Niña de siete muere en la frontera No recibió atención médica durante 90 minutos

Washington – Julia Ainsley, Jacob Soboroff y Cal Perry

Una niña guatemalteca de siete años que murió bajo la custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU. esperó una hora y media antes de recibir atención médica de emergencia después de mostrar síntomas, informaron las autoridades.

El incidente plantea preguntas sobre los procedimientos de emergencia de la Patrulla Fronteriza y las tácticas dilatorias de la administración Trump con los inmigrantes en los puertos legales de entrada.

Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin y su padre fueron detenidos después de cruzar ilegalmente la frontera hacia Nuevo México con su familia y más de 160 inmigrantes. El área remota donde fueron retenidos, conocido como Antelope Wells, no cuenta con personal médico, dijeron los funcionarios.

Antes de que el grupo saliera de Antelope Wells en autobús para ser trasladado a una estación fronteriza, su padre informó que la niña estaba enferma y vomitando. Cuando llegó a la estación fronteriza una hora y media después, ya no respiraba. Fue revivida dos veces por el personal de emergencia y luego transportada por aire a un hospital en El Paso, Texas, donde murió de un paro cardíaco con su padre a su lado.

La niña estaba severamente deshidratada; sin embargo, los funcionarios dicen que los migrantes tenían acceso a agua en Antelope Wells.

Un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional dijo: “Desafortunadamente, a pesar de nuestros mejores esfuerzos y los mejores esfuerzos del equipo médico que atendió a la niña, no pudimos detener esta tragedia”.

El incidente plantea dudas sobre los procedimientos de emergencia del CBP y la política de la administración de Trump de demorar a los inmigrantes en los puertos legales de entrada, obligándolos a decidir entre esperar de semanas a meses en ciudades fronterizas peligrosas o viajar a través de zonas peligrosas a lo largo de la frontera.

El comisionado del CBP, Kevin McAleenan, declaró ante el Congreso el martes que las estaciones fronterizas no fueron construidas para atender niños. En noviembre, más de 25,000 inmigrantes cruzaron como parte de familias con niños y más de 5,200 niños cruzaron sin un tutor.

“Nuestra infraestructura es incompatible con esta realidad. Nuestras estaciones de patrulla fronteriza y puertos de entrada se construyeron para atender principalmente a adultos solteros varones en custodia. No a familias ni a niños”, dijo McAleenan.

Los demócratas de la Cámara de Representantes exigieron que el inspector general interino John Kelly lanzara una investigación.

“Debido a la gravedad de esta tragedia y las muchas preguntas que quedan, le pedimos que inicie una investigación sobre este incidente, así como las políticas o prácticas de CBP que pueden haber contribuido a la muerte de la niña”, según una carta firmada por los representantes Jerrold Nadler, D-N.Y., Zoe Lofgren, D-Calif., Joaquín Castro, D-Texas, Pramila Jayapal, D-Wash. Y Lucille Roybal-Allard, D-Calif.

“La investigación también debe examinar si es apropiado retener a los niños en las estaciones de la Patrulla Fronteriza,  los cuales no fueron diseñadas para retener a niños”.

La Oficina del Inspector General dijo en una declaración que investigaría la muerte de la niña

Defensores de la inmigración han criticado a la administración de Trump por no contar con personal suficiente en los puertos de entrada para procesar las solicitudes de asilo de los inmigrantes que cruzan legalmente y por no hacer lo suficiente para abordar las preocupaciones humanitarias de los inmigrantes que hacen viajes peligrosos entre los puertos de entrada legales.

El grupo humanitario No More Deaths ha publicado videos de agentes fronterizos que han destruido galones de agua que sus voluntarios han dejado en el desierto para los inmigrantes deshidratados.

https://www.nbcnews.com/politics/immigration/seven-year-old-girl-who-died-border-did-not-receive-n948071