron a emigrar.

Saúl Martínez, de 13 años, originario de El Salvador, relató que llegó en abril pasado a Estados Unidos, luego de presenciar un asesinato fuera de su casa, a donde teme regresar por temor a represalias de la pandilla Mara Salvatrucha que trataron de reclutarlo.

“No quiero regresar a mi país, en los Estados Unidos me siento más seguro, y con mi mamá no tengo que tener miedo todo los días”, dijo el menor a una veintena de legisladores demócratas.

El niño, que permanece en custodia de su madre que vive en York con cuatro hijas, describió las condiciones en las que permaneció casi dos semanas en un centro de detención, al que fue enviado tras cruzar el Río Bravo y ser detenido por agentes de la Patrulla Fronteriza.

Indicó que estuvo confinado en dos espacios, cada uno con unos 200 menores, en donde sólo había un baño sin puertas, y donde pasó hambre y frío.

Relató que los niños con conductas no aprobadas por los oficiales eran castigados, esposados a la intemperie fuera de la bodega utilizada como albergue, y pidió: “no maltraten a los niños que llegan a Estados Unidos”.

“Lo único que pido es que no los deporten, porque allá en Centroamérica hay mucha delincuencia, matan a las personas y no quiero eso para todos los niños”, dijo a Notimex el joven, cuya petición de asilo podría definirse en los próximos tres meses.

El congresista Raúl Grijalva agradeció el testimonio de los menores, que, dijo, muestra la realidad de la crisis migratoria.

Nancy Pelosi, líder de la minoría en la cámara baja, indicó la necesidad de la reforma migratoria, y agregó que la crisis de los menores migrantes está en el “el cuerpo y alma” del país.

El panel legislativo destacó que el objetivo de mantener sin cambios la ley de Protección a Víctimas del Tráfico promulgada en 2008, es que todos los menores tengan acceso a un abogado, como los tres jóvenes que comparecieron este martes.

La guatemalteca Mayeli Hernández, otra de las jóvenes que dio testimonio, se dijo nerviosa de relatar ante el panel legislativo el periplo por el que pasó a sus 10 años.

“Por favor, ayuden a proteger a los niños como yo o mi hermana, ellos no pueden regresar a sus países porque son muy peligrosos y muy pobres”, anotó en su comparecencia.

Hernández se dijo afortunada de haberse reunido con su madre en la ciudad de Nueva York, “pero también me siento triste por todos los niños que están cruzando la frontera y los regresan a su país o los deportan”, dijo a Notimex.

Asimismo, Dulce Medina, de 13 años, también originaria de Guatemala, señaló que los niños que están en centros detención y albergues en la frontera no tienen culpa de la violencia que ocurre en sus países.

“Yo sé que este es otro país, que no es el de nosotros, pero sería demasiado injusto en no darles oportunidad a venir, a tener un mejor futuro, algo que no podemos tener en los nuestros por la pobreza y por tanta delincuencia”, dijo a Notimex luego de su comparecencia.

La representante de Chicago, Jen Schakowsky, pidió disculpas a los menores por las condiciones que privan en los albergues y expresó su expectativa porque hayan mejorado.

Indicó que en una visita a un albergue en Texas atestiguó las bajas temperaturas en las instalaciones y durante la noche recogió el testimonio de un menor, al que uno de los guardias de la Patrulla Fronteriza le dijo: “esto es por lo que viniste a Estados Unidos”.

“Nosotros hablamos con los niños todos los días y escuchamos sus historia, por eso nos enoja que el Congreso quiera quitarles protecciones, porque son niños y necesitan ayuda”, señaló Brian Johnson, abogado que da servicios gratuitos a los niños inmigrantes.

 

Oferta de trabajo agrícola mexicana disminuye en EUA

La oferta de trabajadores migrantes mexicanos para labores agrícolas en Estados Unidos disminuyó en forma considerable en los últimos años, lo que ocasiona consecuencias de largo alcance, de acuerdo con investigadores de la Universidad de California en Davis

 

La disminución es consecuencia de los cambios estructurales a largo plazo en la oferta de mano de obra mexicana y no de la recesión económica o aumento de la vigilancia fronteriza en Estados Unidos, según los investigadores J. Edward Taylor y Diane Charlton.

El estudio advierte que esta mengua en la mano de obra mexicana tiene implicaciones de largo alcance no sólo para la competitividad de los campos agrícolas estadunidenses, sino también para la economía mexicana.

Sugiere que aun cuando la vigilancia fronteriza y la violencia en la zona pueden disuadir a los migrantes a viajar hacia Estados Unidos, los trabajadores mexicanos tienen cada vez menos incentivos para realizar labores agrícolas tanto en Estados Unidos como en México.

En México se está dando un cambio consistente con las tendencias globales, de dejar los trabajos agrícolas por oficios u ocupaciones no agrícolas.

La investigación señala que el crecimiento económico en México ha aumentado la demanda tanto de los trabajadores agrícolas como de los no agrícolas, pero la creciente educación de su población ha reducido el número total de trabajadores no calificados en la zona rural del país.

“Si esto es correcto, la implicación política obvia es que la reforma migratoria no va a resolver la escasez de trabajadores agrícolas de Estados Unidos a largo o incluso a corto plazo”, advierte.

La disminución de migrantes, junto con la competencia de los campos agrícolas en México, motiva a que se tenga que incrementar el salario mínimo que se necesita para inducir a que nuevos trabajadores agrícolas mexicanos viajen hacia el norte en busca de trabajo.

Los agricultores estadunidenses deberán ajustarse ahora a un suministro de mano de obra agrícola mucho menos abundante en las huertas estadunidenses, indica el estudio.

La escasez de mano de obra y el aumento de los salarios agrícolas reales crean incentivos para cambiar tanto la elección de cultivos, como métodos de administración y producción.

El estudio concluye que los productores agrícolas estadunidenses deben cambiar a cultivos que utilicen menos mano de obra.

También sugiere que deben comenzar a buscar trabajadores migrantes procedentes de países distintos de México e invertir en tecnologías agrícolas que ahorren mano de obra y en prácticas de administración de campos.