Más que un juego: Una empresa de Mpls. se esfuerza por crear herramientas de aprendizaje en línea culturalmente precisas

Más que un juego: Una empresa de Mpls. se esfuerza por crear herramientas de aprendizaje en línea culturalmente precisas

 

Por: Vicki Adame-MPR

María Burns Ortiz recuerda el momento en que, en 2015, un inversor estuvo dispuesto a invertir en 7 Generation Games. Hasta ese momento, la empresa de videojuegos educativos era un proyecto paralelo de Burns Ortiz y su madre, AnaMaria De Mars. Pero la inversión vino con una estipulación: tenían que centrarse en 7 Generation Games al 100%.

 

“Ese fue el momento que más miedo nos dio, porque vas a saltar y lo vas a hacer. Creíamos lo suficiente en lo que estábamos haciendo como para dejar todo lo demás y centrarnos en eso”, dijo Burns Ortiz.

 

Añadió De Mars: “Respiramos profundamente, y fue duro, pero es una especie de salto de fe”.

 

Durante el tiempo en que pusieron en marcha la empresa, vivieron de sus ahorros, dijo De Mars.

 

Empezaron a trabajar en lo que acabaría siendo 7 Generation Games en 2013, y constituyeron la empresa en agosto de 2015.

 

Con sede en Minneapolis, la empresa crea videojuegos educativos. Al principio se centró en las matemáticas. Ahora los temas incluyen ciencias, artes del lenguaje e historia. Pero lo que hace diferente a 7 Generation Games es que trabajan para asegurarse de que los juegos sean lo más culturalmente precisos posible. También tienen juegos bilingües: en inglés, español, lakota y dakota.

 

El personal de 7 Generation Games está compuesto en un 90% por negros, indígenas y latinos, y en un 55% por mujeres.

 

Por ejemplo, cuando trabajan con las tribus, si no tienen a alguien en el personal que sea de una tribu específica, trabajarán con los ancianos tribales, los educadores y los estudiantes de esas escuelas.

 

“Puedes buscar en Google todo lo que quieras. Pero, en realidad, no hay nada que sustituya a que alguien de esas comunidades forme parte de la narración de esas historias”, dijo Burns Ortiz.

 

Al crear el juego Making Camp Dakota Nation, Burns Ortiz dijo que trabajaron con los estudiantes de la escuela Warwick de la Nación Dakota de Spirit Lake. Hacer esto es una parte importante de la narración y también de empoderar a la gente para que cuente su historia, dijo.

 

Para el juego AzTech: Meet the Maya, De Mars dijo que viajaron a Belice para obtener información directamente de los expertos.

 

“Trabajamos con alguien que era un guía maya en las excavaciones arqueológicas de allí. En todo lo que hacemos, trabajamos con personas de esa comunidad”, dijo De Mars.

 

Aunque los juegos se utilizaban inicialmente en las escuelas, la empresa ha ampliado su alcance a diferentes organizaciones, dijo Burns Ortiz. Y los juegos están disponibles para cualquiera a través de Apple Store y Google Play.

 

La idea de utilizar los videojuegos para enseñar ciencias y matemáticas tenía sentido, dijo Burns Ortiz. Los niños jugarán un videojuego 50 veces para avanzar, dijo.

 

“No se ve que hagan eso en la educación con hojas de trabajo. Así que pensamos que si pudiéramos aprovechar ese entusiasmo y el impulso de tomar ese nivel de habilidad que acabas de aprender y mejorar un poco e intentarlo de nuevo, ahí es donde realmente podríamos llegar a los niños”, dijo Burns Ortiz.

 

La prueba de que los juegos funcionan son los mensajes regulares de los profesores que les cuentan el impacto que los juegos han tenido en los estudiantes, dijo De Mars.

 

Burns Ortiz dijo que los socios de la empresa de impacto de Wharton de la Universidad de Pensilvania les preguntaron si habían pensado en hacer una ronda comunitaria. Una ronda comunitaria es una inversión colectiva, en la que, en el caso de 7 Generation Games, cualquiera puede invertir 100 dólares o más.

 

“Somos latinas en el mundo de la tecnología, la gente no nos está dando dinero, no importa lo que digan sobre lo fácil que es recaudar fondos”, dijo Burns Ortiz.

 

Siempre se habla mucho de que los inversores quieren diversificar su cartera, pero la realidad es muy diferente, dijo De Mars.

 

“Entre el dos y el tres por ciento de los fondos de los inversores van a empresas propiedad de mujeres. Y no sé qué porcentaje se destina a empresas de propiedad latina, pero le garantizo que es menos del 100%”, dijo De Mars.

 

La idea de una ronda comunitaria parecía un ajuste natural, dijo.

 

“Si estamos construyendo cosas para la comunidad, tal vez deberíamos ir a la comunidad. Y tal vez les gustaría ver a su comunidad representada. Tal vez piensen que es una buena idea que alguien trabaje para ayudar a los niños en la educación, y les gustaría que esa empresa tuviera éxito”, dijo De Mars.