Minnesota está experimentando un aumento en los casos de COVID-19. El Día de

Los casos de COVID-19 van en aumento en Minnesota. El Día de Acción de Gracias no va a ayudar

 

A medida que la pandemia se prolonga durante otro mes, la gente puede estar bajando la guardia. Pero el virus está más extendido que nunca, y una cena tradicional de Acción de Gracias aumenta los riesgos.

 

Por: MinnPost

 

Si estás planeando una cena tradicional de Acción de Gracias – pavo, relleno, pastel y una casa entera llena de miembros de la familia extendida – tal vez quieras reconsiderar este año.

 

En medio de la creciente cantidad de casos de COVID-19, la fiesta amenaza no sólo con propagar el coronavirus entre los miembros de la familia, sino que también podría contribuir a la sobrecarga de un sistema de salud ya estresado.

 

La semana pasada, en medio de los altos niveles de hospitalización y el récord de muertes por COVID-19, el Departamento de Salud de Minnesota regañó a los minesotanos por no seguir las directrices de salud pública. A través de las investigaciones de los casos de COVID-19, el departamento ha vinculado muchos casos a reuniones de amigos y familiares en las que no se toman precauciones para evitar la transmisión.

 

Esas reuniones se están volviendo más peligrosas por un par de razones: En primer lugar, mientras el clima se enfría, organizar una reunión al aire libre – donde el aire que fluye libremente hace que la transmisión sea menos probable – es menos viable.

 

Segundo, los altos niveles de transmisión en todo el estado hacen que sea más probable que alguien en una reunión tenga el virus, incluso sin saberlo, ya que la gente puede transmitir el virus sin mostrar ningún síntoma. En un pico de agosto, Minnesota tuvo un promedio de siete días con 14 casos nuevos por cada 100.000 residentes. Esta medida ha ido en aumento desde septiembre, y aunque hay más pruebas ahora que entonces, datos recientes muestran a Minnesota con un promedio de siete días con 59 casos nuevos por cada 100.000 residentes, además de más hospitalizaciones y muertes, lo que indica que el virus está más difundido de lo que estaba en primavera o verano.

 

La fatiga por el COVID también puede estar jugando un papel en las altas tasas de transmisión, dijo Kumi Smith, profesora asistente de la división de epidemiología y salud comunitaria de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota.

 

“Si uno ha llegado hasta aquí en la pandemia sin que le afecte el COVID o sin que afecte a demasiadas personas de su familia, creo que algunas personas simplemente están permitiendo que su cautela disminuya”, dijo Smith. “Es una especie de refuerzo positivo que si estás bien después de un cierto número de reuniones, asumes que el riesgo para mí puede ser bajo”.

 

La cena de Acción de Gracias presenta algunos riesgos particulares cuando se trata de COVID-19, especialmente si los invitados incluyen abuelos, padres e hijos. Las reuniones multigeneracionales son arriesgadas porque los miembros de la familia de más edad y aquellos con condiciones de salud subyacentes tienen una mayor probabilidad estadística de desarrollar complicaciones graves debido a COVID-19. Si bien los niños en edad escolar no parecen ser una gran fuente de transmisión, no se descarta que sean posibles propagadores del virus, dijo Smith.

 

Si se está considerando la posibilidad de reunirse este año, dado el riesgo, no es una mala idea analizar cómo se sentiría si alguien de la familia se infectara con COVID-19, porque puede suceder, y ha sucedido, dijo Smith, señalando los muchos relatos de reuniones familiares que han resultado en la propagación del coronavirus.

 

“Creo que tendemos a tener mucha precaución cuando estamos cerca o posiblemente expuestos a extraños, pero realmente bajamos la guardia cuando estamos con nuestros seres queridos”, dijo. “Es natural que tendamos a citar a los que están más cerca de nosotros, pero este virus es realmente nefasto y se aprovecha de nuestra voluntad de bajar la guardia”.

 

Tensión en el sistema

 

Los parámetros de COVID-19 están empeorando no sólo en Minnesota, sino también en los estados circundantes, y el Día de Acción de Gracias tiene el potencial de poner una presión adicional en los sistemas de salud.

 

Incluso estar en el hospital por un día añade tensión al sistema de salud y crea una demanda de equipo de protección personal – máscaras, batas y protección ocular – que los trabajadores de salud usan, dijo el Dr. Aditya Shah, un consultor en enfermedades infecciosas en la Clínica Mayo

 

También afecta a la atención médica no relacionada con el coronavirus, ya que los médicos y enfermeras son desviados a las salas de COVID-19.

 

Además, todo el COVID-19 en la comunidad pone a prueba el sistema de atención médica al hacer más probable que los médicos, enfermeras y cuidadores estén expuestos al coronavirus y necesiten ponerse en cuarentena, o incluso enfermarse.

 

“Digamos que estoy expuesto en el DMV: Estoy expuesto y recibo una notificación de que he estado expuesto y necesito ponerme en cuarentena. Eso me deja fuera de juego durante 14 días. Todos estos son efectos secundarios”, dijo Shah.

 

Cuando los médicos, los trabajadores de salud, las urgencias y las camas de la UCI escasean es cuando lo que sería un caso no grave de COVID-19 se vuelve grave porque el paciente no puede recibir la atención oportuna, dijo Shah.

 

“Por eso debemos asegurarnos de atender a un número cada vez mayor de personas ahora”, dijo Shah.

 

Y no es sólo la COVID-19 lo que preocupa, dijo: también es la gripe. Cada año, a partir de ahora, la gripe y otros virus respiratorios empiezan a propagarse, llenando los hospitales cerca de su capacidad y causando muchas muertes. Este año, no está claro cómo una combinación de COVID-19 y la temporada de gripe podría afectar el sistema de salud, pero podría causar mucha tensión.

 

Alternativas para el Día de Acción de Gracias

 

Sólo porque COVID-19 haga más peligroso reunirse este año no significa que el Día de Acción de Gracias tenga que quedar completamente al margen.

 

Dado que COVID-19 no desaparecerá para el Día de Acción de Gracias, Shah sugirió a las familias que consideren encontrar formas creativas de celebrar la fiesta, como reducir el número de reuniones personales en el hogar o cambiar a reuniones virtuales.

 

Smith propuso algunas opciones no tradicionales que son más seguras que reunirse alrededor de la mesa en el interior, incluyendo tener un Día de Acción de Gracias socialmente distante al aire libre o en un espacio altamente ventilado (aunque hay que tener cuidado con los riesgos de incendio si se usan calentadores).

 

Dado el pronóstico de un clima más frío, “felicito a los que van a tratar de hacer reuniones más seguras, pero también admiro y respeto realmente la resistencia de las familias que podrían estar tendiendo a abstenerse este año de las reuniones familiares en persona”, dijo.