Millones de padres estadounidenses recibirán pronto un subsidio mensual: 4 preguntas contestadas.

Por: Minnesota Reformer

 

El paquete de ayuda del gobierno federal de 1,9 billones de dólares que el Congreso aprobó el 10 de marzo ampliará temporalmente el crédito fiscal por hijos.

 

Este crédito, actualmente fijado en hasta 2.000 dólares anuales por hijo hasta que cumpla 17 años, ascenderá en cambio a 3.600 dólares para los menores de 6 años y a 3.000 dólares para los niños de hasta 18 años durante los próximos 12 meses. A partir de julio, la Agencia Tributaria distribuirá la mitad de este dinero a la mayoría de las familias con hijos en pagos mensuales de 250 o 300 dólares por niño. Hacienda entregará el resto en el momento de pagar los impuestos en 2022.

 

  1. ¿Por qué las familias con hijos reciben estas ayudas?

 

Este programa se basa en la actual desgravación fiscal por hijos, que reduce la carga fiscal de las familias con hijos como forma de compensar parte del coste de su crianza. De todos los grupos de edad en EE. UU., los niños son los más propensos a vivir bajo pobreza.

 

Las familias que se ocupan de niños deben gastar mucho dinero en comida, vivienda, ropa, cuidado de los niños, material escolar y atención sanitaria. Este gasto ha aumentado considerablemente durante la pandemia de COVID-19 para muchas familias, en medio de un aumento pico en desempleo.

 

Estas prestaciones también son útiles para los hogares en los que el sostén de la familia ha conservado su empleo. El coste de los alimentos se ha disparado, y han surgido nuevas necesidades para muchas familias, ya que se han visto obligadas a pagar las matrículas de las guarderías, que han aumentado considerablemente, a contratar tutores privados y a tratar de atender las muchas otras nuevas necesidades de sus hijos creadas por el distanciamiento social.

 

  1. ¿Ofrecen otros países estas ayudas?

 

Al igual que es muy común en todo el mundo proporcionar prestaciones a los ancianos, los discapacitados y los desempleados, proporcionar prestaciones a las familias con hijos es la norma. La mayoría de los países ricos, y muchos otros que no son tan ricos como Estados Unidos, llevan décadas concediendo prestaciones mensuales a los niños.

 

Ya sea en Canadá, Alemania o Estados Unidos, los estudios demuestran que estas ayudas son una inversión en el futuro de una nación. Ayudan a las familias a costear lo que sus hijos necesitan hoy para convertirse en miembros sanos, educados y productivos de la sociedad el día de mañana. Otras investigaciones sugieren que la pobreza infantil le cuesta actualmente al gobierno de Estados Unidos más de un billón de dólares al año.

 

  1. ¿Podría continuar este acuerdo más allá del año fiscal 2021?

 

Sí. El representante Richard Neal, un demócrata de Massachusetts que preside el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, al parecer está tratando de hacer que este beneficio sea permanente. Los Reps. Rosa DeLauro, Suzan DelBene y Ritchie Torres, otros tres demócratas de la Cámara de Representantes, han reintroducido la Ley de la Familia Americana, que aumentaría permanentemente el crédito fiscal por hijos y haría sus pagos mensuales.

 

El senador Mitt Romney, republicano de Utah, propone otro tipo de asignación mensual por hijo. Sustituiría el crédito fiscal y algunos otros programas, lo que hace temer que algunos estadounidenses se beneficien menos si se aprueba su propuesta. Curiosamente, Romney ha pedido que el gobierno realice estos pagos a través del sistema de la Seguridad Social en lugar del IRS.

 

  1. ¿Qué impacto tendrá en la pobreza infantil?

 

Varios expertos han sugerido que este paquete podría reducir la pobreza infantil a la mitad, como se ha informado ampliamente.

 

La pobreza infantil es extremadamente alta en Estados Unidos, en relación con otros países ricos, principalmente porque durante décadas ha gastado menos en apoyar a las familias con hijos. Casi uno de cada cinco niños estadounidenses vive en la pobreza, muy por encima de la media del 12% de los 37 países ricos y de renta media que pertenecen a la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económicos.

 

La legislación propuesta por el presidente Joe Biden incluía varias fuentes de apoyo a las familias con hijos. Un estudio predijo que todo el paquete -incluyendo mucho más que la ampliación de la desgravación fiscal por hijos- reduciría la pobreza infantil en Estados Unidos en un 57%.

 

Muchas de estas disposiciones están en la legislación que el Congreso aprobó, con algunas excepciones notables. Por ejemplo, el paquete de ayuda no incluye un aumento del salario mínimo federal.

 

Aunque un estudio de 2019 también sugería que la ampliación de la desgravación fiscal por hijo podría reducir la pobreza infantil a la mitad, no creo que esta desgravación ampliada -pero temporal- lo consiga. Sí creo que beneficiará mucho a las familias de bajos ingresos y reducirá significativamente las tasas de pobreza infantil. Pero debido a las muchas formas en que la pandemia del COVID-19 ha trastornado la vida de las personas que se enfrentan a dificultades económicas, los resultados anteriores pueden ser excesivamente optimistas para el momento actual.

 

También es importante recordar que el coste de la crianza de los hijos varía enormemente de un lugar a otro. Es evidente que este aumento de la prestación fiscal por hijos significará cosas diferentes para las familias de las distintas partes del país.