Los padres de la adolescente latina muerta en un tiroteo policial lloran a su “hija ejemplar

Los padres de la adolescente latina muerta en un tiroteo policial lloran a su “hija ejemplar

“Nos han destrozado como familia y como padres”, dijo el padre de la adolescente durante su funeral. “Nos preguntamos si era justo que nuestra hija Valentina muriera de esta manera”.

 

Por Nicole Acevedo-NBC

 

Un día después de que Valentina Orellana-Peralta, de 14 años, muriera en los brazos de su madre tras un fatal tiroteo policial en el interior de una tienda de Burlington en Los Ángeles, sus padres recibieron una carta de la escuela de Valentina en la que la felicitaban por mostrar dedicación y compromiso al aprobar todas sus clases de noveno grado.

 

Juan Pablo Orellana Larenas, padre de Valentina, recordó el momento agridulce durante el funeral de su hija el lunes en la iglesia Ciudad del Refugio en Gardena, cerca de Los Ángeles.

 

“Valentina Orellana-Peralta tenía muchos sueños y aspiraciones como cualquier otra niña de 14 años”, como ser ingeniera en robótica, dijo Orellana Larenas en español. “En su escuela, aquí en Los Ángeles, se había inscrito en una clase que la habría acercado a ese sueño”.

 

La madre de Valentina, Soledad Peralta, dijo que no podía estar más orgullosa de cómo su hija superó las barreras del idioma tras llegar a Estados Unidos desde Chile y se esforzó por estudiar matemáticas y física, clases que a menudo la desafiaban.

 

El cuerpo de Valentina se expuso con un vestido rosa dentro de un ataúd cubierto de flores junto a grandes fotos suyas. Ambos padres la recordaron como “una hija ejemplar” que amaba el deporte, se preocupaba por la justicia social y defendía los derechos de los animales.

 

“Nunca superaremos el dolor y la tristeza de no tenerla más a nuestro lado”, dijo Orellana Larenas. “Nos han destrozado como familia y como padres. Esperamos sinceramente que ningún padre en este mundo viva esta tristeza y dolor. Es devastador”.

 

Valentina fue asesinada el 23 de diciembre en una tienda de Burlington en el barrio de North Hollywood del Valle de San Fernando cuando la policía de Los Ángeles acudió en busca de un sospechoso tras las llamadas al 911 sobre una pistola.

 

Una bala disparada por el sospechoso, identificado por el médico forense del condado de Los Ángeles como Daniel Elena López, de 24 años, alcanzó a Valentina mientras ella y su madre estaban dentro de un probador.

 

El cuerpo de Valentina fue encontrado después del tiroteo durante la búsqueda de otros sospechosos. La policía de Los Ángeles dijo previamente en un comunicado que los agentes no sabían que el camerino estaba ocupado.

 

“Lamento profundamente la pérdida de la vida de esta joven y sé que no hay palabras que puedan aliviar el dolor inimaginable para la familia”, dijo el jefe de la policía de Los Ángeles, Michel R. Moore, en el comunicado, prometiendo una investigación exhaustiva del incidente.

 

En una conferencia de prensa hace dos semanas, Peralta dijo que ella y su hija escucharon la conmoción policial mientras Valentina se probaba vestidos, lo que llevó a la niña a cerrar la puerta del probador hasta que fuera seguro salir.

 

“Nos sentamos y nos abrazamos y empezamos a rezar”, dijo Peralta en español a través de su abogada Erika Contreras. “Cuando algo impactó a mi hija Valentina, nos tiró al suelo, y murió en mis brazos, y no pude hacer nada”.

 

‘Una respuesta que nunca tendremos’

Tanto López como Valentina murieron por una “herida de bala en el pecho”, según un investigador de la oficina del médico forense.

 

“Como padres, nos preguntamos si fue justo que nuestra hija Valentina muriera de esta manera. Es una respuesta que nunca tendremos”, dijo Orellana Larenas durante su funeral. “Lo que nos da valor para seguir viviendo es que ‘Justicia para Valentina’ será la bandera de nuestra lucha”.

 

El agente de policía de Los Ángeles que disparó la bala que mató a Valentina está de baja. Un representante del sindicato policial defendió al agente la semana pasada, diciendo que estaba siguiendo los protocolos de tirador activo.

 

“¡Valentina es inocente!” Benjamin Crump, un abogado de la familia de Valentina, dijo mientras dirigía a los dolientes en un cántico durante el servicio del lunes.

 

“Rezamos por la paz y la justicia por esta sangre inocente derramada”, dijo.

 

El panegírico fue pronunciado por el activista de los derechos civiles y presentador de la MSNBC, el reverendo Al Sharpton, que recordó su llegada a Los Ángeles hace tres décadas para protestar por la paliza que la policía propinó a Rodney King.

 

“¿Cuánto tiempo tardarán en hacerlo bien?” preguntó Sharpton, dirigiéndose a la policía de Los Ángeles. Calificó el tiroteo de imprudente y dijo que la muerte de la niña es “no sólo una tragedia, sino una parodia”.

 

“Esta podría haber sido mi hija. Esta podría haber sido su hija”, dijo Sharpton.

 

El tiroteo es objeto de una investigación interna del Departamento de Policía de Los Ángeles. El Departamento de Justicia de California también está investigando.

 

Tras varios días de luto, Peralta dijo sentirse lo suficientemente tranquila como para poder hablar ante la multitud de familiares y amigos que acudieron a dar un último adiós a Valentina.

 

“Una de mis sobrinas me dijo que no llorara tanto hoy para que las alas de ángel de mi hija no se mojen tanto que no pueda volar al cielo”, dijo la madre en español.