La historia y el enfoque en “El Muro”

Opinión por: Sam Hernández-Parte 3

 

La parte 2 habló principalmente sobre los elementos negativos del muro y de la creencia de que falla más que triunfa. Se deben tomar medidas para detener la construcción del muro y determinar humanamente qué parte o si todo el muro debe derribarse inmediatamente.

 

Ahora, Biden es pro-inmigración y personalmente anti-muro. Sin embargo, lo que él quiera hacer personalmente con respecto al muro puede variar significativamente frente a las decisiones políticas del Congreso. Incluso si en este momento se pudiese detener la construcción del muro, el daño ambiental a la belleza natural original del área ya está hecho. El muro evita que la vida silvestre se mueva libremente. Lo que fue el último gran río sin represas del suroeste ha sido sellado. Las aves raras y la vida animal que se encuentran solo en esta área probablemente se extinguirán. El muro se ha convertido en el mayor obstáculo para el movimiento de la vida silvestre con consecuencias genocidas que jamás haya visto esta parte del mundo

 

Nosotros, especialmente los latinos, deberíamos estar exaltados de que Biden haya seleccionado a Alejandro Mayorkas para dirigir el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que supervisa la Patrulla Fronteriza y de Aduanas (CBP).

 

Biden puede y debe estar listo para detener la construcción del muro de inmediato, tal como lo prometió, tan pronto como este se convierta en presidente. Debe estar dispuesto a rescindir los contratos de construcción y a obligar a buscar acuerdos con los contratistas. Cueste lo que cueste estos acuerdos no tendrán comparación con el precio de terminar y mantener un muro que no funciona. Seamos honestos, la historia nos ha enseñado que si la industria estadounidense infiere que los inmigrantes son necesitados… estarían aquí ¡de un modo a otro!

 

Biden ya ha sido informado de las barreras políticas que Trump ha colocado para asegurar la continuidad de la construcción del muro. Ya vacila sobre el muro en cuanto a prioridad. Justo antes de Navidad, anunció que tal vez necesitaría 6 meses o más antes de poder lidiar efectivamente con el problema. Ve el grado de corrupción involucrado. La corrupción es una pandemia que necesita una vacuna. En 2020, 227 migrantes murieron tratando de cruzar o evitar el muro en comparación con el año anterior de 224 en 2019. Más de 3,400 han muerto desde 2004. Esto mientras que el cruce ilegal se ha reducido en casi un 50% en los últimos 10 años.

 

El Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) mundial, que mide la corrupción en 180 países del mundo que incluye a los EE. UU. Puntúa desde la mayor corrupción en (0) hasta la menor corrupción en (100) Ningún país ha podido obtener los 100 puntos de 100. Dinamarca y Nueva Zelanda obtuvieron el puntaje más alto en 2019 con (87/100). Venezuela obtuvo el puntaje más bajo. Los Estados Unidos no se ubicó entre los 10 primeros. Obtuvo 69/100. La mayoría de los países escandinavos que tienen gobiernos de tipo socialista obtuvieron puntajes entre los 10 primeros lugares, ¡durante varios años! Eso significa que la gente común tiene una voz más fuerte que la élite. La práctica gubernamental más grande que reduce la puntuación es ¡la metodología de financiamiento de campañas!

 

Biden no solo debería detener el muro ahora, debería desmantelar. Es parecido a la inhumanidad. Es similar a los monumentos del sur y del este que finalmente cayeron y que honraron la esclavitud y la Confederación. Es similar a los conquistadores españoles y líderes religiosos como Colón, Pizarro, Cortés y Oñate, y Junípero Sera del suroeste, que también está siendo derribado. Son culpables de maltratar, esclavizar y (a través del genocidio), matar a millones de nativos de las Américas. Los nativos son los que se quejan más.

 

En general, el muro es un insulto y un asalto a la dignidad humana. Es un ataque nacionalista dirigido contra la gente morena de las Américas. Promueve el odio y la división en lugar del amor y la unión.

 

Sabemos que los blancos no permitirían un muro entre los Estados Unidos y Canadá. Ambos son blancos. Por lo tanto, se tratarán por igual.

 

El racismo nacionalista, sistémico e institucional blanco les ha enseñado que son superiores porque los no blancos históricamente hemos mostrado debilidad y sumisión y por lo tanto merecemos ser subyugados.

 

¿Estamos acostumbrados a nuestra posición? Ahora que numéricamente somos casi iguales a ellos y podemos ganarle a la oposición, ¿estamos dispuestos a resistirlos en general o al menos en cuestiones clave? El movimiento de Black Lives Matter nos ha demostrado que se puede lograr. ¿Podemos unirnos como ellos? ¿Somos culturalmente capaces? ¿Estamos listos?

 

La nueva fuerza de Biden / Harris está aquí. Los latinos ya no podemos seguir siendo dóciles con este potencial poder de cambio en nuestras manos.

 

El muro y todos los problemas de inmigración son parte de la corrupción pandémica. La reacción colectiva y correctiva latina es parte de la vacuna para ello.

 

En 1857, Frederick Douglas dijo: “quienes serían libres, ellos mismos deben dar el golpe… Los límites de los tiranos están prescritos por la resistencia de los que están oprimidos”.