México no paga por el muro, lo paga Puerto Rico. Trump le quita 400 millones a la isla para su proyecto

Editado por Luis Hernández con información de NBC

El presidente, Donald Trump, prometió durante su campaña electoral en 2016 que México pagaría por un muro en la frontera compartida. Ahora parece que será Puerto Rico, un territorio estadounidense, el que pagará al menos una parte del polémico proyecto.

El secretario de Defensa, Mark Esper, aprobó este martes un traslado de 3,600 millones de dólares destinados a proyectos de infraestructura militar para construir 11 tramos de vallas fronterizas a lo largo de la demarcación con México.

Este miércoles, el Departamento de Defensa ha publicado una lista de 127 proyectos militares que han sido retrasados como consecuencia del traslado de fondos para el muro de Trump. Puerto Rico ha sido una de las entidades más afectadas.

Al menos 400 millones de dólares se dejarán de invertir en la isla del Caribe, donde 10 proyectos militares de construcción han sido pospuestos, entre estos una subestación eléctrica y un campo de preparación de la Guardia Nacional.

Un alto funcionario del Departamento de Defensa restó importancia al asunto y señaló que la mayoría de los proyectos en la isla, que todavía se está recuperando de la devastación del huracán María en 2017, no estaban programados para comenzar a trabajar sino hasta septiembre de 2020 como muy pronto.

“No nos vemos retrasando esos proyectos. Estamos totalmente comprometidos con esa recuperación”, dijo el funcionario.

El territorio estadounidense de Guam, una isla en el Pacífico cerca de Filipinas, que fue amenazada por misiles norcoreanos en 2017, perderá 250 millones de dólares en proyectos de construcción, dijo la agencia.

Las desviaciones de recursos también afectaron a 23 estados, con Nueva York y Nuevo México, ambos representados por demócratas, como los más afectados.

La Academia Militar en West Point en Nueva York estaría perdiendo fondos para proyectos de construcción valuados en 160 millones de dólares, adicionalmente el estado perdería 95 millones de dólares para un centro de ingeniería y 65 millones para un estacionamiento.

Nuevo México perdería fondos para una instalación de operaciones de 85 millones de dólares en la Base de la Fuerza Aérea Holloman y 40 millones para una instalación de sistemas de información en la Instalación de Misiles de White Sands.

“Visité las actuales instalaciones de capacitación de RPA en Holloman a principios de este año. El edificio se está desmoronando, con algunos equipos unidos con cinta adhesiva. Decir que esta instalación, que sostiene la capacitación del 100% de las tripulaciones MQ-9 de la Fuerza Aérea, necesita ser reemplazada con urgencia sería un eufemismo”, dijo el senador Martin Heinrich, demócrata por Nuevo México, en un comunicado.

Agregó que la instalación de prueba y evaluación en White Sands “se construyó en 1962 y recientemente se incendió. Robar fondos de estos proyectos esenciales de construcción militar, para pagar el proyecto político del presidente es un ataque desmesurado a la preparación militar y la salud y la seguridad de nuestros hombres y mujeres en uniforme”.

La desviación también golpeó a los estados donde los republicanos son mayoría. Utah, por ejemplo, está perdiendo 54 millones de dólares en fondos para dos proyectos en Hill Air Force Base.

El senador Mitt Romney, republicano de Utah, dijo que estaba “decepcionado” por la medida.

“Financiar el muro fronterizo es una prioridad importante, y el Poder Ejecutivo debería utilizar los canales apropiados en el Congreso, en lugar de desviar los fondos ya asignados de los proyectos de construcción militar y, por lo tanto, socavar la preparación militar”, dijo Romney en un comunicado.

La base del Cuerpo de Marines en Camp Lejeune, Carolina del Norte, que todavía se está recuperando del huracán Florence del año pasado, está perdiendo más de 40 millones de dólares en fondos para dos proyectos que estaban programados para principios de 2020.

El Pentágono anunció el martes que suspendería temporalmente la financiación de los 127 proyectos para utilizar el dinero para el cercado fronterizo, y tomará 1,800 millones de dólares de proyectos destinados dentro de los Estados Unidos y otros 1,800 millones de instalaciones militares en todo el mundo. La medida fue autorizada por el Secretario de Defensa Mark Esper.

Los funcionarios de defensa dijeron que tenían la esperanza de que el Congreso “rellenara” el dinero que se está tomando de los proyectos. Un alto funcionario de defensa reconoció que “no había garantías” de que los proyectos serían financiados en el futuro.

Las autoridades publicaron una lista de los proyectos afectados el miércoles. A nivel internacional, las instalaciones estadounidenses en Alemania están perdiendo la mayor cantidad de fondos: más de 550 millones de dólares. Eso incluye dinero programado para operaciones de escuadrón, endurecimiento de hangares aéreos y la construcción de una escuela primaria.

El Departamento de Defensa también dio a conocer nuevos detalles sobre cómo se gastarían los 3,600 millones de dólares, construyendo 175 millas de cercas fronterizas en 11 ubicaciones en California, Texas y Arizona. El Pentágono estima que cada milla costará alrededor de 20 millones de dólares.

El Pentágono dijo que 117.5 millas de la construcción serán nuevas, y 56.5 millas serán cercas de reemplazo.

La parte más cara de la construcción será en Laredo, Texas. El Gobierno planea construir “aproximadamente 52 millas de un nuevo sistema primario de cerca para peatones” a lo largo del Río Grande por más de 1,200 millones de dólares.

El próximo proyecto más costoso es de 630 millones de dólares para reemplazar “31 millas de barreras vehiculares con cercas peatonales nuevas” cerca de Barry M. Goldwater Range en Yuma, Arizona, junto con otros 527 millones por 31 millas de cercas peatonales nuevas. El campo se usa para la práctica de bombardeo aire-tierra por parte de la Fuerza Aérea, mientras que otra parte del campo es operada por los Marines.

Se espera que la construcción comience a fines de año.

Trump declaró una emergencia nacional en la frontera en febrero en un intento por eludir el Congreso y tomar dinero de otras áreas para la construcción de muros. El muro fronterizo fue una de las primeras promesas de campaña de Trump durante las elecciones de 2016. En repetidas ocasiones prometió que México pagaría por su construcción durante la campaña.

El republicano de mayor rango en el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, el representante Mac Thornberry de Texas, elogió al presidente por tomar medidas y dijo: “Continuamos enfrentando una crisis muy real en la frontera sur”.

También pidió al Congreso que agregue más dinero para pagar los fondos de construcción militar que desvió el presidente.

“Lamento que el presidente se haya visto obligado a desviar fondos para que nuestras tropas aborden la crisis”, dijo Thornberry. “Es importante que el Congreso ahora restaure los fondos de construcción militar desviados para la seguridad fronteriza. De lo contrario, solo obliga a nuestras tropas a pagar por la discordia política en Washington”.

https://www.telemundo.com/noticias/2019/09/04/mexico-no-paga-por-el-muro-lo-paga-puerto-rico-trump-le-quita-400-millones-la?fbclid=IwAR0bHeCApM-zUVQ1nyBBxDyCqcvz6F5RPUfawc22s2yCZEi662GzcxnI-pg