Los programas de pérdida de peso adaptados a las necesidades de los inmigrantes somalíes y latinos muestran su éxito, según un estudio de la Clínica Mayo. Los participantes perdieron peso durante el COVID mientras que muchos otros estadounidenses ganaron peso.

Los programas de pérdida de peso adaptados a las necesidades de los inmigrantes somalíes y latinos muestran su éxito, según un estudio de la Clínica Mayo. Los participantes perdieron peso durante el COVID mientras que muchos otros estadounidenses ganaron peso.

 

Los inmigrantes somalíes y latinos perdieron peso cuando trabajaron juntos en grupos culturalmente específicos y recibieron entrenamiento de alguien de su comunidad. El estudio piloto de la Clínica Mayo tuvo tanto éxito que se está reproduciendo a mayor escala.

 

Por: SHEILA MULROONEY ELDRED-Sahan Journal

Tantos estadounidenses -casi la mitad, según un estudio- ganaron peso durante el primer año de la pandemia de COVID que surgió una nueva frase: la “Cuarentena 19”.

 

Pero varias docenas de participantes somalíes y latinos en un estudio de la Clínica Mayo en Rochester hicieron lo contrario: Perdieron peso. Y mejoraron su presión arterial, y comieron más verduras, y se ejercitaron más. El estudio, publicado en marzo, analizó a los inmigrantes que viven en el sureste de Minnesota y que fueron guiados por alguien de sus respectivos grupos étnicos.

 

La inesperada historia de éxito ha impulsado un estudio más amplio sobre cómo grupos pequeños y culturalmente similares pueden promover resultados positivos relacionados con la pérdida de peso. Los investigadores de la Clínica Mayo están actualmente reclutando participantes para un nuevo ensayo de 450 personas. Esperan lanzar el proyecto en junio en colaboración con la Universidad de Minnesota y los Institutos Nacionales de Salud.

 

“Fue tan exitoso porque la mayoría de las personas aumentaron de peso durante la pandemia; fueron resultados tan impresionantes”, dijo el autor principal, el Dr. Mark Wieland, médico de la Clínica Mayo que centra su investigación en las estrategias basadas en la comunidad para promover la equidad sanitaria. “Si esto tiene éxito en un estudio más riguroso, entonces podremos iniciar una intervención basada en la evidencia”.

 

Los participantes perdieron un promedio del 2 por ciento de su peso corporal en 12 semanas. También es sorprendente e impresionante, según los investigadores, que nadie abandonara el estudio a pesar de que la pandemia llegó justo después de que los 39 participantes empezaran a reunirse en pequeños grupos. El estudio piloto se había diseñado y puesto en marcha antes de la pandemia, por lo que los investigadores asumieron que el estudio se detendría en la primavera de 2020 junto con el resto de la vida.

 

Luz Molina, que ayudó a dirigir los grupos latinos, recordó la reacción de los investigadores principales del estudio. “Cuando llegó el COVID, simplemente dijeron: ‘¿Debemos parar aquí?'”, dijo. “Y yo dije: ‘No, no; ¡ellos quieren continuar! Están muy motivados, así que tenemos que hacer algo’. ”

 

Así que los grupos renunciaron a la entrega de contenidos y pasaron a grupos menos estructurados de fijación de objetivos y de debate centrados en la motivación.

 

Los investigadores dividieron a los participantes en cuatro grupos, dos para somalíes y dos para hispanohablantes. Se reunieron a través de Facebook y de mensajes de texto. (“No creo que supiera que el Zoom existía entonces”, dijo Molina, explicando que era tan temprano en la pandemia que el sitio de vídeos aún no se había convertido en un lugar de reunión habitual). Pronto, los mensajes volaron en español y en somalí.

 

“Un participante dijo: ‘He corrido por las escaleras entre el primer y el segundo piso mientras lavaba la ropa, ¡y he quemado 200 calorías! “, cuenta Molina. “Y algunos enviaron fotos de verduras que nunca habían visto”.

 

Los participantes somalíes estaban igualmente entusiasmados, dijo Yahye Ahmed, que ayudó a dirigir los grupos somalíes. Ofreció a las participantes sugerencias sobre lugares seguros para pasear durante los primeros días de la pandemia, cuando estaba mal visto reunirse fuera para hacer ejercicio. Entre las principales sugerencias estaba el centro comercial a primera hora de la mañana, cuando la mayoría de la gente duerme.

 

“Damos ejemplos, pero dejamos que la comunidad comparta ideas, así que no es que les digamos lo que tienen que hacer”, dijo Molina.

 

El estudio forma parte de una red más amplia de investigación que se asocia con las comunidades de color en el sureste de Minnesota que la Clínica Mayo estableció en 2004, llamada Rochester Healthy Community Partnership. Gran parte del éxito de los proyectos realizados bajo ese paraguas se debe a la confianza que se ha establecido durante años entre los investigadores y las comunidades de color, dijo Wieland.

 

Los enlaces comunitarios como Yahye y Molina, llamados promotores de salud de la comunidad, fueron clave en el éxito de los participantes, según el estudio.

 

“Hablar el mismo idioma y ser capaces de entendernos, eso es lo más importante”, dijo uno de los participantes, cuyo nombre fue redactado en el estudio. “Cuando alguien conoce tu estilo de vida, tu comunidad, tu idioma, entonces entiende tu cultura”.

 

Los líderes comunitarios se aseguraron de adaptar cada grupo a las normas culturales, dijo Yahye.

 

Por ejemplo, los participantes somalíes se dividieron en grupos por género. “Las mujeres se sienten más cómodas diciendo cosas que no dirían con un hombre presente”, dijo Yahye.

 

En cierto modo, la pandemia puede haber supuesto un mayor incentivo para reunirse virtualmente, dijeron Yahye y Molina, ya que la gente no pudo reunirse en persona en la mezquita u otros lugares.

 

“La gente pudo compartir sus experiencias vitales y cómo estaban afrontando las cosas”, dijo Yahye. “Hablaron de los hábitos alimentarios y de la preocupación por hacer menos ejercicio… y compartieron ideas para animarse a cumplir todavía sus objetivos y terminar el compromiso que habían adquirido antes de la pandemia”.

 

La inmigración está relacionada con el aumento de peso

Los investigadores señalaron que los inmigrantes suelen llegar a Minnesota con un peso más saludable que la población general, pero la mayoría aumenta de peso en los primeros 10 años. Otro estudio dirigido por Wieland mostró que las tasas de diabetes de la población somalí cerca de Rochester duplican las de los pacientes no somalíes. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los latinos tienen un 17% más de probabilidades de ser diagnosticados de diabetes de tipo 2 que los blancos.

 

Las razones del aumento de peso entre los inmigrantes no se entienden completamente, dijo Wieland. Los inmigrantes tienen un estilo de vida menos físico en Estados Unidos y también suelen adoptar una dieta más pobre.

 

“Eso les empuja a un entorno poco saludable; no es que la gente esté tomando malas decisiones”, dijo.

 

En Somalia, dijo Yahye, a menudo se podía comer más “y salirse con la suya”, debido a todo el movimiento incorporado a la vida cotidiana. Además, las comidas se cocinaban frescas y se consumían de una sola vez, mientras que aquí las sobras van a la nevera y son fácilmente accesibles.

 

“Vienes de un clima cálido en el que es enorme la comida orgánica, recién hecha”, dijo Yahye. “Y luego llegas a Estados Unidos y todo cambia: tienes alimentos procesados, un alto consumo de azúcar, menos actividad. El único momento en el que caminas es para hacer ejercicio. En casa es parte de la vida”.

 

Molina está de acuerdo.

 

“Cuando venimos a este país cambiamos la dieta y a veces no sabemos qué comer, qué es bueno”, dijo. “En la televisión te muestran esas pizzas tan buenas y muchas hamburguesas; si compras esto con patatas fritas, es más barato que si compras una ensalada. A veces incluso puedes comprar dos por el precio de una”.

 

La siguiente fase se basa en el modelo de “formación de formadores

Algunos de los participantes en el estudio piloto están siendo seleccionados como líderes para el nuevo estudio. Wieland dijo que el modelo del estudio puede ser replicado por otros grupos, desde organizaciones sin ánimo de lucro hasta departamentos de salud pública.

 

“Es emocionante pensar en ello”, dijo.

 

En el estudio piloto, dijo Yahye, la información sobre la pérdida de peso pasó de los participantes a los miembros de la comunidad que no estaban involucrados, ampliando su impacto.

 

“Esperamos poder seguir construyendo con este éxito”, dijo. “El objetivo es que los niños se beneficien de todas estas cosas que ponemos en marcha”.