Los negocios latinos “aguantan” a pesar de la pandemia y los disturbios

Los negocios latinos “aguantan” a pesar de la pandemia y los disturbios

 

Los investigadores dicen que demasiados propietarios de negocios no recibieron fondos federales diseñados para ayudarles a capear la pandemia

 

Por: Vicki Adame-MPR

Karla Castro es propietaria y operadora de Autentica Centro Americana y, como muchos, se enfrentó a desafíos cuando la pandemia golpeó.

 

Su pequeño mercado de Oakdale, Minnesota, vende productos alimenticios de Centroamérica, principalmente de su país natal, El Salvador. Cuando comenzó la pandemia, las ventas eran buenas porque la gente se abastecía, dijo.

 

Pero luego las ventas cayeron porque la gente apenas salía de sus casas, dijo Castro. Luego vinieron los problemas de la cadena de suministro.

 

“Fue difícil conseguir los productos para abastecer mi negocio. El producto es principalmente centroamericano, concretamente de El Salvador, [y] escaseó cuando se cerraron las fronteras”, dijo Castro.

 

Se planteó cerrar su negocio.

 

Un informe de Hispanic Advocacy and Community Empowerment through Research y la University of Minnesota Extension publicado en diciembre de 2020 mostró que el 28 por ciento de los negocios propiedad de latinos se enfrentaron a una reducción de los suministros disponibles.

 

Además, los propietarios de negocios latinos a menudo no recibían la ayuda que el gobierno ponía a su disposición. Y Castro era uno de esos propietarios de negocios. Dijo que no se esforzó en solicitarla, basando su decisión en lo que había oído.

 

“No busqué la ayuda adecuada ni fui a una organización a preguntar. Creo que ese es nuestro problema: no buscamos asesoramiento”, dijo.

 

El mismo informe descubrió que las empresas latinas no accedían a programas como el Plan de Protección de Salarios. Decía que sólo el 45% de las empresas latinas se beneficiaban del programa.

 

Castro finalmente encontró ayuda a través del Centro de Desarrollo Económico Latino después de que un amigo le hablara de él. Y buscó su ayuda.

 

La gente va al centro por una razón específica, dijo Rico Durán, que trabaja en iniciativas estratégicas en el centro. Pero los miembros del personal no se limitan a tratar la única razón, sino que hacen una evaluación completa con el cliente.

 

“Nos tomamos el tiempo y nos sentamos a repasar la historia de su negocio, cómo lo empezaron, cómo se les ocurrió la idea, qué han hecho, cómo ha funcionado el negocio en términos de ventas, en términos de productividad”, dijo Durán.

 

Una vez completado esto, comienzan a crear recursos para ellos junto con una lista de posibles soluciones, dijo Duran.

 

Manuel Rutiaga trasladó su negocio, Gorditas El Durango, a la Plaza del Sol de San Pablo en diciembre. Anteriormente había estado en la calle Lake de Minneapolis. Con su contrato de alquiler a punto de expirar, Rutiaga buscaba un lugar algo más grande y asequible. El Centro de Desarrollo Económico Latino le ayudó a encontrar el nuevo local.

 

También se enfrentó a retos en los últimos dos años.

 

“Primero llegó la pandemia y fue muy, muy lento, las ventas tocaron fondo”, dijo.

 

Luego llegaron los disturbios tras el asesinato de George Floyd.

 

“Entraron, rompieron las ventanas. Robaron el poco dinero que había en la caja registradora, pero destrozaron el local. Teníamos mucha comida en el congelador y se echó a perder porque dejaron la puerta del congelador abierta. Perdimos mucho dinero en comida que se echó a perder”, dijo Rutiaga.

 

Abrió su restaurante a finales de 2019. Dijo que antes de abrirlo, no sabía mucho sobre el proceso. Pero un amigo le recomendó el Centro de Desarrollo Económico Latino y las clases que ofrecen.

 

Es importante aprender todo lo posible antes de abrir un negocio.

 

“Antes de abrir un negocio, siempre hay que tener un asesoramiento; alguien con conocimientos para no equivocarse o hacer un gasto innecesario. La realidad es que la búsqueda de información es una de las cosas más difíciles”, dijo Rutiaga.

 

A pesar de los tiempos difíciles, Durán dijo que no han visto cerrar muchos negocios latinos.

 

“Están aguantando. Quiero decir que es realmente doloroso ver eso, pero tienen tanto invertido que mantienen el negocio abierto. Pero probablemente tienen otro trabajo o dos trabajos en el lado porque están tratando de pagar la deuda, pero también no quieren perder lo que empezaron”, dijo Duran.