México del Norte

Por Jorge Mújica Murias

jmujicam@gmail.com

 

15 x 2080

 

Nunca fui muy bueno para las matemáticas profundas, pero la aritmética básica me alcanza para contar cuánto gano y calcular cuánto me queda después de pagar la renta, el gas, la gasolina, la calefacción, comprar algo para no morirme de hambre y, por supuesto el servicio de internet, que en esta vida nada es gratis.

Y no me queda mucho, aunque tampoco pertenezco a ese creciente grupo de los “pobres que trabajan”. Hubo un tiempo en que los pobres eran los desempleados y los que solamente trabajaban unas horas a la semana. Hoy, se pueden trabajar 40 horas por semana y ser pobre.

Y ya no digamos ser trabajador de medio tiempo con salario mínimo. Eso es, prácticamente, ser miserable. De ahí la famosa “Lucha por los 15”, nombre del movimiento que busca un aumento general al salario mínimo a por lo menos $15 dólares por hora. No sería tampoco hacerse rico, ni muchísimo menos. Si uno trabajara 40 horas por semana, 2080 horas en el año (imposible para muchos porque las compañías han recortado los horarios a menos de 30 horas para no tener que pagar los seguros de salud del Obamacare), saldrían $31,200 dólares al año, menos los consabidos impuestos, digamos unos $20 mil dólares libres de polvo y paja.

Eso es lo que se va a pagar, mínimo en la ciudad de Seattle, por decisión de la propia ciudad. Eso es lo que buscamos en Chicago. Es más, en las elecciones de marzo miles de residentes de Chicago votaron por ello en un referendo. Un 86 por ciento de los votantes aprobó el aumento a $15 por hora y para ya.

Pero claro, en este estilo de “democracia”, que la gente vote no cuenta para nada. El alcalde Rahm Emanuel nombró, la semana pasada, una Comisión para Analizar el Salario Mínimo y para ver a cuánto se aumenta y cuándo. Al parecer, su idea es aumentarlo a $10.10 para el año 2019.

 

21 Contra 29

 

A los cuantos días de formar su Comisión, 10 concejales le dieron machetazo a caballo de espada al alcalde Emanuel y metieron una propuesta directamente al Ayuntamiento para aumentar el salario a $15 por hora, aunque también para el 2019. Promoviendo su iniciativa, juntaron otras 11 firmas de respaldo, para un total de 21.

Pero esa aritmética también me sale. El Ayuntamiento tiene 50 concejales, y se necesitan 26 votos para ganar algo. Hasta ahorita, 29 concejales votarían en contra.

Hay otra cuenta que me sale. El Presidente de McDonald’s, la mega corporación vendedora de hamburguesas, gana $9247 dólares… por hora. Hay, según dicen las estadísticas, 165 mil ejecutivos que ganan, en las grandes corporaciones lo mismo que los 12 millones de trabajadores que emplean esas mismas compañías, o sea que cada uno gana el salario de 72 de sus trabajadores, o gana 72 veces más que sus trabajadores. De a salario mínimo regular de Illinois, resulta que cada uno gana, en promedio, unos $600 dólares por hora.

Con sus salarios, se podría doblar el salario de sus trabajadores, o pagarles $15 la hora desde mañana, no para el año 2019.

Dicen los que se oponen al aumento salarial a $15 la hora que eso provocaría desempleo. Falso. Mientras más centavos le caen a uno en el bolsillo, más gasta uno en la tienda de a lado y más se benefician las economías en los barrios y se crean más trabajos, no menos. Seattle no se va a ir a bancarrota pagando $15 la hora. A la bancarrota se fué Detroit, donde el mínimo son solamente $7.25 por hora.

Y Seattle decidió su aumento porque en Noviembre eligieron una concejal socialista que obligó a la ciudad a aprobar los $15 por hora. Eso necesitamos en Chicago y en las demás ciudades, porque lo que tenemos hoy son concejales que ganan un promedio de $55 por hora, les pagan tiempo completo y solo trabajan unas horas a la semana.

Pero hay elecciones en Febrero… ahí estará nuestro chance de tener un mínimo de 26 concejales de nuestro lado, y de lado de los $15 por hora…

 

Leave a Reply