La representación del abuso sexual en los medios de comunicación

Víctimas de abuso sexual

Por Megan Strom
meg_strom@hotmail.com

Los medios de comunicación tienen una fuerte preferencia por los hombres: la mayoría de los reporteros para los periódicos más importantes del país son hombres, los hombres escriben sobre los temas más destacados (por ejemplo, la política y la economía), y son las personas más entrevistadas en los medios de comunicación, así perpetuando la idea errónea que la perspectiva de los hombre es la más importante. Lo que resulta de esta realidad es una prensa que siempre está inclinada hacia los hombres, sus puntos de vista, y lo que ellos consideran importante.

De por sí esto es alarmante, porque quiere decir que las noticias no representan la perspectiva de la mitad de la población estadounidense: la de las mujeres. No obstante, el grupo de estudio Women’s Media Center ha llamado la atención de la nación al reportar los últimos datos sobre la cobertura del abuso sexual en los medios de comunicación. Desafortunadamente, los mismos patrones siguen presentes, y llevan a resultados desastrosos para el bienestar de las mujeres estadounidenses.

Según RAINN (Rape, Abuse, & Incest National Network), ocurren 293.066 casos de abuso sexual en este país cada año. Sin embargo, esto solamente es el número de casos reportados: RAINN sostiene que el 68 por ciento de asaltos nunca se reportan. En otras palabras, estos datos ni siquiera se aproximan al número exacto de asaltos que ocurren cada año. Es aquí donde vemos la importancia de reportar los abusos: si no se reportan, probablemente seguiremos pensando que raramente ocurren, y en ese caso, somos menos propensos a hacer algo para mejorar la situación. Veremos a continuación que aún en los casos que sí se reportan, la cobertura de los medios hace que pensemos de una forma diferente sobre el abuso sexual.

El 44 por ciento de las víctimas del abuso sexual son menores de edad (tienen menos de 18 años) y el 80 por ciento tienen menos de 30 años (RAINN). El canal noticiero CNN reporta que el 23 por ciento de estudiantes universitarios han experimentado el abuso sexual (Kelly Wallace, 23 septiembre 2015). En los últimos años varios casos se han hecho infames precisamente por tratarse del abuso sexual entre los jóvenes universitarios. Pero, ¿por qué son tan notorios estos casos si se tratan de algo claramente ilegal? Entre mucho otros factores, parecería que tuviera que ver con quiénes reportan sobre estos abusos, ya que en vez de resaltar la culpabilidad de los criminales, se enfocan en otros elementos no relacionados, como por ejemplo la ropa que llevaban las víctimas, o si éstas habían estado borrachas cuando ocurrieron los abusos.

Según el Women’s Media Center, los hombres escriben el 55 por ciento de noticias que tratan el abuso sexual contra las mujeres. Aunque este patrón no es sorprendente tomando en cuenta lo mencionado arriba, las repercusiones de esta disparidad son las que tenemos que considerar detenidamente. Cuando las mujeres escriben sobre el abuso sexual, prefieren usar las voces de las mismas mujeres para reportar sobre los abusos que sufren. Sin embargo, los periodistas hombres prefieren citar a los hombres para hablar sobre casos de abuso sexual contra las mujeres. ¿Cómo podemos permitir que sea una voz masculina la que representa la violencia contra las mujeres? Dejar que los hombres reporten sobre el abuso sexual nos hace daño a todos, porque oculta las opiniones que realmente importan en estas situaciones, que son las de las mujeres.

Otro dato que llama la atención es la forma en que los dos sexos representan lo ocurrido en sus reportes. Las mujeres reporteras tienden a enfocarse en las víctimas de los asaltos, que son en su mayoría mujeres. En cambio, los hombres reporteros tienden en enfocarse en los criminales, así dándoles más importancia y haciendo que nos olvidemos de las víctimas.

El impacto en la sociedad de la cobertura del abuso sexual contra las mujeres es difícil de medir, ya que radica en las opiniones e ideologías de la gente. Es muy probable que lo que sabemos sobre el abuso sexual está inclinada hacia la perspectiva masculina. De esto, podemos concluir que sabemos muy poco sobre este fenómeno, ya que las voces de las víctimas pocas veces son representadas. La próxima vez que usted lee o escucha algún reporte sobre el abuso sexual, considere lo siguiente: ¿quién lo escribió? ¿Están presentes las voces de las mujeres y las víctimas? ¿La información está centrada en lo que hizo la víctima para “merecer” el maltrato, o está centrada en la culpabilidad del criminal? Entre más informados estamos sobre la imparcialidad de los medios, más podemos cuestionarlos y lograr cambiar la sociedad para que sea más justa.