“La comida es medicina”: Chefs indígenas haciendo comidas saludables para sus ancianos en las Ciudades Gemelas.

Por: Cody Nelson-MPR

Cuando el Gatherings Café de Minneapolis cerró al público en marzo, su cocina se llenó. 

Un equipo de chefs trabaja allí de 8 a.m. a 3 p.m. todos los días de la semana, cocinando comidas para los ancianos indígenas de las Ciudades Gemelas. Conductores voluntarios entregan a los hogares de los ancianos, de forma gratuita, para que puedan limitar el tiempo en público mientras la propagación de COVID-19 sigue golpeando más duramente a los ancianos y a las comunidades de color.

El programa de entrega de comida empezó siendo pequeño, sirviendo sólo a la gente del sur de Minneapolis. Ha crecido cada día, dijo el chef Brian Yazzie, que ahora sirve almuerzos a unas 200 personas en las Ciudades Gemelas.

La filosofía de los chefs es “la comida es medicina”, dijo Yazzie, “especialmente durante esta época de pandemia para que los ancianos mantengan su sistema inmunológico lo más fuerte posible”.

Parte de eso es mantener las comidas tan simples como sea posible, dijo Yazzie. Los chefs intentan minimizar los ingredientes con productos lácteos, gluten o azúcar procesada. En cambio, favorecen los ingredientes indígenas como la harina de maíz natural y el agave, un edulcorante más saludable. 

Pero con la mayor parte del mundo cerrado o retrasado, Yazzie dijo que la mayoría de los ingredientes autóctonos son más difíciles de encontrar que lo habitual. Y dijo que muchos de los ingredientes que los chefs donan son muy procesados.

Aun así, los chefs están usando al menos un 50 por ciento de ingredientes autóctonos en los almuerzos. Yazzie dijo que tratan de agregar bocadillos a las loncheras y que los viernes añadirán té de cedro o salvia. El viernes pasado, la Alianza de Negocios Indígenas de Minnesota proporcionó máscaras, guantes y paquetes informativos de COVID-19 para acompañar los almuerzos. 

Las subvenciones de Blue Cross Blue Shield Minnesota y World Central Kitchen están ayudando a financiar las comidas.

En Minnesota y en todo el país, COVID-19 está perjudicando desproporcionadamente a las comunidades de color.

“La última tasa de mortalidad disponible de COVID-19 para los negros americanos es 2,2 veces mayor que la tasa de los latinos, 2,3 veces mayor que la de los asiáticos y 2,6 veces mayor que la de los blancos”, según el laboratorio de investigación no partidista APM Research Lab, una compañía hermana de MPR News. 

Cuando se trata de grupos indígenas, el laboratorio dijo que el reporte de datos de coronavirus es inconsistente de un estado a otro, lo que hace difícil dar cuenta exacta de cómo COVID-19 está afectando a esas personas.

Minnesota, por ejemplo, el lunes enumeró 113 casos confirmados en personas que se identificaron como indios americanos y nativos de Alaska. Diecinueve más estaban en los que se identificaron como nativos de Hawái o de las islas del Pacífico. Sin embargo, hubo más de 6.600 casos en personas que afirmaban ser de múltiples razas, “Otros”, o en los que se desconocía o faltaba información sobre la raza. 

Pero si la mayor reserva del país es un indicador para el resto de los EE. UU., los miembros de las tribus están sufriendo. La Nación Navajo, en el suroeste de EE. UU., tiene una de las tasas de casos COVID-19 per cápita más altas de la nación. 

Yazzie, el chef, creció en la Nación Navajo en Dennehotso, Arizona, antes de mudarse a Minnesota en 2013.

Cuando vio a otros chefs de color ayudando a sus comunidades al principio de la pandemia, dijo Yazzie, supo que tenía que ayudar a sus mayores. 

“La comunidad indígena – el pueblo original de Minnesota – siempre es dejada a un lado”, dijo. “Siempre se pone en un segundo plano”.

Y para Yazzie, cocinar es su forma de ayudar a cambiar eso.

https://www.mprnews.org/newspartners/story/2020/05/18/food-is-medicine-native-chefs-making-healthy-meals-for-twin-cities-elders