La discriminación contra los grupos minoritarios en los medios de comunicación se remonta a la época colonial

Por Megan Strom

meg_strom@hotmail.com

Los medios de comunicación masivos en los Estados Unidos, y en muchos otros países, se caracterizan por su representación negativa de los grupos minoritarios. A través de los siglos, los blancos han usado sus periódicos para reportar los supuestos malos actos que cometía la minoría para generar miedo y odio contra ellos.

González y Torres (2012) indican que los colonizadores de los Estados Unidos temían fuertemente a los indígenas de este país, y, por ende, usaban los medios de comunicación para promover una ideología extremadamente negativa y racista contra este grupo. Por ejemplo, los periódicos de 1690 decían que los indígenas eran “bárbaros” y que vivían en una manera que era inaceptable para los colonizadores. Los diarios contenían historias de violaciones y torturas que supuestamente hacían los indígenas para fomentar odio contra este grupo.

Trágicamente, unas décadas después, el odio contra los indígenas había llegado a tal punto que los periódicos empezaban a ofrecer dinero por la captura o por arrancar la cabellera a los indígenas.

Coincidía con estos informes la cobertura racista contra los esclavos africanos. Por ejemplo, un periódico de Boston reportó en 1706 que los africanos eran propensos a robar y mentir. La obsesión con este tema y el miedo de los colonizadores llegó a tal extremo que los diarios de esta ciudad comenzaron a dedicar la mayoría de sus páginas a las supuestas reuniones clandestinas de los esclavos en las que pretendían rebelarse contra los blancos.

Los objetivos de estas representaciones falsas y discriminatorias de los indígenas y los esclavos eran varios. En primer lugar, los periódicos lograron establecer una clara distinción entre los grupos étnicos, o lo que en ese entonces se llamaban “razas”. De esta forma, la sociedad llegó a asociar ciertos rasgos con ciertos grupos raciales: las características negativas casi siempre se asociaban con los grupos minoritarios y las características positivas casi siempre se asociaban con los colonizadores blancos.

Otro objetivo de representar ideas racistas en los periódicos durante la época colonial tenía que ver con el poder. Como los blancos eran los dueños de los periódicos, podían controlar lo que pensaba la gente a través de lo que publicaba. Publicar reportes (aunque eran falsos) sobre todo lo malo de la minoría era una manera de fortalecer y mantener su control.

Había muy pocas voces que representaban a la minoría en esta época. González y Torres (2012) reportan que el famoso Benjamin Franklin, uno de los “fundadores” de los Estados Unidos, era una de las pocas personas que denunciaba en un foro público – en su propio periódico – el maltrato que recibían los indígenas. Con sus reportajes, pretendía evitar que los blancos asesinaran a otros indígenas. A diferencia de los demás durante la época colonial, Franklin usó su poder para promover el cambio positivo.

Resulta asombroso que estos mismos patrones sigan hoy en día, pero los estudios indican que casi todos los medios de comunicación en los Estados Unidos perpetúan la discriminación contra los grupos minoritarios. Dicho esto, lo que necesitamos son gente como Benjamin Frankin, que están dispuestos a arrojar luz sobre los actos de violencia y discriminación que los blancos cometen contra la minoría. Solamente así se logrará que los medios dejen de propagar las mismas ideas racistas contra los grupos minoritarios que se han publicado desde hace cientos de años.

Fuente: Juan González y Joseph Torres, http://fair.org/extra-online-articles/the-colonial-roots-of-media8217s-racial-narratives/