La mayoría de estudiantes en escuelas públicas vive bajo el umbral de pobreza

Las dificultades económicas en la educación

Por Megan Strom
meg_strom@hotmail.com

Se supone que una gran mayoría de estadounidenses forma parte de la clase media, un grupo que goza de una estabilidad económica que significa que no se tiene que preocupar por la comida, la ropa, ni la educación de sus hijos. Hace unos años, esta suposición pasó a ser un mito, ya que desde el 2013, la mayoría de jóvenes de edad escolar no pertenecen a la clase media, sino a la clase más necesitada de los Estados Unidos.

La Southern Education Foundation ha medido los niveles económicos de los estudiantes al calcular la cantidad de estudiantes que califica para almuerzos de precio reducido o gratuito que se les ofrecen a los alumnos que viven bajo el umbral de pobreza. Hasta años recientes, el porcentaje de estudiantes que pertenecía a la clase baja apenas alcanzaba el 40 por ciento: 33 por ciento en 1995 y 38 en 2000. Sin embargo, se ha observado un alarmante incremento en esta tasa desde la Gran Recesión, llevando a los datos actuales que indican que el 51 por ciento, es decir, la mayoría, de estudiantes estadounidenses viven en familias que ganan apenas lo suficiente para sobrevivir.

El Departamento de la Salud y los Servicios Humanos determina cuánto se necesita para vivir en este país, según el número de personas en la familia. A continuación podemos ver que el umbral de pobreza para 2015 es extremadamente bajo en los Estados Unidos, tanto que muchas personas cuestionan si una persona realmente podría vivir una vida digna ganando tan solo $11.770 al año:

  • 1 persona: $11.770
  • 2 personas: $15.930
  • 3 personas: $20.090
  • 4 personas: $24.250
  • 5 personas: $28.410
  • 6 personas: $32.570

Los datos al nivel nacional no nos cuentan la historia completa, ya que se notan grandes diferencias según la región donde uno vive y la etnicidad de los estudiantes. Las mayores concentraciones de estudiantes que viven bajo el umbral de pobreza se encuentran en el sur y el suroeste del país. Por ejemplo, en Mississippi, el 71 por ciento de jóvenes viven en familias con bajos recursos, frente a Minnesota, donde este número es 38 por ciento.

No obstante, esto no quiere decir que en estados como Minnesota, con tasas mas bajas de pobreza, no haya diferencias dentro del mismo estado. El Urban Institute reporta que en el norte existen regiones con tasas igualmente altas, o hasta más altas, de pobreza que en el sur. Por ejemplo, en el condado Ramsey, donde se encuentra la capital, St. Paul, el 58 por ciento de estudiantes viven en familias de bajos recursos. Se atribuye esta discrepancia entre la pobreza a nivel estatal con la pobreza a nivel local con la etnicidad ya que se ha encontrado una correlación entre las escuelas pobres y las comunidades afroamericanas.

La creciente tasa de pobreza entre los jóvenes de edad escolar desafortunadamente afecta de forma desigual a los estudiantes no blancos, ya que tienden a vivir en las mismas regiones donde más se nota el incremento de pobreza. Dado que los estudiantes no blancos tienden a abandonar la escuela con más frecuencia, podemos ver cómo la situación económica de algunos estudiantes se ve reflejada en su éxito escolar.

Fuentes: Urban Institute, http://www.urban.org/features/closer-look-income-and-race-concentration-public-schools

Southern Education Foundation: http://www.southerneducation.org/Our-Strategies/Research-and-Publications/New-Majority-Diverse-Majority-Report-Series/A-New-Majority-2015-Update-Low-Income-Students-Now