Los latinos responden a prejuicio y ataques al poder democrático en las elecciones intermedias de 2018

Héctor E. García – La Voz Latina

Queridos lectores,

Celebremos que la comunidad latina en Estados Unidos aparentemente votó y se registró para votar durante las elecciones intermedias de noviembre 6 en cifras mayores a aquellas de las elecciones presidenciales de 2016. Se estima que un once por ciento de los votantes en el país en noviembre fueron latinos, lo cual es aproximadamente la proporción que los latinos representan en la población de Estados Unidos, aunque no se sabe aún el número total de latinos que votaron como tampoco se sabe el total de americanos en general que votaron porque el recuento no había terminado cuando se escribió esta columna. En estas elecciones intermedias, la cifra de latinos con capacidad de votar (ciudadanos mayores de 18 años) fue de más de 29 millones; esa cifra ha crecido a través de los años en forma consistente.

Lo anterior indica que nuestra comunidad empieza a hacer uso con confianza del gran poder del voto en una democracia. Los resultados no tardarán en hacerse evidentes… muestra de ellos es el reciente triunfo de la latina demócrata Alexandria Ocasio-Cortez en las elecciones del Distrito de Congreso #14 en el estado de Nueva York, sorpresivamente derrotando a su oponente republicano. Ocasio tiene solamente 29 años y será a partir de enero de 2019 la representante más joven en el Congreso Nacional. Durante una entrevista, Ocasio ofreció varias opiniones que me parecen no solamente correctas sino además muy apropiadas para estos tiempos en que las minorías están siendo atacadas intensamente por algunos políticos. Dijo Ocasio que se considera parte de la clase trabajadora ya que su madre ha limpiado casas, manejado camiones y trabajado como mesera para que su familia pudiese sobrevivir. Considera que aquellos de esa misma clase deben continuar organizándose sin parar para tener éxito promoviendo reformas en inmigración, educación, salud y energía renovable—objetivos que cree son importantes no solamente para la clase trabajadora de su distrito sino para aquella de toda la nación.

Por otra parte, la matanza de 17 estudiantes y empleados en Marjory Stoneman Douglas High School de Parkland, Florida fue llevada a cabo con un rifle semiautomático el 14 de febrero de este año por un joven que había estudiado en esa escuela anteriormente. Este trágico evento produjo el más alto número de muertes durante un ataque a una escuela en la historia de los Estados Unidos. Emma González, activista Latina de 18 años, inmediatamente se convirtió en vocera de los jóvenes en contra del exceso en uso y venta de armamento que es más apropiado para la guerra que para defensa personal o la cacería. Emma prometió en un discurso en marzo que ella, sus compañeros de escuela, sus padres, maestros y comunidad no dejarán de luchar por ser los últimos sobrevivientes de un asesinato en masa en la historia de este país.  O sea que se comprometió a trabajar con otros mediante una participación social y política para prevenir ataques futuros.

¿Qué vemos en común entre los actos y palabras de los votantes latinos, de la congresista electa Ocasio y de la activista juvenil González? Yo veo que finalmente nuestra comunidad, llamada con frecuencia “la comunidad silenciosa” está dejando esa característica en el pasado, enfrentándonos con responsabilidad democrática a los retos que estamos experimentando.  No somos la primera minoría inmigrante a los Estados Unidos que sufre prejuicio, marginación y malos tratos por parte de los que vinieron en otras épocas también como inmigrantes pero que ya se han establecido y han progresado por generaciones y olvidaron su origen. Es triste que eso ocurra pues la inmigración es una de las principales razones del éxito económico de este país y los únicos que no han sido inmigrantes son los Nativos Americanos.

Como escribí en mayo, junio y julio de 2018, los latinos estamos contribuyendo en forma más que significativa al poder económico presente y futuro de este país. Es equivocado, injusto y suicida el que miembros de la mayoría ataquen a una de las principales fuentes de riqueza de Estados Unidos—la comunidad Latina. A pesar de esos errores, debemos de organizarnos, trabajar en equipos cada vez más numerosos, y seguir luchando como lo recomiendan las valientes y elocuentes jóvenes Alexandria Ocasio, Emma González y tantos otros a través de esta nación.

¡Nunca nos demos por vencidos!  Si desean consultar los datos, estimaciones y números que menciono en esta columna, incluyo abajo varias ligas a artículos y estudios sobre estos temas. El mejor votante es el votante bien informado. Hasta la próxima…