México del Norte

Jorge Mújica Murias
mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Millonarios interesados

Dos millonarios dos, acaban de declarar su amor por los inmigrantes. Uno, poniendo varios milloncitos de dólares para una campaña relacionada con las elecciones, el otro declarando todo su amor por los trabajadores que vienen de otros países.

Son George Soros, archimillonario húngaro, número 23 en la lista de personas más ricas del mundo, y Mark Zuckerberg, dueño del  multimillonario Facebook.

Soros acaba de poner 5 millones de dólares de su propio bolsillo en un proyecto llamado “Immigrant Voters Win”, (Votantes Inmigrantes Ganan), y juntó otros diez millones de dólares de algunos amiguitos, cuyo objetivo es reclutar inmigrantes para votar, latinos y no latinos. Su meta es conseguir 400 mil más votantes, particularmente en los estados de Florida, Nevada y Colorado, estados donde la población latina ha crecido casi explosivamente en la última década, para “influenciar el resultado de las elecciones en noviembre”.

Y no es para que voten por cualquiera, sino declaradamente por el Partido Demócrata.

“Es, literalmente, ponerse los guantes para pelear”, dice Cristóbal Alex, presidente del Proyecto de Victoria Latina, que recibirá parte de la lana. “Desde el primer día Donald Trump nos ha atacado”, dice Alex, “llamándonos violadores y ladrones. Podríamos llegar a tener una barda gigantesca y millones de familias divididas. El país está a la orilla del abismo”.

Convenientemente, Alex olvida mencionar que ya tenemos millones de familias divididas, gracias a la terrible política de la administración de Barack Obama, Demócrata, para aquellos a quienes se les olvida su partido. La verdad, yo me sigo preguntando si el Trompas podría ser peor que Obama en ese sentido, porque una cosa es declarar que va a correr a 11 millones de personas y otra es hacerlo en realidad.

Fuera de redadas en la calle estilo Gestapo, que parece ser un modelo favorecido por el Trompas, se me hace difícil pensar en medidas más agresivas contra los inmigrantes indocumentados que las actuales.

La derecha, claro, no se queda atrás. “Iniciativa Libre” es otro grupo fundado por millonarios, particularmente los hermanos Koch, para conseguir el voto latino. Se están reventando 10 millones de dólares en los mismos estados con crecimiento de las comunidades latinas, combinándolos con medidas prácticas, como dar clases de GED, el título equivalente de secundaria, y ayudando a quienes pueden a conseguir licencias de manejo.

Soros y sus cuates tienen otro interés, según declaraciones al periódico New York Times. Están respondiendo a las críticas entre la comunidad latina de que la gente que tiene lana no ayuda nunca. “Hay poca participación electoral porque no hay inversión en nuestra comunidad”, dice Alex, y “la gente quiere que se le dé importancia a nuestro voto”.

Intereses Millonarios

Por su lado, Mark Zuckerberg y otro grupo de ricachones metieron una declaración a la Suprema Corte de Justicia hace una semana, en apoyo a las propuestas presidenciales de deportación diferida DAPA y DACA. La Suprema Corte emitirá una resolución al respecto en mayo y junio, y los empresarios las apoyan.

Según Zuckerberg, “En vez de invitar a que los inmigrantes contribuyan a la economía, las políticas migratorias limitan su participación y la productividad de las compañías, haciéndolas menos competitivas”. Dicen los empresarios de 63 compañías que “las propuestas de Obama son un paso positivo para arreglar el problema migratorio”, y que muchos inmigrantes tienen las habilidades que sus industrias necesitan.

Varias industrias, agregan, como la como agricultura y láctea, “sufren por las redadas”, y muchas “contratan indocumentados y hacen que caigan los salarios y los estándares de salud y seguridad”. Finalmente, se quejan de “la competencia desleal” que les hacen las empresas que contratan indocumentados.

En el fondo del fondo, aunque no lo mencionan en ningún lado en su declaración, Facebook y otras compañías de alta tecnología, en lo que están interesadas es en que se amplíen las visas para trabajadores con altas calificaciones. Desde hace dos años han apoyado todas las propuestas migratorias por sus cláusulas de trabajadores huéspedes, que ahora están severamente limitados a 100 mil por año.

Su interés es obvio. Hay muchos indocumentados que llegaron aquí antes de cumplir 16 años, pero que ya pasaron de los 30, y que no están cubiertos por el DACA, la deportación diferida para los “dreamers”. Entre ellos hay ingenieros y técnicos que necesitan que se amplíe el DACA original para poder conseguir permisos de trabajo. Y eso falta en este país, desesperadamente. La mayoría de los jóvenes en Estados Unidos estudian carreras mercantiles y humanísticas, y la falta de técnicos e ingenieros y profesionales de la salud es pavorosa y son cada día más necesarios en este país.

“País”, entre comillas, porque quiere decir en las empresas de este país, que son propiedad de archimillonarios… como Zuckerberg… y como Soros. De ahí su “interés” en los migrantes.