La dura crítica de Obama

Por Kevin Liptak

El expresidente de Estados Unidos Barack Obama criticó duramente a su sucesor, Donald Trump, por cancelar la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), un programa que suspendía temporalmente las deportaciones de jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo menores de edad.

“Apuntar a estas personas jóvenes es un error porque ellos no han hecho nada malo”, escribió Obama en su cuenta de Facebook horas después de que la decisión fuera anunciada por Trump y el secretario de Justicia Jeff Sessions. “Es contraproducente, porque ellos quieren iniciar nuevos negocios, trabajar en nuestros laboratorios, servir en nuestro ejército y contribuir al país que amamos. Y es cruel”, insistió el exmandatario.

“Estos soñadores son estadounidenses en sus corazones, en sus mentes, en todo menos en una cosa: el papel. Fueron traídos a este país por sus padres, en algunos casos siendo muy pequeños. Puede que no conozcan un país diferente al nuestro. Puede que no conozcan un idioma diferente al inglés. Por lo general, no tienen ni idea que son indocumentados hasta que se postulan para un trabajo, para la universidad, o para obtener la licencia de manejo”, añadió.

La larga declaración emitida por Obama es una de las más contundentes desde que dejó el cargo en la Casa Blanca. De hecho, cuestionó agudamente los motivos de Trump para tomar la decisión e insistió en que cancelar DACA no era algo que estuviera legalmente requerido.

“Es una decisión política y un cuestionamiento moral”, añadió. “Independientemente de las preocupaciones o quejas que los estadounidenses puedan tener sobre la inmigración en general, no deberíamos amenazar el futuro de este grupo de jóvenes que están aquí sin culpa propia, que no representan una amenaza, que no nos están quitando nada al resto de nosotros”, fueron sus palabras.

De hecho, dijo que el asunto en últimas se remitía una “decencia básica”. “Esto se trata de si somos un pueblo que expulsa de Estados Unidos a esperanzados jóvenes luchadores, o de si los tratamos como queremos que nuestros propios hijos sean tratados. Se trata de quiénes somos como pueblo – y quiénes queremos ser”, agregó.

El exvicepresidente Joe Biden también criticó la decisión de Trump. “Traídos por sus padres, estos niños no tuvieron otra alternativa aparte de venir. Ahora serán enviados a países que nunca han conocido. Es cruel. No es Estados Unidos”, publicó en su cuenta de Twitter.

Poco antes de dejar el cargo en enero pasado, Obama aseguró durante una conferencia de prensa que hablaría moderadamente después de salir de la presidencia. Sin embargo, aclaró que la revocación de DACA estaba entre las acciones que lo harían intervenir.

“La idea de que arbitrariamente, o por política, se castigaría a esos niños, cuando ellos no han hecho nada malo, creo que sería algo con mérito para que yo me pronunciara”, señaló Obama en ese momento.

DACA es el principal legado de Obama en materia de inmigración, aunque está muy lejos de la visión de cambios importantes que entró prometiendo cuando llegó a la Casa Blanca. Aprobó el programa en 2012, después de que resultaran infructuosos los esfuerzos en el Congreso para avalar una medida que permitiría evitar la deportación de los hijos de inmigrantes indocumentados llevados de manera ilegal al país.