Las escuelas de Minnesota dicen que toman todas las amenazas en serio

Solvejg Wastvedt • MPR

Ahora es parte del patrón que se observa tras los tiroteos escolares como el ocurrido la semana pasada en Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, Florida, donde un ex alumno mató a 17 personas.

Las escuelas en otros lugares generalmente ven una avalancha de amenazas similares, dice Rick Kaufman, que dirige la gestión de emergencias para el distrito escolar de Bloomington.

“Lo llamamos la zona de peligro, y en promedio son alrededor de 13 días. Dentro de ese período de tiempo, entonces verá una tendencia de imitadores”, dijo Kaufman, quien estaba a cargo de las comunicaciones en Columbine High School en Littleton, Colorado en 1999, cuando dos estudiantes mataron a 13 personas antes de suicidarse. Kaufman ahora asesora a escuelas de todo el país sobre manejo de crisis.

“En general, son estudiantes que actúan con ira”, dijo. “Pero usan el contexto de un tiroteo escolar como parte de la narrativa cuando actúan o dicen algo”.

Solo un pequeño porcentaje de las amenazas provienen de estudiantes que realmente planean causar daño, señala Kaufman.

Pero las escuelas tienen que tomar cada mensaje en serio.

Kaufman dijo que para evaluar una amenaza, los líderes del distrito deberían buscar un motivo y si la persona en cuestión tiene los medios para llevar a cabo la acción. Los administradores también deben buscar otras señales que el posible perpetrador pueda seguir.

“Mientras más específica sea la persona, más querrás tomarla muy en serio”, dijo.

Funcionarios de la escuela secundaria St. Paul’s Cretin Derham-Hall se enfrentaron a esta evaluación esta semana después de que surgieron rumores de una amenaza el miércoles. El presidente de la escuela, Frank Miley, dice que los administradores contactaron inmediatamente a la policía e investigaron hasta la noche del miércoles. No encontraron una amenaza, y las clases continuaron como de costumbre el jueves.

Miley dijo que la seguridad es su primera prioridad. Al mismo tiempo, reaccionar exageradamente a las amenazas puede alentar a que surjan más.

“Incluso en este momento altamente cargado y delicado, debe determinar si la información que tiene es buena. Y la información que teníamos no era buena”, dijo Miley.

Aún así, Miley dijo que anima a los estudiantes a hablar si algo parece ir mal. Después de tantos incidentes de alto perfil de violencia escolar en todo el país, Miley dijo que muchos estudiantes hacen precisamente eso.

“Tienen una mayor sensibilidad a los problemas de seguridad escolar que nunca tuve que vivir y la mayoría de mi generación nunca tuvo que vivir, pero esta es su realidad, por lo que se lo toman muy en serio”, dijo.

En otra parte de Minnesota, los estudiantes que levantaron la alarma provocaron una acción rápida. El Distrito Escolar de Hill City en el norte de Minnesota canceló las clases el jueves después de amenazas contra la escuela y estudiantes específicos en la aplicación de mensajes SnapChat.

El superintendente Pat Rendle dijo que los administradores escolares y las fuerzas del orden público locales recibieron un aluvión de mensajes de texto la noche del miércoles de estudiantes que enviaron capturas de pantalla de las amenazas.

“Nuestros estudiantes hicieron un excelente trabajo de involucrarse porque … estamos tan seguros como nuestros estudiantes pueden permitirnos al hablar de estas cosas y reportarlas a los adultos”, dijo.

El Departamento del Sheriff del condado de Aitkin arrestó a dos niñas en relación con el incidente de Hill City.

El advenimiento de las redes sociales ha cambiado el panorama en lo que respecta a las amenazas escolares, dijo Rick Kaufman de Bloomington. Él no cree que las amenazas generales hacia las escuelas hayan aumentado desde entonces. Pero las nuevas plataformas en línea les dan a los estudiantes una sensación de anonimato.

“Existe la falsa sensación de que no te van a atrapar”, dijo.

Kaufman dijo que los estudiantes pueden publicar mensajes que creen que nadie verá. Pero las amenazas en línea también se ven, informan e investigan. Esos informes son clave para mantener a los estudiantes y al personal a salvo, dijo Kaufman.