Nadie se encargó de que no me quedara atrás:

Por qué este padre apoya la Opción Escolar

Por Frank Saldaña

No había un camino claro hacia el éxito para mí, pero tengo la esperanza de que establecer altas expectativas para mis dos hijos prepare el camino hacia un mejor futuro académico.

Los dos asisten a una escuela chárter pública en Huntington Park, la misma comunidad latina de clase trabajadora del Condado de Los Ángeles en la que crecí. Y la mayor diferencia entre la experiencia educativa de mis hijos y la mía es que su escuela les exige más, tanto a los estudiantes como a sus padres.

Se espera que los padres ayuden a los niños con las tareas y que participen en su educación. Periódicamente recibo correos electrónicos que me informan sobre el desempeño de mis hijos en clase. Este tipo de comunicación con los padres disminuye las probabilidades de que los estudiantes se queden atrás a nivel académico.

Otra diferencia significativa entre la experiencia educativa de mis hijos y la mía es lo mucho que se espera de los maestros. En nuestra escuela, la Academia Aspire Antonio Maria Lugo, los maestros y el director trabajan arduamente para promover la preparación para la universidad.

En esta escuela hay un plan concreto para los estudiantes, y yo no contaba con eso en mi educación

 

Arranqué con buen pie

Yo, un niño de una madre soltera, asistía a las escuelas públicas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles. En ese entonces, no había escuelas chárter. Estuve en clases desafiantes (Honors) y clases para estudiantes dotados y talentosos hasta que llegué a la preparatoria.

Me sentía motivado y ansioso por agradar a los demás. Recuerdo cuando estaba en primer grado y resolvía rápidamente los cuadernos de ejercicios de matemáticas junto a otro estudiante avanzado; competíamos para ver quién resolvía los problemas primero.

Cuando estaba en tercer grado, mi mamá fue a una reunión de padres y maestros y la maestra le dijo que yo siempre llegaba a clases con la sección de deportes en la mano. Cuando era chiquito me encantaba leer y buscaba lecturas sobre cosas que me interesaran.

 

Cómo fui quedándome atrás

Cuando llegué a la preparatoria comencé a distraerme. Me concentré en las chicas y descuidé los estudios. También tenía muchas libertades porque mi mamá trabajaba y estudiaba mucho, por lo que yo pasaba mucho tiempo sin supervisión. Por varios motivos (algunos relacionados con la sobre población estudiantil) asistí a cinco preparatorias antes de graduarme.

Pasé de ser un motivado estudiante con excelentes calificaciones, a recuperar créditos para poder terminar con la preparatoria. Tuve la suerte de asistir a un instituto universitario comunitario y de transferirme a la universidad estatal local.

Muchos estudiantes con historias similares a la mía se quedan atrás, en donde nadie supervisa su desempeño en la escuela. Quiero que mis niños se mantengan al día y que sepan que su escuela se interesa por su progreso.

 

Levántense, salgan y hagan algo al respecto

El año pasado, el Consejo del Distrito Escolar Unificado de los Ángeles votó a favor de cerrar la Academia Aspire Antonio Maria Lugo, a pesar de su historial de éxitos como la escuela de mejor desempeño de Huntington Park. Al verme frente a la posibilidad de que mis hijos asistieran a una escuela de vecindario de menor desempeño, me comuniqué con un amigo de mi niñez que actualmente aboga por una educación K-12.º de alta calidad.

Mi amigo me sugirió que apoyara a un candidato que se postuló exitosamente para consejo escolar del distrito y reemplazó a un titular que se oponía a las escuelas chárter. Ref Rodriguez, el nuevo miembro del consejo escolar, se ha comprometido a proteger las escuelas chárter exitosas como Aspire Antonio Maria Lugo, a fin de que las familias tengan más opciones para educar a los estudiantes (como resultado, la escuela de mis hijos permanecerá abierta porque el condado accedió a renovar la licencia chárter de la escuela).

Pienso que todos los niños deben tener la oportunidad de asistir a escuelas de calidad que exijan la excelencia. Es importante que los padres participen porque hacen el papel de ser la voz de sus hijos cuando de votar se trata. Cuando hacemos que los padres participen en la políticas locales de educación podemos elevar nuestras comunidades.

Frank (Cisco) Saldaña es un comediante de Huntington Park, California. Tiene dos hijos, uno en cuarto grado y otro en Kindergarten, en la academia Aspire Antonio Maria Lugo.

Frank se ha presentado en vivo en el Comedy Store, Improv, Laugh Factory, y en radio y televisión, incluyendo Univision y ESPN Radio.