La propuesta de reforma migratoria: ¿crearía una clase social inferior?

Por Megan Strom

meg_strom@hotmail.com

 

El Presidente Obama ha expresado recientemente su ilusión e interés en la propuesta republicana de reforma migratoria. Aunque ha mantenido durante sus dos mandatos que no estaría de acuerdo con una propuesta de reforma que no garantizara la regularización de los inmigrantes sin documentación, parece que últimamente ha cambiado de parecer.

Desde que comenzó su primer mandato en el 2009, las diferencias que no se han podido resolver entre los demócratas y los republicanos se centran en la seguridad fronteriza y un sistema migratorio que funcione mejor (y que no simplemente solucione los actuales problemas de inmigración). El presidente y los demócratas no han tenido suerte creando una reforma que satisfaga los republicanos, y por ello continúa el constante debate, las protestas, y las propuestas sobre la reforma migratoria.

El problema con los comentarios recientes del presidente tiene que ver con los efectos de las concesiones en implementar una reforma migratoria que cumpla con los requisitos de los republicanos. Por ejemplo, el Partido Republicano quiere crear un nuevo “estatus legal” para los 11 millones de inmigrantes sin documentos que no les daría acceso directo a la ciudadanía. Las preguntas que siguen son, ¿qué sería este nuevo “estatus legal”, y que implicaría para los inmigrantes que formarían parte de este grupo?

Parece que el nuevo “estatus legal” sería una clase social inferior en los Estados Unidos. Esto es porque los republicanos insisten en que los que formarían parte de este grupo tendrían que pagar una multa (entre muchas otras cosas). Tal multa parece ser un castigo por haber entrado sin documentos al país y ella, junto al nuevo “estatus legal”, simplemente llevaría a una continuación de la actual situación discriminatoria para los latinos en los Estados Unidos. Es decir, la creación de un grupo social nuevo solamente designado para inmigrantes con los que los republicanos no están contentos claramente no lleva a la igualdad social. Además, insistir en que este grupo sea públicamente castigado mediante la paga de multas tampoco llevaría a la igualdad social.

En fin, habrá que escudriñar lo que hace el presidente en sus últimos años en la Casa Blanca. ¿Se mantendrá firme e insistir en que la reforma migratoria necesita llevar a la ciudadanía? ¿O hará concesiones para estar de acuerdo con el Partido Republicano, y así crear una clase social inferior para los latinos inmigrantes en los Estados Unidos?

 

 

Leave a Reply