Las históricas protestas sacudieron a Cuba. Lo que vino después fue una represión y más migración.

Las históricas protestas sacudieron a Cuba. Lo que vino después fue una represión y más migración.

“No me fui porque quise. Me exiliaron”, dice un empresario cubano convertido en activista, ya que los residentes han abandonado el país a niveles récord.

Por Carmen Sesin y Orlando Matos-NBC News

Cuando los cubanos salieron espontáneamente a las calles por miles el 11 de julio de 2021, no se había producido nada parecido desde la revolución comunista de Fidel Castro en 1959.

En el año transcurrido desde entonces, muchos activistas fueron enviados a prisión o se exiliaron, y un nivel histórico de cubanos emigró en medio de la dura situación económica y la continua represión del gobierno.

Saily González Velázquez regentaba una “casa particular” y se convirtió en activista tras las protestas del 11 de julio, criticando públicamente al gobierno y retransmitiendo en directo en las redes sociales.

Salió de Cuba hace menos de tres semanas.

“No me fui porque quise. Me exiliaron”, dijo González Velázquez.

González Velázquez dijo que fue acosada durante meses por la seguridad del Estado por sus acciones y que se le negó la salida de la isla para asistir a la Cumbre de las Américas del mes pasado en Los Ángeles a pesar de haber obtenido un visado estadounidense. Tras lo que describió como un interrogatorio de 11 horas por parte de las autoridades en junio, dijo que le dijeron que iban a abrir un caso contra ella por instigar actos delictivos. Niega haber planeado ningún tipo de protesta. Dijo que el gobierno le dio la opción de abandonar Cuba en un plazo de cinco días o ser encarcelada.

Ahora en Miami, dijo que muchos activistas se han ido en circunstancias similares, aunque algunos se han ido voluntariamente.

Mientras tanto, para la mayoría de los cubanos en la isla la vida sigue siendo difícil. Se han acostumbrado a ver un segmento de noticias diario con una actualización de los cortes de energía en toda la isla. Las tarjetas de racionamiento para productos como arroz, frijoles, azúcar, pollo y leche para niños de hasta 7 años suministran a los cubanos alimentos suficientes para una semana. El resto tiene que comprarse en las tiendas estatales, pero la inflación ha hecho que muchos productos sean inalcanzables.

Los que tienen parientes en el extranjero y reciben remesas o visitas familiares con maletas llenas de alimentos y medicinas están en mejor situación, creando dos clases diferentes.

Una sofisticada “maquinaria de opresión”

Las protestas del pasado mes de julio dieron lugar a una represión por parte de las autoridades que se saldó con la detención de más de 1.000 cubanos, según los grupos de derechos.

Según las cifras del gobierno cubano, 488 personas han sido formalmente sancionadas tras las protestas de julio pasado, de las cuales 383 con penas de cárcel y 105 sancionadas sin prisión. Dos fueron puestos en libertad sin cargos.

Funcionarios del gobierno cubano han dicho que los detenidos y juzgados no son presos políticos, insistiendo en que no fueron detenidos por su ideología, sino porque infringieron la ley. Algunos de los cargos contra los manifestantes del año pasado incluyen sedición, sabotaje, robo con fuerza y desorden público.

El gobierno cubano también ha acusado repetidamente a Estados Unidos de orquestar las protestas.

El grupo de derechos humanos Justicia 11J estima que el número de detenidos es mucho mayor que las cifras oficiales: Afirman que al menos 701 cubanos permanecen detenidos y 622 fueron condenados a hasta 25 años de prisión.

“El motivo de las condenas, así como de las detenciones de quienes no han acudido a los tribunales, es reprimir las intenciones de las personas que quieren protestar públicamente”, dijo Salomé García, una de las fundadoras de Justicia 11J, que actualmente se encuentra en Miami.

Varios países, así como grupos internacionales de derechos, han criticado la represión del gobierno.

“Tenemos una crisis de derechos humanos en Cuba, que pone al país en una situación que es probablemente la peor de las últimas décadas”, dijo Juan Pappier, investigador principal para las Américas de Human Rights Watch.

“A lo largo de décadas, el gobierno cubano ha sido capaz de desarrollar una maquinaria de represión, única en su sofisticación en el hemisferio occidental”, dijo Pappier.

NBC News se puso en contacto con el gobierno cubano, pero no ha recibido respuesta.

Los artistas Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Castillo, ganador de un premio Grammy, ambos miembros del Movimiento San Isidro -un colectivo de artistas que protesta contra la censura del gobierno- fueron condenados recientemente a cinco y nueve años respectivamente. Otero Alcántara ha iniciado una huelga de hambre y sed, exigiendo que le lleven a casa, según la activista Anamely Ramos.

Otros, como José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), uno de los mayores y más activos grupos de la oposición, también están en prisión.

 

Luchando con una economía débil

Durante las protestas del año pasado, muchos cubanos expresaron una serie de quejas, entre ellas la escasez de alimentos y medicinas en medio de la pandemia del coronavirus. Algunos pidieron “el fin de la dictadura”.

Desde las protestas de hace un año, Cuba ha tomado medidas para tratar de abordar el descontento relacionado con las condiciones de la isla, incluida la renovación de unos 1.000 barrios empobrecidos.

El presidente Miguel Díaz-Canel también ha subrayado el “esfuerzo urgente” de abordar la “oportunidad” -más que el “asistencialismo”- dirigida a los jóvenes del país, incluyendo el abordaje de temas de empleo, formación y vivienda.

En un reciente discurso durante un encuentro con artistas, Díaz-Canel dijo que quiere ver cómo puede avanzar el “concepto de democracia dentro de la construcción socialista”, y añadió que “es importante dar todos los espacios posibles de participación”, así como el control popular sobre estos procesos.

La grave situación económica de Cuba se estaba desmoronando antes de la pandemia. Su economía llevaba años estancada. Cuando su aliado Venezuela se vio envuelto en la agitación política y económica, provocó una disminución de la ayuda del país sudamericano. El programa de intercambio médico de la isla, una importante fuente de ingresos, también recibió un golpe después de que países como Brasil pusieran fin a su acuerdo con el gobierno de Cuba. Cuando el ex presidente Donald Trump impuso más restricciones a Cuba, les dificultó la importación de petróleo, prohibió que los cruceros estadounidenses atracaran en la isla y redujo la cantidad de vuelos estadounidenses a Cuba. El presidente Joe Biden levantó posteriormente las restricciones a los vuelos. Durante la pandemia, Cuba cerró sus fronteras durante ocho meses, paralizando aún más su economía.

La economía cubana, planificada de forma centralizada, importa más de dos tercios de sus alimentos y el gobierno, con problemas de liquidez, se esfuerza por suministrar a la isla suficientes alimentos y medicinas.

“La mayoría de las economías latinoamericanas están produciendo a niveles anteriores a la pandemia, pero ese no es el caso de la economía cubana. Puede tardar otros dos años en recuperarse”, dijo Pavel Vidal, ex economista del banco central cubano que enseña en la Universidad Javeriana de Colombia.

Vidal calcula que el turismo, una de las principales fuentes de ingresos del gobierno, está un 70% por debajo de los niveles anteriores a la pandemia. Dijo que el gobierno de Cuba está imprimiendo dinero para pagar su alto déficit fiscal y la inflación, que según su análisis fue del 500% en 2021, aunque la cifra oficial fue del 30%.

“La inflación genera una sensación de incertidumbre entre los ciudadanos porque sienten que no saben qué va a pasar después”, dijo Vidal. “Y la inflación es un reflejo de la mala gestión de la economía”.

La solución para muchos cubanos ha sido emigrar a niveles históricos. Más de 140.000 cubanos han llegado a la frontera entre Estados Unidos y México durante este año fiscal que comenzó en octubre. La cifra ya ha superado los 125.000 cubanos que llegaron durante el levantamiento del barco del Mariel en 1980. Un número menor, más de 2.000, han llegado por mar; los cubanos que llegan por mar suelen ser devueltos a su país.

Algunos activistas advierten que puede haber otra protesta masiva porque las condiciones cotidianas del cubano medio no han cambiado.

“Creo que puede haber otra explosión social”, dijo González Velázquez. “Pero un estallido social nunca va a venir del activismo o de la oposición, sino de los ciudadanos en general. Los activistas se han centrado en despertar a los ciudadanos y en tratar de construir las instituciones que el totalitarismo nos ha robado.”