La Mitología y su injusticia a la inmigración

La Mitología y su injusticia a la inmigración

 

Mito número nueve: Los inmigrantes no pagan impuestos y gravan la economía de EE. UU.

 

Opinión Por: Sam Hernández

 

Como todos los mitos, este mito tampoco es cierto. Este es tan descaradamente falso que uno tiene que preguntarse cómo los poderes-futuros pueden sentirse con el poder de hacérnoslo creer tal mito. Recuerden, un mito es una mentira que se nos “vende” repetidamente hasta que se nos convencen de que es cierto. Esto es tan completamente descuidado que la única forma en que pueden convencernos de que es verdad es que “queremos” que sea verdad. Eso sería racismo y nacionalismo blanco.

 

Todos, desde los ingenuos hasta los genios, saben que en este país es prácticamente imposible no pagar impuestos. En el momento en que se gasta dinero, se paga impuestos. Esto incluye a los inmigrantes. Una cantidad significativa de impuestos que todos pagamos son lo que llamamos “impuestos ocultos”.

 

El “impuesto oculto” es el impuesto que pagamos, algo sin saberlo, cuando compramos bienes y servicios. También les sucede a los inmigrantes. Por “bienes” me refiero a cosas como alimentos, bebidas, ropa, calzado, sombrerería, artículos de tocador, muebles, electrodomésticos, vehículos, casas, etc. Por “servicios” me refiero al alquiler de casas y otros equipos, la compra de periódicos, revistas, libros, pagar el cuidado de los niños, mudanzas, reparaciones, calefacción, electricidad, etc. Los inmigrantes hacen lo mismo. Cuando compran viviendas, contribuyen al pago de impuestos sobre la propiedad, una fuente principal de financiación escolar. Entonces, cuando decimos que reciben educación gratuita, eso es solo parcialmente cierto. Comienzan pequeñas empresas. No solo pagan impuestos, sino que compran más artículos y contratan trabajadores que, a su vez, pueden pagar más impuestos.

 

Pueden ver que nadie puede evitar pagar impuestos. Aun así, los defensores antinmigrantes logran hacernos creer que los inmigrantes no pagan impuestos. ¡Lo hacen mientras los registros muestran que los inmigrantes indocumentados pagan más de $12 billones de dólares en impuestos estatales y locales al año! Eso suena grande. ¿Qué tan grande es eso? Daré un ejemplo.

 

Un billón son mil millones. Entonces, $12 billones es lo mismo que 12,000 millones. Eso todavía no lo hace claro. Aquí hay un mejor ejemplo, usando a nuestro estado de Minnesota.

 

Nuestra población se concentra en el centro metropolitano de St. Paul (capital del estado) y Minneapolis. Todos los barrios residenciales con alcaldes presentan anualmente un presupuesto necesario para el costo operativo proyectado para el año. Hay alrededor de 80 suburbios de las ciudades gemelas. St. Paul presentó un presupuesto operativo de alrededor de $ 345 millones este año. Si los $12 billones de dólares antes mencionados pagados por los inmigrantes estuvieran en un “fondo común” de donde nuestros 80 suburbios metropolitanos extraerán su dinero operativo, ¡¡¡habría suficiente dinero para cubrir sus costos operativos!!! Este “fondo común” sería una parte significativa de nuestro costo operativo estatal de $87 billones.

 

Más del 50% de nuestra fuerza laboral en los EE. UU. está compuesta por trabajadores que realizan un trabajo etiquetado como “esencial”; trabajo fundamental que es la base de la preparación y producción. Los inmigrantes constituyen una parte importante de esa fuerza laboral. En la agricultura, el trabajo en la siembra de las plantas, cuidarlas mientras maduran, cosecharlas y trabajar en el enlatado y otras formas de prepararlas para el mercado. Lo mismo hacen con la industria cárnica (pollo, pavo, ternera, cerdo, pescado, etc.) También, la industria frutícola. Si la mano de obra es básica y esencial para el éxito industrial y los salarios bajos, puede estar seguro de que se utilizan inmigrantes.

 

Trabajan y pagan impuestos federales. Contribuyen al fondo de la seguridad social. Este es dinero que nunca recuperarán para su jubilación a menos que terminen convirtiéndose en ciudadanos. Contribuirán con más de $500 billones a este fondo en los próximos 20 años. Esto es crucial para el fondo que se está agotando debido al hecho de que más personas mayores se jubilan y viven más de lo esperado y la fuerza laboral joven es menor. Más del 70% de los inmigrantes que llegan son en edad de primaria y se incorporan inmediatamente a la población activa. Son una bendición para nuestros jubilados y el fondo de jubilación.

 

Una última visión general de la contribución de los inmigrantes. Ellos ganan y pagan por su propio costo de vida. No son una carga para nadie. Gastan miles de millones aquí comprando un poco de todo, como el resto de nosotros. Envían parte de las ganancias a sus familias en su país de origen. México es un buen ejemplo de cuánto es esa cantidad. ¡Envían lo suficiente para que México obtenga más de esto que de su petróleo y turismo combinados!

 

Compran bienes y servicios y pagan impuestos a los EE. UU. así como a su país de origen. Ambos países se benefician de ellos. Es un racismo inhumano y sistémico retratarlos de cualquier otra manera, como se hace a través de estas mitologías.