La petición de emergencia para liberar a los detenidos en ICE de Minnesota llega a los tribunales

Por: Joey Peters-Sahan Journal

Un juez federal hará una recomendación sobre la liberación de los detenidos en los próximos días.

Un juez pronto decidirá el destino de docenas de detenidos del Servicio de Inmigración y Aduanas federal (ICE) alojados en la cárcel del condado de Sherburne en Elk River, que están preocupados por infectarse con COVID-19.

Aproximadamente 40 personas detenidas en la cárcel afirman que las condiciones allí llevarán a un brote de COVID-19 y pondrán en peligro su salud y sus vidas. Ya hay 253 casos confirmados del virus entre los detenidos en instalaciones de todo el país, ninguno hasta ahora en Minnesota. El ICE ha reconocido que 11 de los detenidos en el condado de Sherburne tienen condiciones de salud subyacentes que los ponen en bajo alto riesgo de consecuencias graves si contraen el virus. 

El mes pasado, un gran grupo de detenidos presentó una petición federal de liberación de emergencia. La petición original incluía 62 nombres, pero la lista ha disminuido ya que el ICE y el condado de Sherburne han liberado al menos a una persona y han deportado a otras. El Sahan Journal ha estado cubriendo el caso y hablando con los peticionarios detenidos en la cárcel.

El martes por la tarde, la juez federal Elizabeth Cowen Wright escuchó los argumentos a favor y en contra de la petición a través de una conferencia telefónica. La audiencia se produjo después del fallo de una jueza federal en California el lunes que ordenó al ICE a identificar y rastrear a todos los reclusos que están bajo alto riesgo de contraer el virus y considerar su liberación.

Al argumentar en nombre de los detenidos en el Condado de Sherburne, el abogado de Minneapolis Frederick Goetz citó los brotes de COVID-19 en la Cárcel del Condado de Cook y las plantas empacadoras de carne en Worthington y Sioux Falls, Dakota del Sur, como ejemplos de lo que podría salir mal si los detenidos no son liberados.

Reconoció que la tasa general de infección por COVID-19 en Minnesota es relativamente baja comparada con la de algunos estados, citando un cierre estatal y medidas de distanciamiento social. “Pero no va a tomar mucho para cambiar eso”, dijo Goetz. “Si estos individuos se quedan, existe el riesgo de que las instalaciones médicas se sobrecarguen”.

La cárcel del condado de Sherburne está “volando a ciegas” en este asunto, argumentó, porque no tiene los kits para realizar pruebas de COVID-19 en los reclusos o el personal. No se trata de si, sino de cuándo un detenido se infectará, dijo, añadiendo que una vez que eso ocurra, “será demasiado tarde” para proteger al resto de los detenidos y al personal.

Goetz hizo hincapié en que sus clientes son detenidos civiles -muchos de ellos son personas de la localidad que están a la espera de audiencias de inmigración- y, por lo tanto, están sujetos a mayores protecciones legales que los reclusos en los casos penales. Dijo que no están pidiendo la liberación de sus casos de inmigración, sino el confinamiento en casa o la liberación supervisada.

Los abogados de ICE y del condado de Sherburne respondieron que los detenidos no corren un riesgo mayor dentro de la cárcel que si estuvieran afuera en la comunidad. Citaron las muchas medidas que la cárcel ha tomado para prevenir un brote. Estas incluyen la prohibición de las visitas en persona, la intensificación de la limpieza de rutina, la cuarentena de todos los nuevos reclusos durante 14 días, independientemente de si muestran síntomas, la toma de la temperatura del personal de la cárcel cada día, y la asignación de personal para trabajar siete días de descanso y siete días de trabajo. 

El abogado de Elk River, Timothy Sime, que representa al condado de Sherburne, dijo que ningún entorno, ya sea dentro o fuera de la cárcel, puede mitigar completamente el riesgo del virus. “Lo que podemos hacer es reflejar lo que sucede en la comunidad en general lo mejor que podamos”, dijo Sime. “Y francamente, creo que ya lo hemos hecho”. 

El fiscal adjunto de los Estados Unidos David Fuller, argumentando en nombre del ICE, añadió que la cárcel del condado de Sherburne es una “instalación modelo” para proteger la salud y la seguridad de los reclusos y del personal. “Es justo decir que han hecho lo mejor que pueden y no pueden hacer más”, dijo.

“Los detalles de lo que han hecho aquí no se parecen a ninguno que haya visto”, añadió Fuller. “La cárcel está haciendo las mejores prácticas e implementando los mejores procedimientos”. 

Pero el virus, respondió Goetz, “rodeará” las medidas preventivas de la cárcel debido a la falta de pruebas. Los funcionarios del condado de Sherburne han dicho que no pueden acceder a las pruebas de COVID-19. La capacidad del virus para propagarse antes de que las personas infectadas tengan síntomas y el hecho de que algunos nunca desarrollen síntomas en absoluto sólo añaden al peligro, dijo Goetz.

La Jueza Wright dijo que hará una recomendación a la Jueza de Distrito Nancy E. Brasel, a quien se le ha asignado el caso y que en última instancia decidirá el destino de los detenidos, en los próximos días.

https://sahanjournal.com/immigration/emergency-petition-to-release-minnesota-ice-detainees-sees-day-in-court/