¡La Pro-acción vale la pena!

¡La acción colectiva tuvo éxito en detener la deportación de 2 latinos!

Escrito por Sebastian (Sam) J. Hernandez

Hace aproximadamente cuatro años que Astrid (entonces de 11 años) y su padre Arturo huyeron de su nación latina de origen. Al llegar a la frontera sur de los Estados Unidos, la Aduana de los Estados Unidos y la Patrulla Fronteriza (CBP) los abordaron y los detuvieron. Pronto fueron liberados, pero no se les mencionó que podían solicitar asilo político.

Astrid y Arturo terminaron con parientes en Easton (Condado de Berks). Pensilvania. Parecía que había esperanza. Los años pasaron.

Luego, en el 20 de febrero de 2018, a las 5:00 a.m., seis agentes armados de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ingresaron a su hogar sin orden judicial y los arrestaron. No se dio ninguna razón para el arresto.

Fueron llevados al Centro Residencial del Condado de Berks, con Astrid todavía en pijama y Arturo esposado.

Tanto Astrid como Arturo (y sus familiares) estaban en estado de pánico. Astrid cumplirá 15 años el 15 de marzo. Ella había estado planeando su quinceañera antes de ser detenida por ICE. La esperanza se marchito.

Amnistía Internacional de los Estados Unidos entro en acción. Soy un miembro de esta organización. Se puso en marcha una petición para instar a ICE a liberar inmediatamente a Astrid y Arturo por razones válidas de amnistía.

En poco tiempo, se realizaron más de 1600 llamadas telefónicas y 80,000 peticiones firmadas (incluida la mía). La llamada a la pro-acción fue global (Estados Unidos, India, China, Francia, Luxemburgo, Canadá, República Dominicana, Bulgaria y Alemania). ¡Hay poder en una voz colectiva!

El 26 de marzo de 2018 llegó la noticia de que Astrid y Arturo podrán ser libres y regresar a su hogar en Easton. ¡Astrid puede regresar a la escuela, ponerse al día y finalizar su fiesta de quinceañera planeada!

¡Larga vida al poder de la fuerza colectiva!