La mitología y su injusticia a la inmigración

La mitología y su injusticia a la inmigración

Por: Sam Hernández-Parte 10

No se necesitan inmigrantes

El mito final de que los inmigrantes no son necesarios no solo no es cierto, sino que también es absurdo. Es claramente increíble. Sin embargo, los poderes encargados esperan que lo creas, que la actual “horda” que viene no es blanca y que eres un nacionalista blanco.

La mayoría de los blancos son descendientes de la llegada de los primeros inmigrantes. Aparte de los nativos americanos, todos somos inmigrantes. Los primeros inmigrantes eran claramente necesarios y convirtieron a esta nación en lo que es. Los registros muestran que la inmigración actual también es muy necesaria.

Los Estados Unidos, como cualquier nación que trabaja para lograr y/o mantener un estatus de poder, debe hacerlo progresivamente bien en una serie de áreas.

Uno de ellos es tener una fuerza laboral importante que incluya una porción sustancial de trabajo primario esencial que sea lo suficientemente capaz y físicamente fuerte para hacer todo el trabajo básico fundamental que requiere una fuerte física y resistencia y la voluntad de hacerlo sin estar preparado para el trabajo. Eso exige más capacitación y educación de la que tienen actualmente. Deben estar preparados para una paga baja o escasa por su servicio y vivir en un nivel inferior al estándar durante el ínterin. Esto ha sido cierto desde el comienzo de la inmigración. Este grupo está presente y es necesario en todos los lugares de trabajo de la agricultura, las fábricas, las empresas de conservas, la industria cárnica, las industrias de cítricos/nueces, la industria de las flores, los lácteos, los viveros, la hospitalidad, el saneamiento, la limpieza, los hospitales, las escuelas, las guarderías y los hogares de reposo. Este es el tipo de trabajo que la mayoría de los ciudadanos blancos rara vez harán.

Otro dilema que necesita una solución es el envejecimiento de la fuerza laboral estadounidense. Necesitamos más trabajadores que se unan a la fuerza laboral que los que se jubilan. La edad promedio de la fuerza laboral ciudadana restante es de 38 años. Era 23 a principios del siglo XX. ¡Hay áreas de EE. UU. donde la edad media es de 58! Sin embargo, la edad media de la fuerza inmigrante que intenta ingresar a los EE. UU. es de 17 a 20 años. Pero, en lugar de ponerlos para que ayuden en el trabajo necesario, se les devuelve y a los retenidos se colocan en formas de encarcelamiento a un costo astronómico por persona por día. Incluso los inmigrantes con visa y los titulares de visas de no inmigrantes han disminuido en un 54 % y los trabajadores con visa permanente han disminuido en un 44 %. Necesitamos un grupo tipo “Bracero” como el que tuvimos durante la Segunda Guerra Mundial que ayudó en la escasez de mano de obra debido a la guerra. La solución a nuestra crisis laboral está claramente disponible ya que los trabajadores inmigrantes necesarios están llamando en nuestra frontera sur. Debería haber una puerta en lugar de una pared, una invitación en lugar de un rechazo. Ellos nos necesitan, pero nosotros los necesitamos más.

El tema de la fertilidad es otro tema de preocupación, junto con la tasa de mortalidad frente a la tasa de natalidad. Son más las personas que mueren que las que nacen. El envejecimiento de nuestra población general junto con la pandemia en curso ha causado una tasa de mortalidad extraordinariamente alta.

En 2020, la tasa de fertilidad en los EE. UU. cayó un 4 %, el punto más bajo en un siglo. Se considera edad fértil la edad comprendida entre los 15 y los 44 años. El año 2020 arrojó una tasa de fecundidad de 55.8 nacimientos por cada 1,000 mujeres. La generación actual de mujeres se está alejando cada vez más de tener suficientes hijos para reemplazarse a sí mismas. Nuestra población total ha crecido solo un 0.1%. ¡Esto es un poco menos de 400,000 personas! De nuevo, la solución es permitir la entrada de inmigrantes cuya edad media se encuentre en el rango del período reproductivo más alto. Los expertos lo saben, pero los nacionalistas blancos no quieren que los niños no blancos sean la solución.

Los Estados Unidos necesita seguir creciendo para seguir satisfaciendo las necesidades de producción nacional y mundial. Son los trabajadores inmigrantes lo que se tiene disponible para satisfacer esa demanda ahora. La mayoría de los inmigrantes actuales son latinos.

Los latinos representan alrededor del 19 % de la población de los EE. UU. y cerca del 20 % de la fuerza laboral. Les resulta más difícil aventurarse en el espíritu empresarial que a los blancos. A pesar de las barreras raciales, inician más negocios per cápita que cualquier otro grupo étnico estadounidense. El número de empresas latinas crece un 12.5% anual frente al 5.3% de crecimiento de las euroamericanas. Si se eliminaran las barreras raciales, los latinos gastarían $660 mil millones adicionales al año. Los negocios latinos producirían $2.3 mil millones en ingresos adicionales y crearían 735,000 nuevos negocios anualmente que aumentarían más ganancias y también más empleos para la fuerza laboral en expansión. Estados Unidos sigue encabezando la innovación y necesita más trabajadores para mantener esa ventaja. La comunidad latina/hispana ha contribuido significativamente al crecimiento económico de los EE. UU. y seguirá haciéndolo. Es tanto la calidad como la cantidad de los trabajadores. Han superado a la mano de obra autóctona. Representan grandes oportunidades de mercado para todas las instituciones financieras estadounidenses.

Los hispanos/latinos representarán el 30 % de la fuerza laboral de EE. UU. para 2050. Este crecimiento de la población latina y su composición relativamente más joven son factores positivos clave. Un obstáculo clave es la incapacidad racial para obtener el acceso necesario a los servicios financieros y comerciales, en particular al crédito. Las tasas de graduación de la escuela secundaria (preparatoria) entre los hispanos han ido en aumento, gradualmente hasta el 60% y en algunas áreas hasta el 90%. Todavía están rezagados en la educación posterior a la secundaria (preparatoria).

Usar Minnesota para el cierre ayudará a los lectores a ver mejor la complejidad de la situación y el papel positivo de los inmigrantes de Minnesota.

Su poder adquisitivo es muy alto. Esa es la cantidad de dinero que queda después de impuestos. En 2013, su poder adquisitivo alcanzó cerca de $ 8 mil millones. Ese año aportaron $1,200 millones en impuestos estatales y locales y más de $1,500 millones en seguridad social y Medicare. Contribuyeron con más de $ 22 mil millones al PIB (producto interno bruto) del estado de Minnesota, que fue cerca del 8% del PIB del estado para ese año. Cerca del 30% del crecimiento de la población del estado se debe a su inmigración. Sin la inmigración, Minnesota habría comenzado una disminución de la población ya en 2001. Dependerá de la inmigración para el crecimiento de la población en el futuro. ¡Por cada 1,000 inmigrantes que vienen a cualquier condado, 270 nativos se mudan allí por el positivismo que estaría ocurriendo allí!

La inmigración siempre ha llegado para quedarse. Los registros muestran que los Estados Unidos se ha beneficiado mucho más de lo que admite la mitología negativa. Ellos somos nosotros y nosotros somos ellos. Nos peleamos unos a otros sólo por razones raciales. Podemos detener esto instantáneamente, si decidimos hacerlo. ¿Lo haremos?